Nació en Ecuador, pero es “fana” de Argentina

Sergio Décima vivió una noche mágica con la clasificación de la Selección

11 Oct 2017
1

FANÁTICO. Sergio Décima hizo peripecias para observar el partido. Es un ecuatoriano que vivió a pleno el triunfo argentino.

eliminatorias / la clasificación
============LG01 70 PRINCIPAL (11826407)============
Nació en Ecuador, pero es “fana” de Argentina
============LG04 (11826406)============
Sergio Décima vivió una noche mágica con la clasificación de la Selección
============LG09 (11826408)============
 
============02 TEX (11826411)============
Aunque hace 23 años nació en Cuenca (Ecuador) y desde hace cuatro se encuentra radicado en nuestra ciudad, Sergio Décima (h) vivió el partido de anoche como un argentino más. “Tengo una alegría inmensa, porque Argentina ya está en el Mundial. Todo lo que sufrimos en estos días valió la pena, porque ahora todo un país está celebrando esta clasificación”, dijo “Sego”, como le dicen al hijo de Sergio “Lobo” Décima, reconocido DT de nuestro medio.
Por razones laborables, Sergio tuvo que recurrir a su ingenio para poder observar el partido. “Junto a mis compañeros observamos el primer tiempo. El entretiempo coincidió con el cierre de la carnicería donde trabajo. Cuando salí a la calle, no había nadie caminando por Villa Alem. Me empecé a desesperar, pero justo apareció una moto que me acercó hasta encontrar un taxi. Llegué a casa cuando ya iban 15 minutos del segundo tiempo. De este modo, con mis primos Gastón y Priscila, nos pudimos deleitar con esa joya que hizo Messi en el tercer gol”, dijo.
Cuando le preguntamos cómo nació su amor por la “celeste y blanca”, Sergio expresó: “Cuando tenía tres años, mi madre me regaló una camiseta de Argentina que tenía el N° 9 de Batistuta. Desde entonces, me convertí en un hincha fanático de la Selección. Ahora, por suerte, lo pude vivir como uno más de este país que desde hace cuatro años me brinda tanto carino. Amo al país que me vio nacer, pero este sentimiento por Argentina es supremo”.    
============LG08 (11826409)============
FANÁTICO. Sergio Décima hizo peripecias para observar el partido. Es un ecuatoriano que vivió a pleno el triunfo argentino.
============02 TEX (11826405)============
“Por mí, que Argentina le gane 3 a 0 a Ecuador y que los tres goles sean de Messi”. Al borde de la premonición estuvo Pedro Gallardo Galeas en la previa del partido. Nada que se alejara demasiado del anhelo de cualquier argentino, salvo por el detalle de que él es ecuatoriano. Parece increíble que exista un extranjero con tal grado de argentinidad, pero lo hay, y vive en Tucumán. Después de 28 años de residencia en la provincia, Gallardo se siente “más tucumano que muchos tucumanos”.
“Es una situación especial, porque soy ecuatoriano de nacimiento, pero argentino por adopción. Aparte mis cuatro hijos son tucumanos y al corazón de ellos yo lo acompaño”, se sinceró Gallardo, un profesional de la medicina: es médico cardiólogo. “Por mi profesión, conozco bien los efectos de jugar en la altura. La resistencia, la transmisión de oxígeno es distinta. Encima, Argentina comenzó perdiendo al minuto de juego. Sólo un genio como Messi podía revertir tal situación”, alabó Gallardo, devoto de “Lio” como, asegura, todos en su país. “Allá a Messi lo adoran”, sostiene.
Ese primer gol de la selección de su país le provocó sensaciones ambiguas. “Un poquito de alegría por Ecuador, por el orgullo de querer ganarle a los mejores pese a estar eliminado, pero más que nada tristeza. Fue un impacto muy grande, inesperado. Recién me estaba acomodando en la silla cuando pasó. No lo podía creer”, contó. 
Claro, hasta que apareció el mejor de todos: “a los goles de Messi los grité con el alma. Creo que más allá de sus errores, Argentina merecía estar en el Mundial. Demostró su jerarquía técnica y mental, y aunque Ecuador ha mejorado en los últimos años, no tenía mucho que hacer. Me gustaría que mis hijos puedan ver a Argentina ser campeón del mundo”.

