Cartas de lectores

06 Oct 2017

Preocupante y cruda realidad

El 12/9 en el Panorama Tucumano de Gustavo Rodríguez titulado “Una cruda realidad” lo que nos informa es escalofriante y preocupante; una realidad que nadie quiere admitir. “En lo que va del año en la provincia se produjeron 90 crímenes y 28 de ellos vinculados con la droga”; “los transas de la Costanera mandaron a robar lo poco que había del edificio del Cepla, que servía para brindar tratamiento a los enfermos”; “el 80% de los detenidos por delinquir reconocieron ser adictos”; “la Costanera lamenta otra víctima de las drogas”, etcétera. ¿Cómo es posible que el Gobierno provincial no cuente con una política seria para la asistencia por este flagelo en zonas vulnerables? Los tucumanos estamos indefensos, la Justicia está colapsada y los señores feudales de la Corte no quieren ver la realidad; para ellos es más importante asistir a congresos internacionales que escuchar el clamor de esta sociedad. Tenemos un gobernador y un vice que están muy ocupados defenestrando y denigrando al gobierno de Macri, en vez de ayudar y estar a la par de las “madres del pañuelo negro”. Los legisladores están peleándose y chicaneándose por tener más espacios. Es inconcebible que los poderes de esta provincia no aúnen criterios para poder salir de este callejón sin salida. ¿Cómo es posible que nadie haya pensado en el edificio del ex Hogar el Buen Pastor (Mendoza esquina Salta), para abrirlo e intentar revertir una realidad de los jóvenes adictos que los arroja a la muerte? Es un inmueble que cuenta con todas las comodidades y dependencias necesarias para ser un centro de adicciones, y que debido a su abandono está habitado por roedores y alimañas. Señor Manzur y Jaldo: ustedes que todos los días aducen estar a la par de su pueblo, sería muy importante ver hasta dónde llegan sus entregas. Se necesita arbitrar los medios y el personal idóneo para que a la mayor brevedad Tucumán cuente con este recurso. Sería una luz de esperanza para muchas madres que sufren por sus hijos y la sociedad podría estar un poco más tranquila, sabiendo que los que delinquen drogados estarán ahora ayudados por el Estado para su recuperación. Terminemos con las peleas por las elecciones..

María Eugenia Ezquer

[email protected]


Inclusión escolar

Sentí indignación al ver por un canal de provincia que informaban sobre una reunión de docentes en un colegio religioso para tratar el tema de la inclusión escolar. Mi experiencia como abuela me lleva a sentir aquella sensación, ya que mi nieto fue rechazado para cursar la sala de 4 años del nivel inicial en un colegio religioso, por una dificultad en el lenguaje. Lo mismo ocurrió en otra institución privada. Como docente jubilada tengo autoridad para opinar lo mal que se manejan para el ingreso escolar. Gracias a Dios hoy mi nieto cursa la sala de 4 años en una escuela estatal y le va muy bien. El Gobierno debería rever los subsidios para la educación privada, ya que no existe la mentada inclusión. Pasa que mi nieto no es hijo de... por eso bloquearon su ingreso. Con mucho respeto me dirijo a los profesionales que realizan las entrevistas para que realicen una autocrítica.

Sara Guerrero

Manzana 25, Casa 18

Lomas de Tafí


LA ECONOMÍA Y EL PODER

El señor Héctor Bravo en su carta (5/10) solicita que, en lugar de criticar el tremendo endeudamiento contraído por Macri hasta ahora, se acerquen propuestas de cuáles podrían ser las variables económicas concretas y los nombres de personas que las lleven adelante para optimizarlas. Ante esto, e intentando satisfacer esta demanda, me permito proponer, simplemente, que el Gobierno nacional deje de pedir plata prestada (lleva más de U$S 100.000 millones) y deje de emitir letras y bonos (superó el billón de pesos) que sólo alientan a la “bicicleta financiera”. Para llevar adelante estas medidas propongo a “Doña Rosa”, aquel personaje ficticio al que se dirigía un conocido periodista para nombrar a las amas de casa, ya que estas saben muy bien que ningún hogar -menos un país- es viable y sustentable cuando uno se endeuda más de su capacidad económica, y esto a la corta o a la larga termina siendo fatal: lleva a la debacle total. Pasa en una familia y también en la economía de un país; es algo que ya lo vivimos en 2001. Así de simple.

Oscar Beltrán

[email protected]


