Qué es el electrofitness, el entrenamiento por el que una mujer terminó en terapia y que se practica en Tucumán

El caso ocurrió en San Juan. Se trata de una técnica que trabaja los músculos mediante electrodos.

27 Oct 2017
1

ELECTROFITNESS. Una práctica que se practica cada vez más en Argentina. FOTO TOMADA DE CADENA 3

Una joven de San Juan quedó internada en terapia intensiva luego de realizar una clase de electrofitness. Mientras realizaba esta práctica, le comunicó al entrenador que sentía mucho dolor en los músculos, pero él le respondió que la intensidad con la que estaba conectada era la correcta. Sin embargo, terminó internada.

La víctima es Victoria Gómez. Ella contó que después de la clase comenzó a orinar con un color oscuro. Más tarde no pudo levantarse de la cama y finalmente fue trasladada al hospital, donde los profesionales le diganosticaron "rabdomiolisis". Se trata de un mal que desintegra las fibras de los músculos esqueléticos, y puede desarrollarse a causa del daño muscular por sobre-entrenamiento. Además, afecta a los riñones por la rotura de los músculos.

A partir de este caso, LA GACETA consultó a Priscila Aiachini, nutricionista y deportóloga, y dueña de un local donde se practica esta técnica. 

El electrofitness es un sistema de entrenamiento que dura 25 minutos y que, según Aiachini, equivale aproximadamente a tres horas de gimnasio. Apareció en Europa hace cuatro años y en Tucumán (una de las primeras provincias del país en adoptar este método), hace dos.

La actividad consiste en colocarse un traje de neopreno que está conectado que hace trabajar los músculos mediante pequeñas descargas eléctricas. Según Aiachini, existen dos tipos de electrofitness: el individual (trabaja una sola persona conectada a una máquina) y el grupal (varios trajes conectados por bluetooh a una sola máquina)

 "Es preferible hacer las clases individuales, ya que -además de ser personalizadas y adaptadas a cada paciente- el traje está conectado a una sola máquina. Los que se conectan por bluetooh corren el riesgo de que haya interfererencias entre cada traje, que la intensidad aumente y dañe el músculo del paciente", detalló la nutricionista. 

Según contó la deportóloga, es necesario que el interesado se realice estudios cardíacos y que antes de arrancar con las clases, el profesional tome datos del estado del organismo del alumno, su índice de masa corporal, muscualar, entre otros detalles. 

El jefe de la división de Medicina del Deporte del Ministerio de Salud de Tucumán, Marcelo Montoya, fue muy cauto: dijo que para determinar si es peligroso o no someterse a esta práctica es necesario realizar pruebas de labotorio para saber si la intensidad de los electrodos puede dañar la musculatura. 

"Desde mi punto de vista, siempre voy a elegir el ejercicio en forma natural. Lo ideal sería buscar la adaptación del paciente a esos ejercicos y luego ver si estas tecnologías pueden complementar y ayudar para llegar al objetivo que uno se plantea", argumentó el profesional.  

Complementos

Si la persona hace otro tipo de actividad, el electrofitness funciona como un complemento para reforzar, ya sea la pérdida de peso o la tonificación de los múculos.

En caso de que se quiera bajar el peso, los electros se acompañan de una clase de baile, caminata o trote. Mientras que si hay que tonificar, se trabaja con pesas o bandas elásticas.

"Es importante que el paciente o deportista sepa cuál es el objetivo: bajar de peso o tonificar. De esta forma, se conecta el electrodo de diferentes formas", detalló la especialista.

Contraindicaciones

Hay personas que no pueden someterse a este tipo de entrenamientos. Ellas son:

- Embarazadas.

- Personas que estén atravesando un proceso de fiebre.

- Personas que tengan una enfermedad que afecte a los músculos: lupus, fibriomalgia. 

- Personas que tengan marcapasos pulmonares o cardíacos.

- Personas que sufran hipertension o presión arterial.

- Personas que tengan tornillos o clavos metálicos a causa de una operación.


Comentarios