Aunque hace 23 años nació en Cuenca (Ecuador) y desde hace cuatro se encuentra radicado en nuestra ciudad, Sergio Décima (h) vivió el partido de anoche como un argentino más. “Tengo una alegría inmensa, porque Argentina ya está en el Mundial. Todo lo que sufrimos en estos días valió la pena, porque ahora todo un país está celebrando esta clasificación”, dijo “Sego”, como le dicen al hijo de Sergio “Lobo” Décima, reconocido DT de nuestro medio.

Por razones laborables, Sergio tuvo que recurrir a su ingenio para poder observar el partido. “Junto a mis compañeros observamos el primer tiempo. El entretiempo coincidió con el cierre de la carnicería donde trabajo. Cuando salí a la calle, no había nadie caminando por Villa Alem. Me empecé a desesperar, pero justo apareció una moto que me acercó hasta encontrar un taxi. Llegué a casa cuando ya iban 15 minutos del segundo tiempo. De este modo, con mis primos Gastón y Priscila, nos pudimos deleitar con esa joya que hizo Messi en el tercer gol”, dijo.

Cuando le preguntamos cómo nació su amor por la “celeste y blanca”, Sergio expresó: “Cuando tenía tres años, mi madre me regaló una camiseta de Argentina que tenía el N° 9 de Batistuta. Desde entonces, me convertí en un hincha fanático de la Selección. Ahora, por suerte, lo pude vivir como uno más de este país que desde hace cuatro años me brinda tanto carino. Amo al país que me vio nacer, pero este sentimiento por Argentina es supremo”.    

“Por mí, que Argentina le gane 3 a 0 a Ecuador y que los tres goles sean de Messi”. Al borde de la premonición estuvo Pedro Gallardo Galeas en la previa del partido. Nada que se alejara demasiado del anhelo de cualquier argentino, salvo por el detalle de que él es ecuatoriano. Parece increíble que exista un extranjero con tal grado de argentinidad, pero lo hay, y vive en Tucumán. Después de 28 años de residencia en la provincia, Gallardo se siente “más tucumano que muchos tucumanos”.

“Es una situación especial, porque soy ecuatoriano de nacimiento, pero argentino por adopción. Aparte mis cuatro hijos son tucumanos y al corazón de ellos yo lo acompaño”, se sinceró Gallardo, un profesional de la medicina: es médico cardiólogo. “Por mi profesión, conozco bien los efectos de jugar en la altura. La resistencia, la transmisión de oxígeno es distinta. Encima, Argentina comenzó perdiendo al minuto de juego. Sólo un genio como Messi podía revertir tal situación”, alabó Gallardo, devoto de “Lio” como, asegura, todos en su país. “Allá a Messi lo adoran”, sostiene.

Ese primer gol de la selección de su país le provocó sensaciones ambiguas. “Un poquito de alegría por Ecuador, por el orgullo de querer ganarle a los mejores pese a estar eliminado, pero más que nada tristeza. Fue un impacto muy grande, inesperado. Recién me estaba acomodando en la silla cuando pasó. No lo podía creer”, contó. 

Claro, hasta que apareció el mejor de todos: “a los goles de Messi los grité con el alma. Creo que más allá de sus errores, Argentina merecía estar en el Mundial. Demostró su jerarquía técnica y mental, y aunque Ecuador ha mejorado en los últimos años, no tenía mucho que hacer. Me gustaría que mis hijos puedan ver a Argentina ser campeón del mundo”.

Comentarios