Los estudiantes, en el rol de legisladores, reclamaron boleto gratuito para el interior

Alumnos de entre 16 y 17 años de 21 escuelas públicas y privadas de la provincia elaboraron, analizaron y “aprobaron” en un simulacro de sesión 16 proyectos de ley.

12 Nov 2017
1

SIMULACRO. La experiencia demanda varios meses de trabajo “legislativo”, y culmina con una sesión en la que se debaten los proyectos presentados. Prensa H. Legislatura

Ángeles y Julieta van todos los días a la escuela secundaria República de México, que está en Las Piedritas, departamento Cruz Alta. Pero tienen un problema: casi siempre llegan tarde. Viven en Cañada de Alzogaray, departamento Burruyacu -cerca de la zona conocida como Boca de Tigre-, y más de seis kilómetros separan su casa de la ruta 304. Un único colectivo pasa puntualmente por allí, pero el recorrido no va de la mano con los horarios de las clases. Así, para cuando se sientan en el pupitre, las adolescentes ya se perdieron gran parte de alguna materia. “Sufrimos mucho para ir a la escuela. Por eso trajimos este tema, que es la igualdad de oportunidades. Significaría muchísimo darles el boleto estudiantil a los chicos de zonas rurales”, anheló Ángeles.

Ese fue uno de los 16 proyectos de ley aprobados por alumnos de 21 escuelas y colegios que participaron de la Jornada Legisladores por un Día, organizada por la comisión de ONG del Poder Legislativo. Desde la mañana y hasta la tarde, las bancas y las comisiones de trabajo fueron ocupadas por jóvenes de delantales y uniformes.

Una vez al año, la Legislatura realiza este evento oficial -hay otros programas similares, pero no están reglamentados-. Y de allí surgen las ideas y necesidades que plantean los adolescentes de distintos puntos de la provincia. “Vienen de establecimientos públicos y privados. Desde principio de año que estamos trabajando junto con ellos, explicándoles cuál es el rol del legislador. Y ellos fueron elaborando sus proyectos, que ahora pudieron tratar en el recinto en un simulacro de sesión”, explicó Adela Estofán de Terraf (UCR-Cambiemos), presidenta de la comisión de ONG de la Cámara.

Los chicos no sólo conocieron la “cocina” de las leyes. Además, participaron del proceso de selección de autoridades -Ángeles, que propuso el boleto único, fue designada vicepresidenta de la Cámara- y hasta prestaron un juramento antes de “asumir”.

“Todo esto empezó en el aula, con la profesora. Entre todos decidimos un tema para hacer el proyecto, lo votamos y lo propusimos como ley”, comentó entusiasmado Lisandro, que el lunes presidió el cuerpo legislativo estudiantil. “El trabajo fue muy democrático, me sentí muy a gusto con el debate, con mucha confianza para expresarme”, afirmó Lucas, que ofició de secretario de la Cámara y trabajó con iniciativas para personas que se sienten discriminadas por presentar alguna discapacidad.

Los jóvenes, de entre 16 y 17 años, provenían de la Escuela de Agricultura y Sacarotecnia, Instituto Peter Pan, Secundaria Coronel Roca, Instituto Privado Abraham Lincoln, Colegio Tulio García Fernández, Colegio Del Sol, Colegio de la Santa Cruz, Escuela de Comercio Octavio Luna, Secundaria Congreso de Tucumán, Instituto Vocacional Concepción, Secundaria Tala Pozo, Secundaria República de México, Colegio San Patricio, Colegio San Carlos, Escuela Técnica N° 3, Escuela Media Domingo Savio, Instituto Guillermina, Secundaria Famaillá, Liceo Remedios de Escalada, Instituto San Miguel, y Colegio Nuestra Señora de la Consolación.

Los alumnos estuvieron acompañados siempre por el personal de la Legislatura -sobre todo de Ceremonial y de Comisiones- y por los propios legisladores. Además de Estofán de Terraf participaron Alberto Colombres Garmendia (su hija fue “legisladora”), Stella Maris Córdoba, José María Canelada y Joseph Tanios Saleme. El programa “Legisladores por un día” fue creado por la resolución 56/2003 y está destinado a alumnos de los dos últimos años del nivel secundario. La comisión de ONG solicita a los legisladores a inicio de año que propongan una institución. Así, se da inicio a la primera de las tres etapas: brindar a estudiantes y docentes los lineamientos generales sobre el funcionamiento del programa, así como charlas informativas sobre la función legislativa, la importancia de la división de poderes y la democracia. En la segunda fase, los alumnos elaboran los proyectos (pueden ser de ley, resolución o declaración, como prevén las normas reales). Por último, asisten a la sede legislativa de Muñecas 900, analizan los textos en las comisiones, los corrigen y los llevan al recinto.

Comentarios