Una productora tucumana confesó haber sido acosada por Ari Paluch

"Me arrinconó contra la pared y me dijo 'te parto'", contó Malena Dip.

25 Oct 2017
1

MALENA DIP - ARI PALUCH. CAPTURA TOMADA DE DIARIOSHOW.COM

Desde que la microfonista Ariana Charrúa acusó de acoso al periodista Ari Paluch las denuncias de otras víctimas no tardaron en llegar. Una de ellas la realizó Malena Dip, una productora tucumana, ex compañera de Paluch. La joven contó que sufrió el trato desde su primer día de trabajo. 

Sofía Rigler, Federica Guibelalde y Verónica Albanese, son otras de las mujeres que fueron acosadas por el conductor y tras la denuncia de Charrúa, decidieron salir a contarlo. "Cuando tuve mi entrevista de trabajo fui con el currículum y me dijo que no hacía falta que leyera el CV, que me contrataba porque era linda", recordó la tucumana.

Dip tiene hoy 30 años pero cuando fue víctima de Paluch tenía 22. Fue la productora de su programa de radio (2009-2010), en Radio Uno. "En mi primer día de trabajo, él llegó al estudio, saludó y miró pornografía en la computadora. Yo miré a mis compañeros y me dijeron que era normal, que me quede tranquila", contó según reprodujo ciudadmagazine.com.

"Era mi primera experiencia y todos mis compañeros me decían que sus actitudes eran normales. Al aire me decía 'qué linda, cómo se vino hoy la Tucu' y yo tenía que ir al estudio y darle unas vueltitas", agregó.

La ex productora de Paluch asegura que no solo fue víctima de acoso sino también de maltrato laboral. Según ella el conductor la trataba de tonta por ser de Tucumán y luego la acosaba, por mensajes, mientras estaba el programa al aire. 

"Otro mecanismo que usaba era comunicarnos con él mientras estaba al aire a través del MSN. Un día me escribió que estaba muy linda, que teníamos que tener una reunión y que me tenía que dejar llevar. Eso pasó mientras estaba al aire. Ese día me fui sin saludar apenas terminó el programa”, afirmó Dip.

Malena estaba probando suerte en Buenos Aires y tratando de crecer en lo que le gustaba por eso no podía renunciar de un día para otro, sino tendría que encontrar otro trabajo antes. "Estaba desganada. Un día me llamaron de la producción, me vieron desganada y me hicieron firmar un papel en el que renunciaba", finalizó.  

Comentarios