“La salud es como una canción de libertad”

Michel Isas presentará mañana su libro, cuyo título lo define: “Médico hasta los tuétanos”

22 Oct 2017
1

PROFESOR EMÉRITO. La UNT le confirió esa distinción hace 8 años.

“Si se pierde el hábito del diálogo, se pierde la condición fundamental de la convivencia, que es el de conciliar las ideas y los pensamientos, lo que lleva al autoritarismo, al oscurantismo, al fanatismo”, afirma Miguel Isas, persona “dialogante” si las hay. Nacido en Simoca hace 87 años, Isas es no sólo un médico que luchó por darle un lugar de respeto a la medicina homeopática y a la acupuntura. La distinción de profesor honorario de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) que recibió hace ocho años no es caprichosa, si se recuerda que fue protagonista de la época de oro de la Reforma Universitaria y diputado (por Vanguardia Federal) en una época que fue bisagra en la historia política argentina: de 1973 a 1976.

De la edad de oro de la Reforma Universitaria habla, entre otros tópicos, el libro “Michel Isas, médico hasta los tuétanos. Diálogos con Carlos Duguech”, que se presentará mañana a las 20 en el Centro Cultural Virla. La presentación estará a cargo de Lucía Piossek Prebisch, y habrá un recital a cargo de la violinista Cecilia Isas.

- ¿Qué lo llevó a escribir este libro?

- Hace tiempo que Florencia, mi mujer, y Ana, mi hija; y también Lucía Piossek, me pedían que escribiera mis vivencias, las experiencias de mis polifacéticas actividades. No me resultaba fácil hablar de mí mismo por pudor, pero en un encuentro cultural en la Sirio Libanesa con mi amigo poeta Carlos Duguech, él me alentó a publicarlas mediante diálogos. A este proyecto se sumó Mercedes Chenaut, que con inmenso entusiasmo se unió como correctora y organizadora del material.

- ¿Qué reflexiones encontraremos en su libro sobre la universidad?

- Recordamos nuestros tiempos de estudiantes en la década del 50, cuando trabajábamos intensamente por los principios de la Reforma Universitaria: la libertad y la dignidad del hombre. En aquellos tiempos se había cercenado la Autonomía Universitaria. Las autoridades y los profesores eran designados por el Poder Ejecutivo Nacional. Los estudiantes de esos tiempos teníamos una participación activa en la universidad en la defensa de esos ideales.

- ¿Hay algo de los tiempos actuales que lo seduzcan más que los tiempos pasados?

- Son épocas diferente y etapas de mi vida diferentes. Pero como médico diré qué es lo que más me preocupa de mi país. Me preocupa sobremanera cómo se ha instalado y avanzado exponencialmente la droga a lo largo y ancho del país, porque deteriora la salud, que es el bien más preciado del ser humano, sacude los cimientos de la familia, genera tensiones y violencia. Y el poder político mira para otro lado. Faltan valores. Yo siempre defino a la salud como una canción de libertad que permite al hombre alcanzar los más altos fines de la existencia, es decir, la plenitud, el sosiego, la paz interior, la libertad, que es el máximo tesoro de los hombres; el coraje, que es la fuerza que nace del corazon.

Comentarios