82% móvil: un reclamo que les está costando la vida a los jubilados

Los jubilados pasaron lustros de reclamos sin que se les pague lo que corresponde

26 Oct 2017
1

RECLAMO. Cada vez son menos los jubilados los que se reúnen los miércoles en la Plaza Independencia. la gaceta tv / Alejandra Casas Cau

“Quedamos vivos sólo 10.000 jubilados transferidos. De esos, hay muchos que ya están en la cama u otros que están con accidentes cerebro vasculares. Es por eso que los miércoles ya no se ve poblada la Plaza Independencia de tantos jubilados”, lamentó Cristina Leal, presidenta de los Jubilados de la Plaza.

En 1996, alrededor de 38.000 pasivos fueron transferidos del Sistema Previsional provincial al nacional. Eso significa que empezaron a percibir una actualización de haberes inferior a la que habían venido cobrando, según explicó la abogada María José Manes.

Ese mismo año, la Justicia le ordenó al Poder Ejecutivo local pagarle a ese grupo de pasivos la movilidad y porcentualidad que corresponda cada vez que se autoricen aumentos salariales en la provincia. Como regía la Ley de Convertibilidad, no hubo aumentos de sueldos hasta 2003, por lo que en 2004, cuando se abrieron las paritarias, un nutrido grupo de jubilados comenzó a exigir que se les pague sus haberes con actualizaciones.

A 16 días de las elecciones legislativas nacionales de 2005, el entonces gobernador José Alperovich autorizó mediante dos decretos el pago de la movilidad reclamada. Eso se mantuvo de forma irregular hasta 2009, cuando el ejecutivo provincial dejó de actualizar los haberes jubilatorios, según comentó Carlos Núñez, secretario general de la Federación de Jubilados.

“Hemos recurrido a todos los medios necesarios como para lograr apoyo y ningún método dio resultado”, recordó Francisco Saleh, el primer tucumano que consiguió, en 2015 y mediante una acción de amparo presentada a la Justicia, que el Gobierno le pague la movilidad y la porcentualidad jubilatoria que le corresponde por ley.

De esa manera, Saleh logró que su sueldo se duplique. “El amparo que logramos es un camino que le abrimos a todos los jubilados transferidos. Yo estaba cobrando la mitad de lo que correspondía. Es una buena noticia por un lado, y mala porque durante 12 años el gobierno se quedó con la mitad de mi sueldo. Y se nos ha deteriorado la casa, la salud se nos ha venido abajo, hemos tenido que recurrir a créditos para poder subsistir y hemos tenido que pagar intereses”, enumeró el ex director del Cuerpo de Taquígrafos de la Legislatura.

Con depresión

Héctor Bazán tiene 74 años y es uno de los jubilados transferidos que ya no va a la plaza por problemas de salud. “Fueron muchos los años que yo estuve en la plaza, desde el año 2004 al 2016, y fueron muchos los reniegos. Una vez mi señora me sacó de ahí con 20 de presión”, recordó el hombre, que cobra $ 11.700 de haber jubilatorio. De esa suma, gasta $ 800 en remedios para la depresión.

“Cuando me enfermé en noviembre del año pasado no sabía qué hacer. No sentía ningún gusto, no sentía nada. Mi cabeza estaba en un vacío. Estaba pensando muchas tonterías, en mi cabeza me entraban cosas malas como que no tenía que existir, y era como que me quería ir de este mundo prácticamente”, confesó Bazán, que para salir de la depresión acude todas las mañanas al negocio de su hijo a colaborar.

A pesar de que Saleh sea uno de los pocos jubilados que consiguió que el gobierno provincial reconozca su derecho, no se considera un privilegiado. “Si se le puede llamar privilegio a recobrar un derecho es un poco difícil, ¿no? Hemos visto morir gente con cáncer, hemos visto golpear a tullidos, a gente en silla de ruedas. Es difícil sentirse satisfecho, la verdad que me duele la gente que va a la plaza rogándole al gobierno que al menos los escuche, que los reciba”, razonó el retirado.

Hace poco más de un mes, el gobernador Juan Manzur anunció una recomposición salarial del 82% para los jubilados que cobren hasta $13.400 por mes. Sin embargo, no es lo que la Justicia le ordenó pagar al ejecutivo, según explicó la abogada Manes, en tanto aumenta el haber de una parte de los jubilados, pero no habla de movilidad.

Comentarios