Panorama Tucumano: OVNI y la dramática visión que inspiró a Spielberg

El “Caso Trancas”marcó un antes y un después.

26 Oct 2017
1

RECUERDO. El supuesto “Caso Trancas” sucedió hace 54 años, pero Jolié Moreno se acuerda detalladamente, porque le cambió la vida. LA GACETA TV.-

Uno de los presuntos avistajes de OVNIS más emblemáticos del país ocurrió en Tucumán. El episodio tuvo lugar en la estancia de la familia Moreno, a pocos kilómetros de Trancas. Según el relato de ellos, la noche del 21 de octubre de 1963 vieron descender objetos voladores sobre las vías del Ferrocarril General Belgrano, ubicadas a pocos metros de la finca de la familia. Las naves emitieron luces hasta que se elevaron y se perdieron en dirección a las sierras de Medina. El hecho fue investigado por la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), e inspiró al director, guionista y productor de cine estadounidense Steven Spielberg para una de las escenas de la película “Encuentros cercanos del tercer tipo”.

Jolié Moreno es la única testigo viva de lo que sucedió, y a pesar de tener 77 años, se acuerda de todo.

Esa noche hacía mucho frío. “Demasiado para ser octubre”, comentó la mujer, que por aquel entonces tenía 21 años. La empleada doméstica de su familia, Dora Guzmán, que tras la cena estaba por lavar los platos, dijo que no lo iba a hacer porque había “luces raras afuera de la cocina”. Fue entonces cuando la hermana de Jolié, Yolanda Moreno, que estaba durmiendo, se levantó, se puso un sobretodo, agarró un Colt 38 largo y salió por detrás de la casa con la empleada para abrir el portón de acceso a la finca.

En ese momento se veían luces extrañas sobre la vía del Ferrocarril Belgrano -ubicado a metros de la estancia-, “como cuando se apaga un tubo fluorescente”, describió Moreno.

“Se veía un tubo, que abarcaba todo el ferrocarril, por el que se veían siluetas de personas que caminaban de una a otra luz. Siluetas como si fuéramos nosotros. A la distancia se veían brazos, piernas, cabezas”, detalló la mujer.

Luego contó que cuando su hermana quiso prender la linterna para abrir el portón, una luz “como lanzallamas” la arrojó a ella y a la empleada al piso, produciéndole quemaduras “de primer, segundo y tercer grado en la cara” a la empleada.

“El revólver fue a parar al jardín y mi hermana entró desesperada a mi casa gritando ‘mamá, papá, levántense que no sabemos que es lo que está pasando’”, recordó Jolié.

El plato volador que estaba cerca del jardín y los que estaban sobre la vía se incendiaron como un trompo, graficó. “Fue un asedio de más o menos 45 minutos. Luego emitieron otra luz que llegó hasta Trancas, se elevaron, se deslizaron 80 grados hacia el norte y fue la señal de retirada hacia las Sierras de Medina, que quedaron iluminadas durante dos horas”, explicó.

El mito

“El caso Trancas marcó un antes y un después, sobre todo para aquella época, cuando hablar de OVNIS era de locos”, analizó Carlos Burgi, ufólogo de Tucumán OVNI. “Es icónico porque no sólo vieron las naves las hermanas Moreno, sino sus papás, la empleada y los vecinos”, remarcó.

Además, las supuestas naves dejaron pelotitas blancas y manchas en el césped y en las vías, contó Burgi. “Vino la UNT a investigar e hizo un análisis (de las pelotitas) que dio carbonato de calcio 98% en alto grado”.

A Jolié, lo que habría sucedido esa noche de octubre le cambió la vida. “No muchos vieron lo que yo vi”, concluyó.

Comentarios