En Banda del Río Salí abren las puertas del “zoológico” para acarrear votantes

La manada de elefantes, leones, hipopótamos y cebras se mezcló con una jauría de perros, Y bandadas de papagayos, pelícanos y tucanes. También hubo hipocampos y figuras geométricas: Todo sirvió para identificar a los punteros que minaron las calles de la ciudad

23 Oct 2017
En Banda del Río Salí abren las puertas del “zoológico” para acarrear votantes
La manada de elefantes, leones, hipopótamos y cebras se mezcló con una jauría de perros, Y bandadas de papagayos, pelícanos y tucanes. También hubo hipocampos y figuras geométricas: Todo sirvió para identificar a los punteros que minaron las calles de la ciudad
De antemano se sabía que en Cruz Alta había mucho en juego y que los candidatos a las cuatro bancas de diputados iban a apelar a múltiples estrategias para seducir a una de las masas de electores más grandes de la provincia, después de la capital. Con una treintena de escuelas como centros de las votaciones, los resultados de Banda del Río Salí, Alderetes y Lastenia podían definir la tercera banca para el Frente Justicialista por Tucumán o la segunda para Cambiemos. Fue por eso que los punteros políticos pusieron empeño en el acarreo de votantes, pero, con la particularidad de que, esta vez, los vehículos empleados ya no llevaron el nombre de un candidato, sino la figura de un animal que distinguía al puntero que manejó la logística. Gendarmería secuestró tres de esos autos en Banda del Río Salí y otro más cayó en Las Talitas.
A media mañana, en los alrededores del Colegio Inmaculada Concepción ubicado en la avenida José María Paz 150 - a metros del Ingenio Concepción-, un “zoológico” de autos se las arregló, sin ponerse colorados, para dejar a los votantes y esperarlos hasta que sufragaran.
La definición de zoológico no es caprichosa si se tiene en cuenta que la mayoría de los vehículos tenían pegados, en sus parabrisas y en sus lunetas, un trozo de papel con figuras de animales. Los hubo de acuerdo a la imaginación de cada puntero: hipocampos, lobos, cebras, tucanes, gorilas, elefantes, pelícanos, papagayos, pulpos, ballenas, lechuzas y perros. A ellos se sumaron figuras geométricas (hexágonos, triángulos, círculos y combinaciones), y hasta estrellas, soles y lunas.
Cuando se les consultó a los conductores -que esperaban el regreso de los votantes- para quiénes estaban trabajando, la mayoría respondió de manera evasiva. Cuando se interrogó a un chofer acerca de los singulares dibujos que llevaban tan visiblemente, respondió: “lo pegó mi hija en casa”. Lo curioso es que, siguiendo con su lógica, la pequeña traviesa habría pegado los mismos carteles al menos a tres autos más que estaban estacionados a pocos metros.
Otro de los conductores fue un poco más lejos en la negación. “Cuando me subí al auto, ya tenía puesta la estrella. Capaz que la puso alguno de los punteros de mi barrio. Yo vine a acompañar a mi primo”, explicó con cierta improvisación y nerviosismo. Sólo uno se animó a confirmar que el león que llevaba pegado delante del volante correspondía a un distintivo de los integrantes de la barra brava de Atlético Concepción conocidos como “Los Leones” de la Banda. Este hombre dijo trabajar para el candidato y vicegobernador Osvaldo Jaldo, y deslizó que cada animal representaba a una agrupación política, barras o punteros que “salieron a la cancha” este domingo para pelear voto a voto.
Aunque será imposible de comprobar, el rumor era que cada puntero del Frente Justicialista por Tucumán disponía de $ 800 para alquilar autos, mientras que en Cambiemos la oferta llegaba a superar los $ 1.000.
Pasado el mediodía, los acarreadores continuaron “trabajando” pero sin tanto desparpajo. En Lastenia, incluso, a esa hora un puntero arrancó los carteles de todos los autos que pasaban delante suyo y a centímetros de los inspectores municipales que custodiaban el tránsito frente a la escuela Juan B. Terán. Ya se había corrido la voz: Gendarmería Nacional había secuestrado tres autos en Banda del Río Salí y nadie más quería quedar pegado ni someterse a sanciones. Pero, mientras nadie los vio, convirtieron las calles en una verdadera selva, en la que terminó ganando el más fuerte. 

De antemano se sabía que en Cruz Alta había mucho en juego y que los candidatos a las cuatro bancas de diputados iban a apelar a múltiples estrategias para seducir a una de las masas de electores más grandes de la provincia, después de la capital. Con una treintena de escuelas como centros de las votaciones, los resultados de Banda del Río Salí, Alderetes y Lastenia podían definir la tercera banca para el Frente Justicialista por Tucumán o la segunda para Cambiemos. Fue por eso que los punteros políticos pusieron empeño en el acarreo de votantes, pero, con la particularidad de que, esta vez, los vehículos empleados ya no llevaron el nombre de un candidato, sino la figura de un animal que distinguía al puntero que manejó la logística. Gendarmería secuestró tres de esos autos en Banda del Río Salí y otro más cayó en Las Talitas.

La definición de zoológico no es caprichosa si se tiene en cuenta que la mayoría de los vehículos tenían pegados, en sus parabrisas y en sus lunetas, un trozo de papel con figuras de animales. Los hubo de acuerdo a la imaginación de cada puntero: hipocampos, lobos, cebras, tucanes, gorilas, elefantes, pelícanos, papagayos, pulpos, ballenas, lechuzas y perros. A ellos se sumaron figuras geométricas (hexágonos, triángulos, círculos y combinaciones), y hasta estrellas, soles y lunas.


Cuando se les consultó a los conductores -que esperaban el regreso de los votantes- para quiénes estaban trabajando, la mayoría respondió de manera evasiva. Cuando se interrogó a un chofer acerca de los singulares dibujos que llevaban tan visiblemente, respondió: “lo pegó mi hija en casa”. Lo curioso es que, siguiendo con su lógica, la pequeña traviesa habría pegado los mismos carteles al menos a tres autos más que estaban estacionados a pocos metros.

Otro de los conductores fue un poco más lejos en la negación. “Cuando me subí al auto, ya tenía puesta la estrella. Capaz que la puso alguno de los punteros de mi barrio. Yo vine a acompañar a mi primo”, explicó con cierta improvisación y nerviosismo. Sólo uno se animó a confirmar que el león que llevaba pegado delante del volante correspondía a un distintivo de los integrantes de la barra brava de Atlético Concepción conocidos como “Los Leones” de la Banda. Este hombre dijo trabajar para el candidato y vicegobernador Osvaldo Jaldo, y deslizó que cada animal representaba a una agrupación política, barras o punteros que “salieron a la cancha” este domingo para pelear voto a voto.

Aunque será imposible de comprobar, el rumor era que cada puntero del Frente Justicialista por Tucumán disponía de $ 800 para alquilar autos, mientras que en Cambiemos la oferta llegaba a superar los $ 1.000.
Pasado el mediodía, los acarreadores continuaron “trabajando” pero sin tanto desparpajo. En Lastenia, incluso, a esa hora un puntero arrancó los carteles de todos los autos que pasaban delante suyo y a centímetros de los inspectores municipales que custodiaban el tránsito frente a la escuela Juan B. Terán. Ya se había corrido la voz: Gendarmería Nacional había secuestrado tres autos en Banda del Río Salí y nadie más quería quedar pegado ni someterse a sanciones. Pero, mientras nadie los vio, convirtieron las calles en una verdadera selva, en la que terminó ganando el más fuerte. 

Comentarios