Cartas de lectores

21 Oct 2017
1

Homenaje a Federico Luppi

Con el fallecimiento del actor Federico Luppi se apaga en el cielo de la escena nacional una estrella más; sin embargo los actores tienen la magia de trascender la muerte física, para seguir vivos cada vez que vemos algunas de sus obras. Luppi fue un gran actor de la pantalla grande y de notorio reconocimiento en España; actuó en innumerables películas y fue actor fetiche del director de cine Adolfo Aristarain. Era un actor de carácter, que supo representar en sus papeles al argentino honesto, que con estilo quijotesco luchaba con la corrupción que lo rodeaba; así en el filme “El arreglo”, lucha hasta más no poder bombeando agua en el pozo de su casa para no coimear a quien fuera su rival en la ficción, Rodolfo Ranni, empleado estatal corrupto, quien a cambio de dinero podía desviar la conexión de agua potable hacia los hogares de quienes “arreglaban”. En la película “Un lugar en el mundo”, vemos a un Luppi interpreta a un maestro rural, que en los parajes de la Patagonia educa e incentiva el trabajo cooperativo en la cría de ovejas para la comercialización de lana; otra vez el personaje levanta la bandera de la ética y el don de gente que choca contra los intereses mezquinos de un estanciero explotador del pequeño productor pecuario. Una vez más diálogos encendidos con Rodolfo Ranni; aparecen el bueno y el malo enfrentados, representando el uno, la cooperación y el trabajo mutuo de un lado, y el otro, la explotación vil del poderoso. En una perla televisiva del programa de Alejandro Doria, “Atreverse”, Luppi da vida a un juez probo que sufre y padece un entorno judicial corrompido. En todas sus actuaciones se destaca, pero sus papeles de hombre honesto hacen que sea recordado como un gran actor y un ejemplo a seguir en los tiempos de hoy; donde la honestidad parece haber desaparecido del diccionario. Luppi supo combinar sus convicciones sociales con la sublime actuación; vaya para él este homenaje de lector.

Mario Alberto Villafañe

Avenida Silvano Bores 100

San Miguel de Tucumán


¿Quién podrá defendernos?

La campaña política llega a su fin y mi pregunta es: ¿Quién podrá defendernos a nosotros los ciudadanos de los políticos deshonestos que nos prometen “el oro y el moro”, además de que seremos “todos felices”? No cabe ninguna duda que ellos si lo serán. ¿Comeremos perdices?

Elena Estela López

[email protected]


Un político “de los de antes”

Mi padre, Guillermo Curia, nació en Simoca, fue abogado durante 40 años, ejerció como diputado provincial en dos períodos (en 1939, fue presidente de la Cámara de Diputados); ejerció un período completo como senador y el segundo se interrumpió por un golpe de Estado. También fue convencional constituyente, profesor universitario, docente en colegios secundarios, entre otras actividades. Fue integrante del recambio generacional del radicalismo (UCRI) que en Tucumán culminó con el partido Vanguardia Federal y el gobierno de Gelsi. En 1972, el interventor peronista profesor Oscar Sarrulle, respetó su trayectoria y capacidad pero haciendo caso omiso que era un radical, le encargó la formación del Tribunal de Cuentas, del cual fue el primer presidente. Para asumir ese cargo renunció a la jubilación que venía cobrando. Y fue que estando a cargo de la presidencia del Tribunal, en marzo de 1976, Bussi, nombrado gobernador por el gobierno de facto, y por decreto del Fiscal de Estado (capitán Abba), “se lo pasó a disponibilidad” del Poder Ejecutivo. Y hubiera ido a Villa Urquiza junto con Amado Juri y el intendente Torres, pero por su edad (72 años) le dieron prisión domiciliaria, con un policía de guardia en la puerta del departamento. A raíz de una hemorragia digestiva que tuvo en su reclusión domiciliaria y del profundo impacto psicofísico que sufrió, nunca pudo recuperarse y falleció al año siguiente, a los 73 años y, como una ironía de la vida, un 17 de octubre (1977), cuando se celebra el Día de la Lealtad Peronista. Al volver a gestionar su jubilación se le otorgó de acuerdo con las leyes vigentes como presidente del Tribunal de Cuentas (último cargo que ocupó). Dejó como herencia la pensión a mi madre (de la que fue despojada por el Ipsst, un mes antes que asumiera Alfonsín), el departamento donde vivió sus últimos años, una casa en Villa del Totoral, donde pasaba sus veraneos -la terminó en 1960- y un auto que pagaba en cuotas. Dejo al lector de estas líneas, el análisis comparativo con la política actual.

