Cartas de lectores

08 Nov 2017

Después de las elecciones I

Veo que continúan las repercusiones tras las elecciones legislativas pasadas. Sorprende que la primera carta publicada por el lector Oscar Beltrán, siga generando tanto eco. Tanto así que salieron a la caza de sus conceptos dos o tres lectores, luego el lector Centurión escribió otra apoyando sus dichos y elevando la apuesta. Ahora leo con asombro que el señor Pablo Giunta descalifica a Beltrán y a Centurión, a quienes manda a dejar de mirar la “paja en el ojo ajeno y fijarse en la viga en el propio”. Recurre asimismo a la cita de (Mateo 7: 1-5) y ocupa dudosamente fundamentos bíblicos para fundamentar sus dichos en casi un tercio de su misiva. Debo deducir por la cita, que debe ser un hombre de fe cristiana. Habiendo leído las cartas de Beltrán y de Centurión, extraigo de ellas, más allá de su antipatía por el gobierno actual, que existe una profunda preocupación por la realidad social que se vive en el país; la misma sobre la que ha alertado la Iglesia Católica, el Papa Francisco y técnicamente demostrado la UCA con las mediciones que realiza. Ahora, existen temas que son una cuestión de fe, otras que son visibles, perceptibles y mensurables. Si el lector Giunta ha decidido mezclar su fe religiosa con su fe en las medidas que lleva a cabo el gobierno actual y eso le permite inferir que el paraíso está cerca, me alegro mucho por él. Eso sí, creo que salteó el fundamento mismo del Nuevo Testamento que se basa en el amor al prójimo. Eso nos obliga a salirnos de nuestra propia realidad y visión para preocuparnos y ocuparnos por los menos favorecidos. Hacia ahí creo que apuntan sin tecnicismos Beltrán y Centurión. En definitiva, concluir que es imposible llenar un carrito de supermercado o comprar un listado de remedios para un jubilado, un desempleado o subempleado; hacer lo propio para la mitad de los argentinos que ganan menos de $10.000 cuando la canasta básica alimentaria ronda los $15.500, no requiere un máster en economía. Hay veces, señor Giunta, que cuando uno habla con la gente y conoce otras realidades, descubre que para muchos, muchos compatriotas, la repetitiva y casi mesiánica consiga ¡sí, se puede!, carece de valor cuando al tener que afrontar un gasto corriente pero indispensable para un nivel básico de subsistencia, la respuesta real es ¡no se puede!

Pablo Mirande

Brasil 1.202

Yerba Buena


Después de las elecciones II

Después de larga ausencia, apareció el lector Giunta y con “ los tapones de punta” (con rima). Su carta es típica de lo que en psicología se denomina “el espejo”; proyecta en otros su propia condición. Acostumbrado a escribir desde “sabios” consejos y a decidir quién es bueno o malo en juicio exacerbado por una subjetividad manifiesta en demasía, y totalmente mimetizado con las políticas del Gobierno nacional, se ofusca cuando alguien osa rebatir sus pensamientos. Rescato de su carta que apareció él, el verdadero Pablo Giunta. Ahora se muestra frontal y decidido a defender sus ideas alineadas con el macrismo. Sólo había que “rasparlo un poquito”, como lo hice en una carta a esta sección y apareció su esencia. Lector Giunta, no se debe “tirar la piedra y esconder la mano”. Si usted emite una opinión categórica, siempre habrá quien le responda con argumentos sólidos; luego no se ponga a la defensiva: “no soy macrista”, “soy una persona grande”, y cuantas evasivas más. Me alegra y mucho su carta del 7/11; valoro de ésta la frontalidad que debió tener siempre que escribió. Y en cuanto al cargo de “futurólogo “ que me endilga, le comento que el futuro ya llegó, hace 1 año y 11 meses. Cuando el multiprocesado presidente Macri comenzó a hacer lo que realmente quería hacer, aplicar políticas neoliberales salvajes en detrimento de las mayorías de nuestro pueblo. Mintió descaradamente en campaña; hoy nos sigue engañando y así estamos. Ahora va por mucho más: los trabajadores y los jubilados. Para finalizar, lector Giunta, no debe enojarse conmigo sino con la realidad que estamos viviendo los argentinos, pero fundamentalmente con los responsables de ella: sus referentes políticos. Tampoco llame “futurología” cuando se alerta a la gente de situaciones políticas que son obviamente predecibles. Le mando un cordial saludo.

