El crimen del barrio Oeste II habría sido por una muchacha

Una intensa rivalidad entre dos grupos.

20 Oct 2017
1

A “Chiripa” lo buscaron durante una semana por toda la provincia. Se sabía que había dejado la capital tucumana tras el crimen de Leandro Valdez (20) sin dejar rastros. Todas las Regionales habían recibido una foto con su cara y la orden de estar atentos para evitar que se alejara de Tucumán. El martes, una semana después del homicidio, lo encontraron en Graneros, presuntamente buscando un micro para viajar a Catamarca o Santiago del Estero. Su captura provocó que se entregaran otros dos acusados, “Chucky” y un menor de edad, que sería pariente de un ex legislador peronista. A través de las declaraciones, se comenzó a barajar la posibilidad de que el amor de una jovencita podría haber sido la causa del ataque mortal.

Valdez recibió un balazo en el ojo en Paraguay al 4.500, mientras Argentina jugaba el último partido de fútbol de la eliminatoria contra Ecuador. Por eso, no hubo testigos del hecho. Un vecino apenas pudo aportar que vio a un grupo de jóvenes correr hacia la calle Italia. Al principio se pensaba que había sido un robo porque no se hallaba la billetera del muchacho, pero esa hipótesis ahora está descartada.

Valdez llegó muy grave al hospital Padilla. El balazo le había ingresado por un ojo y le había atravesado el cerebro, según informó su padre, Carlos Alí. Tras un día de agonía, sufrió muerte cerebral. Su corazón no tardó en dejar de latir. Mientras tanto, el caso parecía envuelto en una nebulosa.

El dato clave

Sin información en el barrio, la Policía comenzó a charlar con el círculo íntimo del muchacho fallecido. Desde allí surgió el dato que los llevó a encontrar a “Chiripa”: un familiar contó que el joven tenía una enemistad con un grupo de jóvenes del barrio Oeste II. Luego de varios días de búsqueda estéril, se pudo saber que el ahora detenido estaba “aguantando” en la casa de un amigo en la zona sur de la provincia. Fuentes de la causa le dijeron a LA GACETA que efectivos de esa Regional lo atraparon cuando estaba a punto de fugarse de la provincia.

Al tener pedido de captura, el acusado directamente pasó a estar en calidad de detenido. Sobre él no se supo mucho más; sólo que tendría unos 20 años y que ayer fue presentado ante el fiscal Washington navarro Dávila para declarar, pero no trascendió qué fue lo que dijo. Sí se pudo saber que Valdez habría sido atacado sin mediar palabras cuando transitaba en su moto por el barrio del grupo con el que tenía problemas. Tras su captura, ayer se presentaron en Tribunales “Chucky” y el menor de edad, con sus abogados.

Según fuentes consultadas, la bronca de los atacantes no era personal contra Valdez, sino contra todo un grupo de jóvenes que él integraba en San José. A partir de las declaraciones a los sospechosos, se pudo saber que la enemistad entre los dos grupos habría surgido cuando un joven de San José se puso de novio con una muchacha que había sido pareja de uno de los oriundos del barrio Oeste II. Además, según consta en el expediente, al menos uno de ellos declaró que el disparo mortal se gatilló sin mediar palabras.

Comentarios