Un movimiento creado para llevar paz y unidad

08 Oct 2017
1

PADRE JOSÉ KENTENICH. El fundador de Schoenstatt.

Schoenstatt no es un lugar donde se apareció la Virgen, como ocurre con otras advocaciones marianas. Schoenstatt era un pequeño pueblo alemán del valle de Vallendar, donde había una capilla casi abandonada. El padre José Kentenich (1885-1968) y un grupo de jóvenes seminaristas del antiguo seminario de los Padres Palotinos decidieron transformar esa humilde capilla en un santuario. “¿Acaso no sería posible que la capillita de nuestra Congregación al mismo tiempo llegue a ser nuestro Tabor, donde se manifieste la gloria de María?” se preguntaba el sacerdote, entonces de apenas 29 años.

El santuario se elevó el 18 de octubre de 1914, tres meses después del estallido de la Primera Guerra Mundial. La gran manifestación de la Virgen fue la proyección que tuvo en el mundo católico. Se convirtió en un santuario donde miles de peregrinos acuden anualmente. Generó un movimiento schoenstattiano que tiene presencia en 42 países. Hay 300 santuarios y 24 están en la Argentina. El de Tucumán se creó el 18 de abril de 1999. NOA y NEA son las grandes reservas espirituales del movimiento.

Comentarios