Positivo trabajo escolar acerca de la paz

02 Nov 2017

Relación de armonía entre las personas, sin enfrentamientos ni conflictos. Tranquilidad, calma, sosiego del espíritu. “La paz comienza con una sonrisa”, decía la Madre Teresa de Calcuta, mientras que Confucio, el sabio chino, afirmaba: “Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de la paz”. Sin embargo, al recibir el Premio Nobel, el ex presidente norteamericano Barack Obama dijo: “La guerra es necesaria para alcanzar la paz”. Es decir que según su parecer, sin guerra no podría haber paz. Lo cierto es que vivimos en un planeta cada vez más violento y al decir del arzobispo Dom Helder Camara, la violencia sólo atrae violencia. El martes, alrededor de 36.000 docentes, así como alumnos de toda la provincia, de gestión estatal y privada, participaron de la 4ª Jornada Institucional de Formación Situada (ex programa de formación Nuestra Escuela).

Según explicó la secretaria provincial de Gestión Educativa, el objetivo fue fortalecer la formación docente. “La propuesta consiste en la puesta en acción del proyecto lector institucional a través de talleres interdisciplinarios. La consigna era que se desarrollaran propuestas innovadoras, creativas, que los docentes se animaran a impulsar experiencias originales”, indicó. Se plantean talleres interdisciplinarios, cuyo objetivo es el desarrollo de capacidades como la comprensión lectora, la producción escrita, el trabajo con otros, el pensamiento crítico y la resolución de situaciones problemáticas.

Hubo colegios, como el Santa Catalina, que se inclinaron por trabajar sobre la paz, como alternativa y camino para lograr una sociedad mejor. “Nos impactó lo que ocurrió con Matías Albornoz Piccinetti -el alumno del Gymnasium universitario que falleció apuñalado por un estudiante de otra escuela, en una confusa situación, el 19 de mayo pasado-. No puede ser que en una caravana estudiantil que se supone que tiene que ser un momento lindo, que todos comparten, se convierta en un hecho violento, con corridas y agresiones, como ocurrió en otras dos oportunidades. No sólo le pasó a nuestro colegio sino también a otros”, dijeron las alumnas de ese establecimiento. Dos docentes expresaron el deseo de que la violencia no se naturalice e intentaron crear a través de esta experiencia un espacio de diálogo.

El acoso escolar está instalado en las instituciones desde hace tiempo. Una buena parte de responsabilidad la tienen los padres que están más preocupados por ser amigos, que en ponerles límites; algunos cuestionan la autoridad del docente y hasta apañan a sus hijos en todo tipo de reclamos. En los casos de violencia se debería asistir a la víctima, al victimario y a todos los involucrados.

Sería importante que en todos los colegios hubiese talleres permanentes sobre la paz, que se integrara activamente a los padres al hecho educativo, que se trabajara con ellos, con docentes, alumnos y empleados empleando las técnicas de mediación, que se reflexionara acerca del autoritarismo de los profesores y de su maltrato verbal hacia los estudiantes. La formación educativa y la salud mental de nuestros hijos le compete a toda la comunidad. Educar para la paz es esencial en la sociedad actual, cuyos valores esenciales está cada vez más en decadencia. “Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica yo sugerí la mejor de todas: La paz”, dijo alguna vez Albert Einstein.

Comentarios