Francisco Centurión

Pasaje Ave María s/n

San Pedro de Colalao


Las prótesis del PAMI

El 7/3 denuncié en esta columna la falta de atención por parte de mi obra social (beneficiario N° 15063234482), el PAMI, respecto de la provisión de una prótesis que me devuelva mi vida normal. Se van a cumplir tres años que estoy postrado, esperando. Después de aquella denuncia en este medio, renació mi esperanza ya que el PAMI me otorgó el 6/6 la documentación autorizando la internación, la cirugía y el injerto óseo en un sanatorio céntrico de la provincia. Con esa esperanza a cuestas transité los pasillos de la obra social en busca de la prótesis importada que faltaba, para la tan ansiada operación. Pero la respuesta del médico auditor se repetía: “tenga paciencia; ya se comunicarán de ortopedia alemana con su cirujano para fijar la fecha de la cirugía y la entrega de la prótesis”. Este médico no entiende que la espera me desespera, ya que mi salud se agravó casi al 100% debido al tiempo de demora para la cirugía. Estos últimos días recibí la mala noticia de parte del director del PAMI: ortopedia alemana rompió contacto con el PAMI y no hará más entregas a sus afiliados. Es decir, todo mi trámite vuelve a fojas cero, ya que debo esperar una licitación para saber quién será el próximo proveedor de mi prótesis. Ahora pregunto, señor director del PAMI: ¿cuánto tiempo más cree usted que puede soportar un afiliado como yo, discapacitado con implantes protésicos en ambas rodillas? Por el tiempo de demora se replanteó el plan quirúrgico, que consta ahora de: remoción protésica, reconstrucción de tibia proximal con injerto óseos de banco, placas con tornillos y prótesis con vástago. ¿Dónde están mis derechos como afiliado, primero, como discapacitado y, principalmente, como ser humano? El PAMI me condenó a tener una mísera vida, ya que debo depender de otra persona hasta para ir al baño. Le dejo un último pedido: si el médico auditor dice que mi presupuesto está autorizado, ¿por qué no ordena la compra de la prótesis en otra ortopedia? Ya sufrí bastante y tengo miedo que, al seguir postergándose la operación, me amputen la pierna.

Jorge René Burgos

Alberdi y Rioja B° 20 de Junio

Lules


Premios a LA GACETA

Leyendo el diario me enteré que LA GACETA, a la que pertenecí, recibió dos premios nacionales por la investigación en el Ipvdu. Es un reconocimiento a la labor de sus periodistas que día a día profundizan sus investigaciones en busca de desterrar la corrupción en la provincia. “La única verdad es la realidad”, decía el general Juan Domingo Perón. Y LA GACETA, a través de los años, dio muestra de que el periodismo constructivo establecido como norma desde su directorio, tuvo eco en la sociedad a través de periodistas de la talla de don Enrique García Hamilton, Arturo Ponsati, Miguel Hynes O’Connor, Joaquín Morales Solá, Casiano Flores Franco, Mario Rodríguez, Ricardo Chirre Danós -también fue cónsul de Perú en Tucumán-, Arturo Coviello, Vargas Nieva y otros de las secciones relevantes del diario, como policiales y deportes. Estos hombres que le pusieron vocación y coraje a la profesión, dejaron huellas que las nuevas generaciones plasman en las páginas del diario y hoy se extienden a la televisión con estos merecidos premios a la investigación periodística. Felicidades por los reconocimientos a nivel nacional y por mantener inalterable la consigna del fundador de LA GACETA: la “libertad de expresión”.

Jorge Antonio Chaves

Sabin s/n

Yerba Buena


Los arreglos de la SAT

La semana pasada vi por televisión una entrevista al gobernador, ya que tenía interés sobre qué respondería si en algún momento le preguntaban sobre la SAT. Quería saber cuál era su opinión sobre el desempeño del interventor Alfredo Calvo. Considero que el gobernador se equivoca cuando dice que este funcionario conoce el oficio y que sabe hacer su tarea, ya que gran parte de los vecinos está ansioso de que sea removido del cargo lo más rápido posible. Es inconcebible que haya estado 10 años al frente de la SAT. Con fecha 6/8 le manifesté, a través de este espacio, mi disconformidad con su gestión. A tal punto que le pedí, si no se sentía capaz, que renuncie. Le sugiero ahora también que salga al frente y diga: “no me alcanza el presupuesto”; “no tengo la cantidad suficiente de empleados”; o “me faltan vehículos”. O que brinde las respuestas que los diferentes casos requieran, pero que dé las respuestas. Pareciera que no ven la realidad en las calles y es seguro que en sus domicilios no tienen estos problemas. Volviendo a mi preocupación personal, estimo que si toman una decisión, en dos o tres días solucionan el problema de la falta de presión de agua de todos los vecinos de la zona (Celedonio Gutiérrez al 400). Antes de que se hiciera el hotel frente al Parque 9 de Julio, la cañería tenía suficiente caudal y presión constante las 24 horas del día. Hoy en determinadas horas, la presión es casi nula o directamente no sale ni una gota de agua. Lamentablemente las obras que hizo la SAT no dieron resultado. Solicité que se conecte la cañería de la cuadra con la que ingresa al hotel, pero me contestaron que si hacían eso, varios iban a quedar sin trabajo al día siguiente. Siempre se puede cuando hay predisposición. No voy a renunciar a mi lucha hasta que nos resuelvan y nos devuelvan la presión de agua que teníamos antes. No se siento dueño de la verdad, pero creo que tengo razón en mi reclamo.

