“Mándele mis saludos al padre Carlitos”, le dijo el Papa a Bardón

El Papa recibió a la delegación de la UNT. Autoridades de la casa de altos estudios se reunieron, durante media hora, con el Pontífice argentino.

10 Oct 2017
1

EN ITALIA. Alicia Bardón entrega un obsequio al Papa Francisco. prensa unt

El papa Francisco recibió ayer a un grupo de autoridades de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), a quienes animó a “educar por el futuro y la paz”.

En un encuentro de media hora en la biblioteca privada del Palacio Apostólico, el pontífice recibió a la rectora Alicia Bardón, al vicerrector, José García y a otros 18 representantes universitarios.

“Mándele mis saludos al padre Carlitos”, inició sonriente Francisco la audiencia minutos antes de las 13 hora local (8 de Argentina), en referencia al flamante arzobispo tucumano, Carlos Sánchez.

“Estamos muy felices después de una audiencia muy emotiva. Nos recibió con una cordialidad increíble y terminamos todos llorando”, dijo una emocionada la rectora según consignó Télam.

La visita surgió a raíz del título Honoris Causa que el Consejo Superior aprobó en septiembre del año pasado. La propuesta había llegado al Consejo a través Francisco Raya, profesor jubilado de la cátedra de Botánica de la facultad de Agronomía y Zootecnia, con motivo de la celebración del Congreso Eucarístico.

Desde el vaticano le respondieron a las autoridades que el Sumo Pontífice no acostumbraba recibir títulos honoríficos. Y les hicieron la propuesta de invitarlos para una audiencia el 9 de octubre.

El regalo que le llevaron fue el escudo de la UNT bordado en una típica randa. El tejido artesanal fue realizado por Marcela del Valle Sueldo, randera de El Cercado (Monteros). Demoró dos semanas en bordarlo, casi un tiempo récord contó la artesana.

La vía de conexión entre la Casa de Altos Estudios y el vaticano fue el ex arzobispo Luis Héctor Villalba, actual cardenal.

En la lista figuran decanos, consejeros superiores docentes, funcionarios del área de protocolo y algunos familiares. Por orden de la rectora, cada uno debía costearse el pasaje.

Comentarios