A ser solidario se aprende desde chico

Un niño fue nombrado “Vecino Destacado” de La Plata gracias a una acción benéfica. Una docente sostiene que desde muy chicos hay que inculcarles este valor por medio de gestos y acciones

03 Nov 2017
1

DESTACADO. El niño Juan Pedro Giommi fue distinguido por el Concejo Deliberante de La Plata. Había decidido donar su regalo de cumpleaños.

Juan Pedro Giommi tiene seis años y vive en La Plata. La ciudad lo distinguió como “Vecino Destacado” porque realizó una acción solidaria inesperada: pidió que para su cumpleaños le obsequiaran dinero para comprar juguetes y donarlos al comedor “Casita Cielo Azul”, al que asisten 30 niños de bajos recursos. Seguramente Juan Pedro no es el único, pero su ejemplo vale para reflexionar que se puede ser solidario desde muy pequeño; se aprende y también se imita.

María Emilia Camilión, la mamá de Juan Pedro, contó que los compañeritos del jardín y su bisabuela le regalaron plata y con eso compraron juguetes para llevar al comedor, que conocían gracias a Facebook. “Intentamos inculcarle que no todo es como parece y que hay otras necesidades. Es bueno regalar algo que sea nuevo y no siempre cosas usadas, que se descartan”, le dijo María Emilia a Télam. Mientras que Juan Pedro expresó: “compramos como 1.000 juguetes para darles a los chicos que estaban en un comedor que era como un jardín”. Entregados los regalos, todos se pusieron a jugar y tomaron juntos la merienda.

Naturales

La palabra solidaridad va siendo inculcada en el niño con gestos, con momentos. Eso es lo que sostiene Mariana Sosa, que fue docente de nivel inicial de dos establecimientos educativos (uno ubicado en el centro de San Miguel de Tucumán y otro en San Cayetano), y recuerda diferentes hechos que traducen esa idea. Uno de los tantos momentos solidarios protagonizados por niños de tres años se produjo durante las inundaciones de 2015, cuando hicieron una colecta para las familias afectadas. “Muchos de esos alumnos, que durante el año habrían sufrido desde incendios en sus precarias casas a otros problemas, llenaron el jardín de donaciones. Ahí les hablamos de lo importante que es ser solidarios y de colaborar con quienes la pasan mal. En ese jardín (el de San Cayetano) yo aprendí de ellos”, cuenta la docente.

Otra anécdota conmovedora para Sosa fue la de un alumno que tenía un abuelo panadero y llevaba una bolsa con tortillas para sus compañeros que no tenían para comer durante la merienda. “Los chicos son más sabios de lo que uno cree. Nacen naturalmente así. En el jardín del centro tenía un alumnito con síndrome de Down y sus compañeros podían percibir, sin que nadie les dijera nada, que necesitaba de todos para poder moverse. Se desesperaban por ayudarlo a subir al tobogán, lo esperaban abajo, y lo ayudaban a sacar las cosas de la mochila. Les sale naturalmente, y nosotros tenemos que apoyarlos con el ejemplo y destacarles lo importante que es ser solidarios”, subraya Sosa.

A quiénes ayudar

Hay una jornada en el que tanto chicos como grandes pueden enterarse de lo que se hace en Tucumán por los que menos tienen. Se trata de “Un día para dar”, movimiento mundial que procura incentivar y multiplicar las buenas acciones. La consigna es dedicar una jornada para honrar y celebrar el dar (dinero, alimento, tiempo, sangre, artículos varios, conocimiento y todo lo que se pueda ofrecer). Esta iniciativa, organizada en la provincia por Solidarios en Red-Tucumán, se realizará el 28 de este mes en la plaza Independencia.

“Se busca presentar una contraparte a los movimientos consumistas y además instaurar una jornada que despierte la conciencia solidaria”, comentó Fernando Ledesma, de Solidarios en Red.

Comentarios