Osvaldo Alejandro Narváez

Celedonio Gutiérrez 430

San Miguel de Tucumán


Los negocios espurios

Me pregunto lleno de sorpresa e indignación, cómo es posible que una persona pueda ganar tres millones de pesos por semana en nuestra provincia (aproximadamente $ 12 millones por mes). En primer lugar porque no conozco ningún trabajo ni profesión libre que deje tan enorme superávit. Sólo alguna empresa o una sólida cadena de negocios con sucursales en otras provincias, podría ganar tamaña suma. Pero lo más llamativo e inexplicable no es sólo la desproporcionada cifra, sino cómo se puede explicar la evasión impositiva, ya que todo ciudadano debe rendir cuentas de su ingreso mes a mes. Felicito a la Justicia por el éxito de esta investigación y deseo fervientemente que se castigue con toda la fuerza de la ley al infractor. Pero pido al mismo tiempo a los entes fiscalizadores que midan con la misma vara a todos los ciudadanos que cumplimos con nuestras obligaciones impositivas y otras.

Miguel Ángel Sáez

[email protected]


Por un boleto rural gratuito

Vivo en el interior de la provincia; soy ama de casa y madre de tres niños. Uno cursa la secundaria, otro la primaria y el último ingresará el año próximo en el nivel inicial. A través de esta columna quiero plantear a nuestros legisladores locales mi inquietud sobre la posibilidad de que estudien una norma que ponga en vigencia un boleto gratuito para todos los estudiantes secundarios que hayan terminado sus estudios y desean continuar una carrera a nivel terciario en la ciudad capital. El pedido está relacionado con la situación de muchos de estos estudiantes que, por carecer sus familias de recursos económicos, abandonan sus proyectos. Ojalá que mi anhelo se convierta en realidad en algún momento, para beneficiar a todos estos jóvenes del interior tucumano. Y que intente el Estado con este gesto, al menos, equilibrar las diferencias de oportunidades con los alumnos de la capital.

Silvana Paola Herrera

Ruta 305 - Km 12,6

Granja Modelo


97 años de ”mi amigo el dotor”

El lunes pasado cumplió 97 años un distinguido profesional de la medicina, el doctor Carlos H. Gordillo. La oftalmología lo contó como uno de los precursores en la segunda mitad del siglo pasado. Muchos tucumanos hasta hoy, tienen sus ojos con visión gracias a este hombre. Su vida está llena de recuerdos, de reconocimientos, de anécdotas y sacrificios, de distinciones universitarias. Es el corolario de los años vividos junto a su esposa Beba, quien, con sus hijos, nietos y biznietos, le brindó un homenaje en familia. Gordillo dedicaba las horas de descanso del trajín semanal, al trabajo para engrandecer a su querido Raco. Colaboró para hacer realidad el campo de golf de El Siambón. Allí el realizó durante 26 años consecutivos su torneo anual “Mi amigo el dotor”. Beba, con sus 93 años, cuenta que llevan 67 años de casados y que pronto podrían ocupar las páginas en el Libro Guinness. Quería destacar este hecho tan particular por entender que los reconocimientos, los homenajes, se deben hacer en vida a las personas. Hacerlo con alguien que no está sólo sirve como un acto recordativo y, en algunos casos, para que quien lo hace se sienta digamos “satisfecho por el deber cumplido”. Hacerlo en vida tiene un significado más profundo. Este es el motivo de esta carta. Felicitar al doctor y augurarle más años junto a su numerosa familia y amigos. Muchos de ellos ya no están. Otros lo siguen acompañando. Algunos son relativamente nuevos. La vida fue muy generosa con mi “amigo el dotor”. Y él, en ese lapso, siempre estuvo a la par de quien lo necesitó. Te saludamos “dotor” por tus flamantes 97 años en esta carta, que lamentablemente no la puedes leer; pero con seguridad te la leerán tus familiares. Felicidades y a no aflojar.

Hugo César Navarro

Avenida Francisco de Aguirre 1.582

San Miguel de Tucumán


Los jueces y la Justicia

Al fin los jueces se dieron cuenta que existen, que su misión, aunque difícil, es juzgar la conducta de los hombres. Ante la corrupción manifiesta no se necesita ser erudito en derecho para comprobar la veracidad de las denuncias. Acorralados por la opinión pública, decidieron actuar y hacer Justicia. Y aunque sea merecida la sentencia, no se puede dejar de sentir compasión por la humillante situación que les toca vivir a estos otrora poderosos hombres, ahora condenados por la inmoralidad de sus actos. Hicieron caso omiso de esos valores éticos que rigen las acciones humanas.

Ana Jiménez Bru

Italia 2.820

Yerba Buena

Comentarios