La mayoría prefirió la vestimenta informal

19 Oct 2017

Tanto José Cano (Cambiemos para el Bicentenario) como Ariel Osatinsky (Frente de Izquierda y de los Trabajadores) y Osvaldo Jaldo (Frente Justicialista por Tucumán) prefirieron la informalidad al ir vestidos de saco sin corbata. El que contrastó fue Ricardo Bussi (Fuerza Republicana), ya que era el único candidato de corbata. “Podríamos habernos puesto de acuerdo (en la vestimenta)”, le dijo el candidato macrista al peronista al saludarlo antes de que comience el debate, ya que ambos lucían sacos de colores similares.

Ilustraciones en vivo.- Durante el debate, los artistas de LA GACETA Ricardo Heredia y Héctor Palacios dibujaron las figuras de los cuatro candidatos a diputado que participaron del programa. En el último bloque, los conductores Federico van Mameren y Carolina Servetto les entregaron los dibujos a los postulantes, que -entre risas- les agradecieron a los ilustradores. “Este soy yo”, repetía, con tono humorístico, el candidato peronista, Osvaldo Jaldo, mientras veía el dibujo de su rostro. “Ésta es la silla de la Cámara de Diputados. Muy bien. Así me gusta”, deslizó Ariel Osatinsky, candidato por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores. “Pero me sacaron pelo, yo había pedido que me lo agreguen”, acotó riendo.

Entre chicanas.- Cuando finalizó el debate, los candidatos salieron del estudio junto a sus acompañantes. José Cano (Cambiemos para el Bicentenario) fue recibido con vítores por parte de un grupo de personas que se encontraba en la puerta, entre las que se encontraba el legislador Alberto Colombres Garmendia (PRO). Sin embargo, también se encontró con un gran grupo de dirigentes peronistas que no fueron tan amigables. “¡Saludá, José!”, chicanearon los justicialistas. “¡No tengás miedo”, lanzaron. La mayor tensión surgió de un cruce entre el peronista Darío Monteros y el macrista Pablo Walter (ver “A la salida”).

Comentarios