“Papá, dejá ese teléfono y conversá conmigo”

Una ONG lanza una campaña para que vuelva el diálogo cara a cara en la mesa.

22 Oct 2017
1

BUENA MEDIDA. Algunos bares ofrecen una canastita para dejar los teléfonos y conversar en el mundo real.

Si hay algo que nadie quiere cuando se termina la cena es lavar los platos. Por eso, algunas familias implementan un sistema, que funciona sobre todo cuando comen pastas con salsa: al que le toca el laurel, lava los platos. Con una idea similar, pero con un objetivo mucho más desafiante, una ONG propone otro juego: a la hora de comer, dejamos todos los celulares en el centro de la mesa y el que primero lo agarra, lava los platos.

Este y algunos otros “juegos” forman parte de la campaña “Cena sin pantallas”, promovida por la ONG Chicos.net para recuperar el diálogo y la comunicación cara a cara en las familias. Se trata de una campaña de sensibilización respecto del uso responsable de la tecnología, teniendo en cuenta que muchas veces los dispositivos electrónicos generan una adicción tan o más peligrosa que las sustancias.

Lo más curioso de esta iniciativa es el punto de partida. Fueron los propios niños o adolescentes con los que trabaja la organización los que señalaron que sus padres hacen un uso abusivo de los celulares y que por eso hay momentos que en realidad no se comparten. “Papá, dejá ese teléfono y conversá conmigo”, sería el reclamo de los niños.

“Esta campaña surge a partir de los pedidos de los niños con los que trabajamos sobre cuáles eran los motivos de conflicto con sus padres y, contrariamente a lo que se cree, nos hablaron del uso abusivo de la tecnología de parte de sus progenitores en los encuentros familiares y durante las comidas”, dijo a Télam Marcela Czarny, presidenta de Chicos.net.

“Enviciados”

Czarny puntualizó que los niños y adolescentes sostienen que sus padres están enviciados con la tecnología, más los padres que las madres. “Nadie registra que los adultos también están hiperconectados, entonces si los padres se quejan por sus hijos y los hijos por sus padres, ahí hay una problemática de diálogo”, indicó la especialista.

Czarny dio como ejemplo lo vivenciado en un taller con un niño de 7 años que veía a su madre sentada en la punta del sillón enviando mensajes en lugar de dialogar. “En ese momento él tomo su celular y le envió un mensaje vía la red social Snapchat a su madre, a través de los dibujos que promueve esa red, para advertirle sobre el uso abusivo del dispositivo en el momento en que necesitaba comunicarle algo”.

“No pretendemos salir a cuestionar el uso de la tecnología, sino evitar que termine decidiendo por uno. Cuando un adolescente o un padre están viciados de tecnología, hay una ruptura del contrato familiar”, señaló la especialista sobre la campaña.

La licenciada en educación y master en tecnología educativa explicó que el objetivo de “Cena sin pantallas” es promover el diálogo, mediante juegos y técnicas, al igual que el uso responsable de la tecnología. “Proponemos dejar de lado los dispositivos tecnológicos en el momento de la comida, para dar lugar a la conversación cara a cara. Volver al diálogo, al intercambio comunicacional, a mirarse en el momento de hablar con el otro”, puntualizó. “La campaña apunta a pensar espacios sin dispositivos tecnológicos, pensarnos como sujetos humanos a partir del uso inteligente y medido de la tecnología en los momentos y lugares adecuados”, agregó y comparó la iniciativa con las campañas para dejar de fumar. “No está bueno usar el celular a toda hora y en cualquier momento y lugar”, subrayó.

La profesional remarcó, además, que si bien la escuela debe armar un proceso para incorporar tecnología en las aulas, también debe promover una reflexión sobre cómo usarla.

Comentarios