El aborto tensó una reunión contra la violencia de género

Proyectan estrategias contra los femicidios.

10 Nov 2017
1

EN REUNIÓN. Las legisladoras Córdoba, Medina y Bulacio siguen el debate. twitter @stellamcordoba1

En la provincia rige el estado de emergencia por la violencia contra la mujer. Y la mesa institucional que trabaja en la búsqueda de estrategias para erradicar las agresiones y femicidios se reunió en la Legislatura para comenzar a analizar los primeros proyectos.

Legisladoras, funcionarias y representantes de diversas organizaciones plantearon temas urgentes, como los cupos de viviendas sociales para víctimas, la creación de refugios específicos y la dotación de partidas presupuestarias necesarias, entre otros asuntos.

El encuentro sin embargo se tornó tenso cuando integrantes de la Fundación Nutrir señalaron que, en ese contexto, debía tratarse la cuestión del aborto. El resto del comité expresó objeciones a esa postura, al considerar que el tema debía ser tratado en otro momento.

La discusión generó que las representantes de la Fundación Nutrir se marcharan del salón. Y aunque las demás mujeres de la mesa institucional siguieron trabajando, hubo críticas y autocríticas al cierre del debate por esta situación.

“Tenemos un programa que se llama Ayuda a la Mujer Embarazada. Venimos a plantear el tema de la violencia contra la mujer a raíz del aborto”, anunciaron las integrantes de Nutrir. “Eso no está en la ley (de emergencia en violencia de género)”, dijo la representante de otra organización. “¿No es violencia, acaso?”, insistieron las primeras.

Las legisladoras Graciela Medina, Stella Maris Córdoba y Nancy Bulacio y la secretaria de Derechos Humanos, Erica Brunotto, entre otras autoridades, trataron de calmar las aguas. Se pidió que se respete “la convivencia” en el equipo de trabajo, pero se advirtió que el tema del día no era el aborto, sino que las organizaciones pudieran exponer “sobre lo que se viene haciendo y lo que se debe hacer a futuro” para prevenir estos hechos.

En ese momento pidió la palabra María Eugenia Frías, de la Fundación Nutrir. “Me siento censurada y violentada, porque he sido interrumpida en mi exposición por intolerancia”, aseveró. Acto seguido, ella y sus pares se retiraron.

El resto de la mesa institucional continuó con el análisis de los pasos a seguir. Por ejemplo, se acordó que revisarán las partidas presupuestarias para los programas estatales destinados a la lucha contra la violencia de género.

Sobre el cierre, hubo una serie de reflexiones referidas al incidente inicial. “El problema que afrontamos es enorme. El trabajo de esta mesa refleja la realidad, incluso lo que ha pasado al principio de la reunión. Pero no es un escollo para que podamos cumplir el objetivo”, planteó Córdoba. Recordó que elevó un proyecto de adhesión a la ley nacional de Salud Sexual y Reproductiva y pidió su tratamiento.

Luego, desde la Fundación Mujeres x Mujeres advirtieron que en los hospitales públicos “hay violencia contra la libertad reproductiva”, y señalaron un caso específico de supuestas presiones a una joven embarazada. Además, cuestionaron duramente la tarea de las integrantes de Nutrir.

Comentarios