Francisco José Curia

[email protected]


Inseguridad en el parque

El jueves pasado estábamos mi esposo y yo corriendo en el Parque Avellaneda, a las 18.30, cuando dos motos, sin patentes y con cuatro jóvenes armados, les robaron a dos chicos sus mochilas y el resto de sus pertenencias. El parque no tiene cámaras, por eso los ladrones hacen lo que quieren. ¿Y los policías? Para qué comentar. Esta situación es un desastre. Y estos políticos se alaban de que se invierte mucho en seguridad. No hicieron ni harán nada en Tucumán para solucionar el problema de la inseguridad. ¡Qué horror!

Gabriela Braccia

[email protected]


Pérdida en el medidor de agua

Desde que me instalaron el medidor de agua de la SAT, tenemos la pérdida del líquido en ese sector de mi domicilio. Por supuesto que esta improlijidad genera un gran lodazal en mi vereda, y el consecuente peligro para los transeúntes. Hice varios reclamos en la sucursal Yerba Buena de la SAT, sin obtener a la fecha ninguna solución. Con fecha 03/08 presenté el reclamo en la casa central, y tampoco logré la reparación. La facturación de este año tiene los siguientes valores: 2° bimestre, $ 658,41; 3° bimestre, $ 919,85; 4° bimestre, $ 1.118,82, y 5° bimestre $ 1.321,19. Entre el 2° y el 5° bimestre hay un incremento del 100%. El medidor de agua de nuestro vecino también tiene pérdida de agua, con el agravante que le está levantando el piso de entrada al garage. ¿Quién se hace cargo de estos deterioros? La pérdida de líquido continúa y los usuarios estamos en un total estado de indefensión ante este atropello de la empresa proveedora del servicio de agua.

Oscar B. Castillo

Catamarca 328

Yerba Buena


Panorama Tucumano

El programa de LA GACETA de los días miércoles por el canal 10, “Panorama Tucumano”, es una auténtica patriada con esas dos personas que enfrentan las cámaras y, al mismo tiempo, nos muestran poco a poco la personalidad de nuestros gobernantes, políticos, funcionarios judiciales, y empresarios. Ellos, sin titubear se van mostrando como son en realidad. Las cámaras no mienten porque no hay ficción; es la vida real. Es un gran hallazgo en estos tiempos en los que la duda apaña malas definiciones. Lo que ocurra en los sucesivos programas de este tipo serán bien recibidos por todos los televidentes, ya que aquellos no podrán esconder la verdad con fingimientos absurdos.

Carmelo J. Felice

email [email protected]


El caso de “la Bomba tucumana”

Me parece excelente la carta (20/10) que hizo referencia a los problemas emocionales que padece la bomba tucumana, en el programa que conduce el exitoso Marcelo Tinelli. Cuando Gladys expresó que odia a su padre, el resentimiento, el remordimiento, la frustración, el odio, la intolerancia y el vacío interior pasaron a ser más importantes en su vida que cualquier actividad u ocupación que pudiera realizar. Esto demuestra que Gladys está muy enferma de alma y de mente, y me da mucha bronca cuando personas inescrupulosas se ríen y se divierten con el dolor de ella. No la defiendo, simplemente opino que necesita un médico que la ayude en forma urgente para tratar su problema iresuelto desde su niñez, de lo contrario la enfermedad emocional no se detendrá y puede traerle trágicas consecuencias.

Jacinto Barrionuevo

[email protected]


Meses sin agua en el Mollar

Soy ciudadano de El Mollar desde hace varias décadas. Cambié de domicilio, voto y pago mis impuestos en este maravilloso pueblo, aunque por razones laborales voy y vengo de San Miguel de Tucumán. Lamentablemente siempre tuve problemas con la provisión del agua potable, que a veces no llegaba a mi domicilio -especialmente los fines de semana-, distante 100 metros de la plaza principal y lindante con el predio de los menhires. Esta situación le reclamé al encargado del agua en la comuna, pero la situación se agravó hace seis meses, lapso en el que directamente nunca más tuve agua. También le avisé de la situación al delegado comunal, recibiendo de todos los reclamos la promesa de solución para el problema, pero hasta la fecha todo sigue de igual manera que al principio. Si bien es cierto que es agua que viene directamente del río sin recibir tratamiento alguno, es un elemento de vital importancia que hace a la vida misma. La situación descripta se tornó desesperante: con mi familia no podemos alimentar los depósitos de agua de los baños para eliminar los desechos; no podemos bañarnos normalmente ni limpiar los pisos de la casa, ni hablar de regar el jardín ni lavar la ropa que nos cambiamos a diario. Agoté las instancias de gestión para poder tener agua y ya no sé a quién dirigirme. Públicamente solicito a los funcionarios que tienen esta responsabilidad, me brinden una solución urgente. Nadie puede vivir sin agua, y por eso, ante esta grave situación, tendría que pensar en trasladarme de mi actual casa. Pero en realidad, mi deseo es permanecer en esta localidad.

Juan Carlos Flores

Las Pircas 150

El Mollar

Comentarios