Mujeres en su mejor momento

05 Nov 2017

> SEXUALMENTE HABLANDO 

INÉS PÁEZ DE LA TORRE

PSICÓLOGA

El término “milf” alcanzó popularidad en los noventa, con la película “American pie”, en la cual uno de sus personajes calificaba de esta forma a una mujer madura (la “mamá de Stifler”, interpretada por Jennifer Coolidge). La palabra es un acrónimo de la frase en inglés mom I’d like to fuck (es decir, “madre con la que me gustaría tener sexo”).

A partir de allí, los medios de comunicación incorporaron la expresión para designar a las mujeres mayores que resultan atractivas para hombres con la edad de ser sus hijos. Muchos cuestionaron el término “milf” por considerarlo peyorativo y discriminatorio: como si la regla general fuera que las maduras no son deseables y como si, por otra parte, no hiciera falta hablar en igual sentido de los hombres. Efectivamente, los “dilf” (dad I’d like to fuck o “padre con el que me gustaría tener sexo”) no necesitaron ser etiquetados y, sobre todo, nunca fueron juzgados de igual manera. Mientras que estas mujeres poderosas suelen ser miradas con sospecha, los hombres en su misma situación, por el contrario, han sido casi siempre considerados unos “ganadores”.

La escritora y periodista británica Bibi Lynch acuñó un nuevo término: “whip” (women who are hot, intelligent and in their prime). Podría traducirse como “mujeres sexis, inteligentes y que están en su mejor momento”. Definitivamente una vuelta de tuerca, una evolución respecto de las “milfs”, un vocablo despojado -ahora sí- de los estereotipos de siempre.

Estas mujeres que no sólo resultan cautivantes físicamente... Son inteligentes, talentosas, seguras y con una gran personalidad. Despliegan, ante todo, una actitud entusiasta, un espíritu de curiosidad y aventura, concientes de lo valioso que significa el estar vivas.

Se ha ubicado en este grupo a la primera dama francesa, Brigitte Trogneux. Atractiva y fashion influencer, es también determinada y fuerte, “alma gemela intelectual y confidente” del presidente Macron, quien la considera su más importante asesora, pieza fundamental de su triunfo político.

Pero quizás es Susan Sarandon la más identificada como ícono “whip”. Embajadora de Unicef, activista política y comprometida con numerosas causas, mantiene a los 71 años la belleza y el carisma que acaparan todas las miradas en la alfombra roja.

Comentarios