Los Árquez fueron el motor del anhelo concretado

Muchos sectores ayudaron para que el complejo de la ruta nacional 325 exista.

02 Nov 2017
1

ORGULLO. Luis, “Manolo”, Cecilia y Carlos, hijos de la gran colaboradora del club.

Monteros Voley fue fundado en 1984. Hace 33 años los hermanos Árquez, “Manolo” y Luis, ponían el apellido a la par de un proyecto basado en el amor al voley, pero entendiendo que el deporte en general era la base. La meta era la que se concretará esta noche en San Carlos de Bolívar cuando el club debute en la Liga Argentina. “Todavía no tomo conciencia de dónde estamos. Es increíble”, reconoció Luis. Cuando cuenta el pasado y relata los inicios se puede entender su incredulidad. “Fundamos el club sin cancha, sin pelotas y un piolín era la red. Entrenábamos en el Gimnasio Municipal. Ver lo que pasa en el club ahora es un sueño: los fines de semana hay partidos de voley, hockey, rugby, de todo”, contó quien es manager del equipo y también integrante de la Asociación de Clubes Liga Argentina de Voley, en calidad de vocal.

Si bien los Árquez fueron los impulsores, muchos sectores ayudaron para que, no sólo un plantel de voley llegara a lo más alto en la disciplina, sino también para que el complejo de la ruta nacional 325 exista. “Hubo ayuda de los gobiernos Provincial y Municipal, de patrocinadores y de la gente”, agradeció “Pituto”. Luis no dejó de recordar el aporte, o mejor dicho el soporte, que significó su mamá, doña Irma “Tita” de Árquez. La dama que falleció en 2012, sin importar club o función, estuvo siempre atenta a jugadores, árbitros y todo aquel que, como ella, quería que el voley se viviera a pleno. “A veces llegaba a mi casa y mi cama estaba ocupada porque a alguien se le había pasado el ómnibus para volver a la ciudad y ella lo invitaba. ¿Quién no comió en mi casa? Siempre tenía un plato de comida para alguien”, contó Luis. Hoy, el microestadio del complejo lleva el nombre de su madre.

Si bien la infraestructura que se levanta desde hace 33 años no es apta para que Monteros Voley juegue de local, al menos esta temporada, -jugará en el Polideportivo Municipal- la intención es acondicionar un sector del predio para edificar un estadio acorde. El anhelo, demandante al máximo por cierto, tiene su base en el pasado de la historia de Monteros Voley. “Cuando compramos el predio con la colaboración de todos, mi hermano Carlos me decía: ‘Luis ¿cómo va a ser ahí?’ Era un monte, era una aventura llegar hasta allí. Yo le dije: ‘esperá dentro de 30 años’. Hoy está conectado a la ciudad y tiene barrios alrededor”, contó Luis con orgullo.

Comentarios