Se tiroteó con un policía en un asalto y ahora está muy grave

El joven baleado llegó al hospital poco después del asalto, trasladado por su familia, y vive muy cerca de donde fue la balacera Quisieron robar en una quiniela y se encontraron con un efectivo de civil apostando

26 Oct 2017
1

PERICIAS. Efectivos de la Policía trabajan en el comercio luego del violento enfrentamiento con armas de fuego. la gaceta / foto de antonio ferroni

Tres asaltantes jóvenes ingresaron ayer a la siesta a un local de quiniela de la avenida Juan B. Justo al 1.500. Con armas, amenazaron a todos los presentes y exigieron el dinero. Sin embargo, entre los clientes había un policía de civil que se identificó y allí comenzó un tiroteo. Cuando uno de los intrusos resultó herido, los tres se subieron a una moto y escaparon del lugar. Algunos minutos después, al Centro de Salud llegó un paciente con un disparo en el tórax que quedó aprehendido de inmediato. Se encuentra grave.

“Uno estaba vestido con la camiseta de River, otro con la de Talleres y el último tenía una remera blanca con el escudo de San Martín. Ingresaron a los gritos y le dijeron a todos que se tiraran al piso. Entre los clientes había un muchacho gordito que no se podía tirar, por lo que le dispararon, pero no le pegaron. En ese momento, el policía aprovechó para escabullirse, se identificó y comenzó el tiroteo. El herido era el que estaba vestido de River, pero salió caminando. Es más, no hay una gota de sangre”, relató un allegado a los propietarios del local, que prefirió no dar su nombre por temor a represalias.

Según su testimonio, cuando los asaltantes huían llegaba en su camioneta el guardia de seguridad de la quiniela, quien empezó a perseguirlos. Sin embargo, los motociclistas dieron la vuelta a la manzana y se perdieron entre el tráfico que había a esa hora en Villa 9 de Julio. “A los cinco minutos, vimos pasar a una Ford EcoSport blanca a los bocinazos, con una mano que sacaba un pañuelo blanco por una ventanilla, a toda velocidad hacia el centro,” agregó.

Aprehendido

Algunos minutos después del robo, un hombre llegó hasta la guardia del Centro de Salud con su hijo herido por un balazo. El muchacho de 20 había sido herido en el tórax y pasó directamente al quirófano. Su estado era muy grave en ese momento y lo seguía siendo al cierre de esta edición, a pesar de que había sobrevivido a la operación.

Cuando se le consultó a su padre cómo había sido herido su hijo, este le contestó a la Policía que no sabía, que el muchacho había llegado así a la casa y que de inmediato fue subido al vehículo. Allí surgieron los dos datos que alimentaron las sospechas: el herido había llegado pocos minutos después del asalto al hospital, y su casa queda a sólo un par de cuadras del negocio asaltado. La fiscal Adriana Reinoso Cuello ordenó su aprehensión.

Miedo en la zona

Si bien en la cuadra hay varios negocios, a la hora del asalto estaban todos cerrados. Los únicos testigos de la escena fueron las víctimas y algunos vecinos.

“Escuchamos muchos tiros, pero no salimos a ver hasta que se calmó todo. Esta zona parece el Lejano Oeste de las películas”, comparó Juan Panni.

“No hay una sola persona en esta zona que jamás haya sido víctima de un robo. Es una locura”, agregó Rocío Cuellar.

Comentarios