El alto índice de motociclistas accidentados

04 Nov 2017

Asemejan una colonia que está en constante reproducción. Pero así como se multiplican también se lesionan o pasan a engrosar los cementerios. Pero eso no pareciera amedrentar a una buena parte de ellos, que se sienten dueños de las calles, y circulan con impunidad, indiferencia y soberbia violando las normas viales y desafiando a la muerte. Un lector nos envió ayer una foto en la que se observa a varios motociclistas haciendo un atajo por la vereda del puente de la avenida Sarmiento al 1.200, sobre las vías del ferrocarril Mitre.

“Las motos se suben en manada a la vereda y exponen al peatón a cualquier accidente. Muchos motociclistas circulan sin casco y hasta se muestran agresivos cuando les reclaman por la violación de las normas. En todos los casos, los inspectores de tránsito no aparecen en la zona, que está semaforizada”, comentó. Otro lector describió una escena en a la salida de la Escuela Reconquista, de Yerba Buena. “Un policía está en la puerta observando a los padres y madres que retiran sus hijos de a dos o tres, se suben todos a la moto y parten. El guardián de la ley, ¿no está obligado a intervenir? Parece que no. Esto se repite a diario. O sea, estamos perdiendo el tiempo hablando sobre el tema”, manifestó.

En nuestra edición del 18 de octubre divulgamos cifras oficiales, que indican que de los 17.800 involucrados en accidentes este año, el 80% (unos 14.240) son motociclistas. A su vez, el 80% de esos motociclistas (unos 11.400) circulaban sin casco. Un especialista en seguridad vial dijo que el motociclista cree que nunca le va a pasar nada. En su opinión, más que una campaña de spots publicitarios para generar conciencia, al tucumano hay que ponerle más controles porque “más miedo le genera que le quiten los vehículos que morirse”.

El secretario provincial de Transporte sostuvo que están trabajando sobre cuatro puntos para reducir los accidentes de tránsito: concientización, prevención, control y sanción y añadió que sin prevención no sirve la mano dura. Informó que se envió un proyecto a la Legislatura para crear el Consejo Provincial de Seguridad Vial, integrado por todos los municipios. “Lo que se busca es reducir los siniestros viales y desterrar la palabra ‘jurisdicción’. No mirar para el costado cuando sucede algo, sino sentarnos todos en la misma mesa. Lo fundamental es trabajar coordinados; necesitamos la colaboración de los municipios y son contados los que hacen trabajos de seguridad vial y alcoholemia”, afirmó.

En otras ocasiones, hemos insistido que debe atacarse el problema de raíz, es decir en el momento de solicitar el carnet de manejo. Su otorgamiento debe ser producto de un curso exigente con evaluaciones eliminatorias y no de una charla. Si no se unifica un criterio y una metodología que abarque todos los municipios, de poco o nada servirá una acción aislada; se trata de un problema provincial. Tampoco se entiende por qué se autoriza a menores a manejar una motocicleta cuando generalmente carecen de madurez y no han incorporado el sentido de responsabilidad.

A menudo se les suele decir a los alumnos que es imposible estudiar en un día lo que no se hizo a lo largo de un año. Del mismo modo, en una hora o más de charla, no se pueden aprender todas las normas viales, y menos si de menores de edad se trata. En cualquier lugar del mundo, si el 80 % de los accidentados en lo que va del año fueran motociclistas, como sucede en Tucumán, el gobierno y las instituciones habrían adoptado urgentes medidas y se habrían abocado a diseñar una política de Estado integral. Sin educación ni control constante ni sanciones onerosas no se podrá erradicar un hábito pernicioso que conduce al dolor y a la muerte.

Comentarios