Esteban Simonetto: "estoy en mi mejor momento”

Desde los primeros días de noviembre correrá el Mundial Rotax en Portugal

26 Oct 2017
1

LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI

“Me gusta el karting porque pienso que es un deporte al que es fácil llegar a tener lo mejor en cuanto a medio mecánico, y se destaca más el piloto que los fierros. Eso me encanta”. Esteban Simonetto es tan talentoso, como frontal. El 1° de noviembre, emprenderá viaje a Portimao (Portugal), donde correrá su segundo Mundial Rotax, esta vez en la clase DD2. Con ese desafío en la mira, el piloto dialogó con LG Deportiva e hizo un repaso de su carrera, contó cómo llegó a este presente y detalló aspectos personales que lo pintan de cuerpo entero. Aquí, sus principales conceptos...

• “En su momento no sabía por qué estaba a punto de correr un Mundial. La vida a veces da sorpresas y eso es muy lindo. Hace cinco años, ni me imaginaba correr en karting. Comencé a los 34 años y por accidente. A fines de 2011 fui a buscar una moto en un taller, vi un kart y lo compré. Era un 110cc. Empecé a correr en 2012. En 2013 fui campeón Tucumano; en 2014 llegué al Rotax y clasifiqué al Mundial. Fue algo muy loco, muy rápido”.

• “Para este segundo Mundial trabajé muchísimo. Me di cuenta de que tenía las condiciones, que la edad no importaba y me concentré en correr en la DD2, en la que haré esta prueba en Portimao. Ahora sé por qué logré otra vez llegar a un Mundial. Pero de todos modos, sigo sintiendo que es muy loco que en cinco años el deporte me haya dado tanto.”

• “Las enseñanzas de mi papá fueron claves. A los seis años me marcó una disciplina en el deporte. Empecé en ciclismo, pasé al mountain bike y después a las motos. Me enseñó cómo ser competitivo en el deporte que yo elija. En el karting se me hizo más fácil llegar a un nivel alto”.

• “Trabajo para ser el mejor, sin ser esquemático. Trato de corregirme y de aprender. Me ayuda ser muy curioso: pregunto todo. Esto me facilitó el aprendizaje y me acortó los tiempos en este deporte. También supe elegir a la gente que me rodea, lo que hago se hace con un buen equipo de fondo, como es el caso del RCK Kosmic. Lo que más trabajaron en mí fue en la parte conductiva. Me marcaron errores ante la falta de experiencia, que sigo y seguiré teniendo. Lo bueno es que siempre pude mejorar. Hoy estoy en mi mejor momento”.

Un poco de equilibrio

• “En mi vida particular, trato de hacer de todo un poco. No toda mi vida es deporte, ni trabajo, ni descanso. Hay que tener un equilibrio. En mi empresa, eso me lo brindan mi hermano y mi mamá”.

• “Soy frontal. No sé si la frontalidad paga o quita, pero yo no voy a cambiar. Así soy. Si perdí algo por eso, no me importa. En todo caso, ser frontal es una forma de ser, no una pose. El que te quiere te aprecia sin importar esto”.

• “Soy yo, y después el kart. En mis primeros años en Buenos Aires estaba más pendiente de la máquina. Con el tiempo me di cuenta que tenía que encargarme más de lo mío: del kart lo hace el equipo. Este año, el salto que di fue porque empecé a dedicarme a mis cosas, como la preparación física, la cuestión nutricional”.

Un piloto rápido

• “Me califican de piloto rápido, pero yo no puedo decir cómo conduzco en una pista. Algo bueno debo estar haciendo para que consiga un boleto al Mundial. Los resultados hablan en ese sentido”.

• “Desde principios de año me sentí muy cómodo. Me faltó redondear mi tarea para lograr el título en el Rotax Bonaerense. No me gustan las excusas pero, de alguna forma, me perjudicó vivir tan lejos de los sitios donde se corre, se da ventaja en eso. Pero hacerlo no es imposible. Y si el año que viene sigo corriendo, voy a ir por el campeonato”.

• “La parte económica es también un lastre en lo que hago. Si dispusiera de más dinero, las cosas serían un poco mejor. Pero uno debe amoldarse al presupuesto y a lo que hay”.

• “Me hubiera gustado subirme a un kart de más chico. Pero no me quejo. Soy un bendecido de que a los 39 años pueda practicar un deporte a este nivel, y que encima me guste. Sólo los que manejan un kart saben lo que siente. Estoy en el lugar que quiero”.

• “Cuando me clasifiqué al Mundial de 2014, sentí que era lo mejor que me había pasado en la vida, deportivamente hablando. Era en mi segundo año, haciendo el esfuerzo de ir a las carreras manejando yo la camioneta con la que iba a los circuitos, nadie me conocía. Aparte, había sido campeón. Lo festejé muchísimo. Este año, fue un desahogo ganarme el boleto. Lo logré en circunstancias especiales, corriendo con un dolor en las costillas por un golpe que me di entrenando en bicicleta una semana antes. Todavía no disfruté este logro. Espero hacerlo una vez que vuelta de Portugal, después, ojalá, de hacer un buen papel allá. El puesto no me importa mucho”.

Detalles de la prueba

El Mundial Rotax en Portimao (Portugal) se extenderá del 4 al 11 de noviembre. Simonetto correrá por haber terminado 2° en el certamen DD2 Master del Rotax Bonaerense. Forma parte de una nutrida delegación de corredores nacionales, que lograron su clasificación en el certamen de Buenos Aires, en el Rotax Grand National y en el Sudamericano.

Hoja de ruta

El piloto tucumano se va el 1° de noviembre a Buenos Aires, y al día siguiente tomará un vuelo a Madrid. Desde allí, seguirá a Lisboa y unirá esa ciudad con Portimao por tierra. El circuito está a unos 25 kilómetros del centro.

El equipo RCK

Los integrantes del equipo RCK que viajarán a Portugal serán Diego Olivera y Mario Campos (los propietarios); Lucas Bohdanowicz (piloto de General Pinedo) y Juan Pablo Pilo (corredor de Buenos Aires). La dotación se completa con el mecánico Matías Calabrese. Olivera será el mecánico de Simonetto.

Comentarios