El candidato no defraudó en Toay

30 Oct 2017
1

corsa

Llegó el domingo de gloria para Facundo Ardusso (foto) que se sacó la carga que arrastraba desde hace varias fechas por no poder ganar y rompió la racha en la cita 13 de la temporada, tercera de la Copa de Oro donde también es líder. A pesar de su frustración en Rafaela, donde su compañero de equipo Emiliano Spataro le birló la victoria, Ardusso cumplió en Toay con el requisito excluyente para ser campeón y ratificó por qué es el máximo candidato. “Cada vez es más grande la mochila por no haber podido ganar. Espero terminar con esta historia este fin de semana”, dijo.

Y cumplió. Primero fue quinto en la clasificación a un segundo del poleman, Gastón Mazzacane (Chevrolet). Su buen trabajo continuó en la serie. Allí hizo una gran maniobra y superó a Santiago Mangoni (Chevrolet) para quedarse con el parcial. Por eso Ardusso partió adelante en la final, compartiendo la primera fila con Agustín Canapino (Chevrolet). El del Toro prevaleció en el mano a mano y logró un contundente triunfo de punta a punta.

“Fue un gran trabajo. Pude bancar en el comienzo a Canapino y acelerar adelante. Corrí con una presión tremenda por eso tuve un gran desahogo en el final”, contó el ganador, que obtuvo su cuarta victoria en 77 presentaciones. “Hice una gran maniobra para superar a Canapino pero todavía me falta ganar”, sostuvo Mazzacane. “Fue un muy buen resultado. Ardusso tenía mucho más que yo”, reconoció Canapino.

Pero más allá del éxito de Ardusso hay otros motivos que solventan su favoritismo. Primero, su forma de competir. Sin necesidad de buscar la victoria podrá calcular prolijamente para lograr los mejores resultados posibles. Y también porque está pasando por un gran momento deportivo.

Quedan dos fechas y todo está a pedir de Ardusso, que sacó chapa de candidato. De lograrlo quedará en la historia por otro hecho significativo: devolverle la gloria a Torino luego de 46 años.

Comentarios