El BA Rock 2017 es la historia y el presente de la música nacional

24 Oct 2017
1

PARA EL CIERRE. Las Pastillas del Abuelo ofrecieron un show muy sólido.

HISTORIAS DEL ROCK | MEDIO SIGLO DE UNA PASIÓN ARGENTINA

GUSTAVO JATIB / ESPECIAL PARA LA GACETA

Hace pocos días se realizó la quinta edición del Buenos Aires Rock, uno de los festivales míticos e históricos del movimiento musical argentino. La primera versión fue en 1970; siguió en 1971 y 1972; tuvo un paréntesis de 10 años hasta 1982, y ahora regresó, 35 años después. Lo más representativo de la música nacional se dio cita en el estadio Malvinas Argentinas, sobre los tres escenarios con nombres tan emblemáticos como “La Balsa”, “Artaud” y “Signos”, a modo de homenaje a Litto Nebbia, Luis Alberto Spinetta y Gustavo Cerati, respectivamente.

Y precisamente Nebbia, uno de los fundadores de nuestro rock, estuvo presente acompañado por Pez, el grupo under de Ariel Minimal con el que logró una fusión musical muy interesante, propia de la veta experimental que acompaño a Litto a lo largo de su carrera.

Otros músicos históricos que se hicieron presentes fueron los ex Vox Dei, Ricardo Soulé y Willy Quiroga, aunque en shows separados; y Emilio Del Guercio, quien conmovió a los más veteranos cuando interpretó temas de las dos bandas míticas que integró: “Fermín”, una canción del tiempo de Almendra, y “Violencia en el parque”, de su época en la muy recordada Aquelarre.

David Lebón, otro prócer de los escenarios, también protagonizó un show inolvidable cuando cantó clásicos de Serú Girán como “Seminare”, que fue coreado por todo el estadio; “Esperando nacer”; “Cuánto tiempo más llevará”; y otro tema emblemático como “Suéltate rock and roll”, de Polifemo, la banda de los 70 que formó junto a Rinaldo Rafanelli y a Juan Rodríguez.

Otro hito lo regaló Viticus, histórico bajista de Riff, que homenajeó a Pappo tocando “Ruedas de metal”, con Boff, otro integrante de la banda metalera que estuvo como artista invitado. Además ofreció un show compacto y de excelente factura, confirmando que está atravesando un un gran momento en su carrera.

De otro tiempo

Los años 80 estuvieron representados por Fabiana Cantilo, Celeste Carballo, Claudia Puyó y Los Pericos, que no aparecían en la grilla original y llegaron como invitados sorpresa. También apareció Las Pelotas, que fue una de las bandas más celebradas, especialmente cuando recordaron a su ex compañero Bocha Sokol y al inolvidable Luca Prodan, líder de Sumo, la banda de la que hicieron una tremenda versión de “El ojo blindado”, con Fernando Ruiz Díaz (de Catupecu Machu) convocado especialmente.

De los grupos formados en la década del 90, Catupecu fue justamente uno de los que sacudió el Malvinas de la mano de sus hits “Dale!”, “Magia veneno”, un homenaje a Los Ramones, y el cierre, para delirio de sus fans, con “Y lo que quiero es que pises sin el suelo”. Y otras bandas de los 90 que estuvieron presentes fueron Bersuit Vergarabat, Babasónicos, Los Gardelitos y Turf, a poco de su regreso y ya presentando disco nuevo, “Odisea”, junto a sus irresistibles “Kurt Cobain”, “Pasos al costado”, “Loco un poco” y “Casanova”.

Sonidos variados

Los uruguayos de La Vela Puerca convocaron a un público fervoroso que celebró sus hits “El profeta”, “Soldados de plomo” y “El viejo”. También el reggae estuvo representado: además de Pericos, estuvo Zona Ganjah; y desde Rosario llegó Cielo Razzo, el grupo que marcó uno de los puntos altos del evento en todas sus jornadas.

Una de las confirmaciones del festival fue Eruca Sativa, sin dudas una de las mejores bandas de la actualidad, consagrados con el Gardel. Los cordobeses hicieron un show demoledor de la mano de la guitarra de Lula, la potente voz de Brenda y, especialmente, de la presencia de Gabriel Pedernera. Hay que prestarle atención, porque estamos ante uno de los mejores bateros de nuestro rock. Dentro de su set tuvieron como invitado a Adrián Bar, líder de la banda ochentosa Orion’s Beethoven, con quien tocaron su clásico “Hasta que salga el sol”.

Ausente Charly García, la gran estrella del BARock V fue claramente Fito Páez, quien se instaló a la altura de su historia y extraordinario talento, recorriendo clásicos como “11 y 6”, “Un vestido y un amor” o “Brillante sobre el mic” (con Fabi Cantilo), además de momentos más rockeros como con “Ciudad de pobres corazones” y “El diablo en tu corazón”, y hasta lanzó su tema nuevo “Aleluya al sol”.

El cierre del festival estuvo a cargo de Las Pastillas del Abuelo, uno de los grupos del momento, que confirmó su gran presente con un show muy sólido, ante cerca de 10.000 personas que vibraron con “Rompecabezas”, “Escaleras”, “Locura y realidad”, y otros hits que regalaron Piti Fernández y los suyos.

Más de 25.000 personas asistieron a ver alrededor de 100 bandas, durante tres días que marcaron el regreso de un clásico del rock nacional. Si bien hubo desajustes en la organización, que sufrió bajas importantes de último momento en la grilla anunciada con anticipación, deseamos, por el bien de nuestra música, que el BA Rock haya vuelto para quedarse.

Comentarios