Servicios adicionales policiales

A casi un año de haber hecho pública mi opinión sobre esta temática urticante e inclusive más de un economista está haciendo números sobre la no percepción de ingresos brutos, salud pública, etcétera, siempre y cuando se trate de una actividad formal, reglamentada, sujeta a auditorias continuas. Hoy veo con agrado que profesionales de nuestra provincia, determinaron los millones de pesos que circulan por fuera del circuito financiero de la AFIP, UIF y demás organismos de contralor sobre los servicios adicionales policiales, Todos tienen razón es una actividad prevista en la Ley Orgánica policial 3.656, que determina un cuadro de organización fijo y el dinamismo en su accionar, pero nadie dice que fue reglamentada a medias, dejando vacíos legales, bien aprovechados por quienes, al decir de una legisladora provincial, realizan un trabajo corporativo. Más que un trabajo de esta índole funcionan como una sociedad de hecho, con bienes propios del Estado provincial. Los servicios adicionales deben existir priorizando al personal subalterno y que tenga un alcance general, orientado al bien común de todos los suboficiales y agentes de las distintas dependencias policiales, no reservados a un determinado sector, que no se cobre por supervisarlos el 20%, pues creo que es incompatible con la función policial. Una pregunta: ¿este costo de supervisión entra dentro de lo informado al Tribunal de Cuentas? Existen casos puntuales que no hace falta mencionar; el concepto de adicional discontinuo, desapareció; son servicios adicionales permanentes. Ya que generalmente quienes realizan esta actividad son las mismas personas y con asistencia perfecta en el adicional; hasta quizás un especialista en la materia los tilde de años simultáneos. Otra gran duda que se plantea: ¿cómo hace para estar durante las 24 horas del día en distintos lugares la misma persona, cuando descansa? El servicio adicional debe existir, pero bien reglamentado, entregando al policía que lo realizó, un recibo formal expedido por el jefe de la división, haciendo mención entre otras cosas, del total de las horas adicionales trabajadas, del importe que se percibe por las mismas y por ende cuál es la quita, y a qué cuenta ingresan tales fondos. Un comentario como al pasar del titular de la fuerza, que se destina a la compra de cubiertas (sic), me hace suponer que existe una licitación o compulsa de precios para la compra de dichos repuestos. ¿Y si superan los 1.000 pesos, emiten cheques? De acuerdo a las distintas versiones, todo ingresa a la cuenta de reequipamiento policial: multas por contravención, aportes de sociedades cooperadoras como planta verificadora, etcétera. De ser así, que no sea vea camionetas del 911 con un plástico negro reemplazando el cristal de la luneta trasera. Es verdad que el gobernador puede disponer por los medios que considere necesario la cobertura de los servicios adicionales que considere prudentes y necesarios, pero tratándose de servicios adicionales permanentes, es conveniente darle un repaso a la vieja resolución 31; puede haber grandes sorpresas. Señores, la misión primordial de la Policía es prevenir el delito; gozamos de una democracia plena, pueden hacer protocolos circulares, directivas, etcétera, pero que sean efectivos y frenen la creciente ola de delitos. Los comentarios orales y escritos demuestran que nuestra Policía hoy prioriza la seguridad privada, dejando en un segundo plano las tareas preventivas. ¿Qué pasaría si no fuera reglamentada esta actividad, si los s vigías municipales quieren hacer servicios adicionales? Ya hay rondines nocturnos que ante la ausencia del Estado proliferan en los barrios, mientras que los responsables de la seguridad ¿dónde están?

Luis Amado Díaz

[email protected]


Inseguridad en El Manantial

Una ola de robos, asaltos y arrebatos está azotando a los vecinos de El Manantial. El actual delegado comunal dice que trabaja contra el delito, pero la realidad es que nada cambió, que las medidas no fueron positivas. Hay una policía comunal que está mal equipada; las motos que se compraron no se las ve; las garitas que fueron construidas están como abandonadas..., en fin, gastos e inversiones que no rindieron lo esperado. Además, la Policía provincial también tiene sus carencias y aporta poco. Por eso los vecinos pedimos mayor presencia policial y seguridad.

José Ariel Ramos

Barrio 60 Viviendas

El Manantial


El drama de 137 familias

A más de un año del sorteo de adjudicación con escribano público, todo sigue igual. Nosotros, adjudicatarios de los Barrios Concepción 2 (74 viviendas) y 3 (63 viviendas), de la ciudad de Concepción, seguimos sin soluciones concretas por parte de los responsables de la construcción en cuanto a la terminación y entrega de las casas. Faltan obras de infraestructura en ambos barrios y la construcción de un canal -uno se inunda en días de lluvia fuerte-. La obra en el barrio Concepción 2 se encuentra totalmente paralizada debido a que una de las empresas está denunciada en la Justicia. Sabemos que la solución es posible si la empresa constructora en conflicto cede la obra para que otra la pueda terminar, y otra alternativa es que intervenga el Gobierno provincial. La situación es desesperante para las familias adjudicatarias: los alquileres siguen aumentando, se están venciendo los contratos y las inmobiliarias exigen la renovación de los mismos. No hay que olvidar a las familias que tienen algún integrante que padece discapacidad. El Ipvdu fue claro en cuanto a que la entrega de los barrios será simultánea. Necesitamos que se terminen las obras faltantes de manera urgente, para que nos entreguen las viviendas que ya tendríamos que estar habitando.

Sebastián Santillán, María Romero y otras firmas

[email protected]


¡FELICIDADES, PASTORCITO!

Con mucho regocijo escribo estas líneas para el padre Carlitos Sánchez, un niño entregado a María Santísima. Plasmados en mis retinas están los recuerdos de cuando, el ahora arzobispo era adolescente, un chico alegre y dicharachero. Y por nuestro grupo mariano pasaba con pasos de gigante, cargando un bolso de regreso al Seminario, luego de su descanso. Ya ordenado sacerdote compartimos su misión pastoral en la Parroquia del Santísimo Sacramento, comunidad a la que pertenezco. Gracias, Carlitos, por tu entrega total a María y a su hijo tan amado, Jesús. Felicidades pastorcito, tu rebaño te espera.

Julita Albornoz de Almaraz

[email protected]

Comentarios