Cartas de lectores

05 Oct 2017

La venganza nunca es buena...

Hace unos años era la muletilla que usaba el Chavo del Ocho en sus simpáticas series para niños. Hoy los que hacen campaña preelectoral utilizan la venganza para denigrar al opositor, rebajándolo a niveles infrahumanos. Se trata en realidad de una guerra fratricida donde todas las artimañas, chicanas y mentiras valen. Todos miran hacia atrás, hacia “la pesada herencia”, “la grieta” inventada para separar aun más a la población. Vivimos en un unitarismo crudo y cruel, ejercido por quien fue partícipe importante de esta realidad como intendente de Buenos Aires. Les recuerdo, ocho años junto a Cristina, en el gobierno que hoy critica. Bien, esto se denomina autocrítica, y espero que le sirva para corregir el rumbo errado que ha tomado, pero ha dividido al país en dos: el país-Buenos Aires y el país-del interior. Sí, dos países, pero la mayor parte de la torta va y se queda en el primero. ¿Todo para Vidal? Desde el país-del interior se provee al país-Buenos Aires con las mejores frutas, verduras, carnes, cereales, etcétera. En el país-del interior sólo nos queda lo descartable. En el país-del interior ejercen también gobernadores e intendentes vengativos, rencorosos, sin nobleza, sin deseos de buscar la reconciliación tan necesaria hoy. Es bueno que en esa persecución se lleve a la Justicia a quienes robaron y se enriquecieron ilícitamente. Espero que se produzcan las mismas acciones cuando termine este gobierno, ejerciendo los controles legales sobre el patrimonio de todos los que tienen cargos, como así también sobre sus familiares más directos. La corrupción reina en los dos países, como también la inseguridad y la indecencia. Los gobernadores viajan a mendigar la coparticipación que les pertenece y vuelven con las manos vacías. La campaña preelectoral permite inventar planes y programas sin fundamento alguno, sin conocimiento de la realidad. Por lo tanto nunca se podrían concretar. Un candidato no sabía ni siquiera el precio del pan, ni la geografía del Tucumán que pretende representar en Buenos Aires. Hay una gran pobreza intelectual. Se preocupan porque hay alumnos que no saben leer, pero no se preocupan por quienes no saben gobernar. Es mi deseo que al Presidente y su equipo les vaya bien, que puedan desarrollar al país, que generen trabajo genuino, entre otras muchas cosas. Pero también necesitamos un “flautista de Hamelin”, que con los sonidos de su flauta mágica lleve a todos los “ratas” hasta el Salí. Aún podemos crecer y dignificar a nuestro país. Vuelvo al Chavo: “la venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena”.

Federico Vázquez

[email protected]


Terraza del aeropuerto

Con orgullo nos vanagloriamos de tener un aeropuerto con la pista más larga del país, con playones e instalaciones complementarias impactantes... Obviamente que no están funcionando en un 100 x 100% de efectividad (demoras, quejas y demás). Esto es casi obvio porque teniendo un quiosco se empezó a manejar un supermercado. Lo que no tiene explicación hasta el momento es no poder acceder a la terraza, donde incluso funcionaba los fines de semana un salón de fiestas/confitería bailable con desborde hacia dicha terraza, pudiendo el visitante disfrutar del lugar más agradable de todas las instalaciones. La empresa concesionaria, Aeropuertos 2.000, implementó esa medida después del atentado a las torres de Estados Unidos (eso hace 16 años) y actualmente me responden que es “zona estéril”. Entonces pregunto: ¿quién puede tener interés en poner una bomba en Tucumán cuando la clase política y gobernantes la detonaron desde adentro? O sea que para despedir un familiar, allegado o amigo, seguiremos haciéndolo desde afuera con la nariz pegada al alambrado.

Alberto A. Segulja

[email protected]


Mascotas en los colectivos

Viendo la televisión me entero de que los concejales de la capital analizan un proyecto de ordenanza para permitir que las mascotas viajen en ómnibus. No tengo nada contra ellas; me gustan. Pero digo, ¿es posible que a alguien se le ocurra tal despropósito en una ciudad donde en el servicio público de pasajeros, además de ser caro y deficiente, los usuarios viajan como ganado en los horarios pico? Parece que nuestros concejales no usan los colectivos. Señores: ¿por qué no se ocupan de ordenar el tránsito, de que se limpie la ciudad; de que los frentistas arreglen sus veredas? Procuren ordenanzas serias y exijan a los funcionarios municipales que las hagan cumplir, como las rampas para discapacitados.

Fernando Brunet

[email protected]


La economía y el poder

En respuesta a las cartas de los señores Oscar Beltrán (“Un billón de pesos”, 16/9) y José Gómez (“La economía y el poder”, 2/10), opino que es poco apropiado ser terminantes sin certezas sobre lo que pueda pasar; con sólo criticar no es suficiente. Para problemas que se dieron y agudizaron durante 12 años, no esperemos respuestas a “corto plazo”. A la vez sugiero que sepan proponer variables económicas concretas y citar a quienes son las personas que están en condiciones de optimizar las medidas de gobierno. Pertenecemos a un país democrático y no sería un desatino que puedan expresar sus opiniones. Desde que el gobierno K dejó el poder se pudieron solucionar algunos problemas como la salida del cepo, pagarles a los fondos buitre y mejorar sensiblemente las formas de hacer las cosas. No caben dudas que todos los errores producidos por falta de eficiencia o por hechos de corrupción son los “errores” que siempre terminan pagando los que menos tienen, los que están por debajo de la linea de pobreza o los indigentes. Comenzamos a transitar (poco menos de dos años) los caminos de la superación y de las reivindicaciones. En todos los poderes independientes es necesario apartar a los corruptos. Salir y superar los distintos problemas del país no es nada fácil. Hoy el mayor de ellos en el mundo es moral.

Héctor L. Bravo

[email protected]


El asma y las nebulizaciones

Soy vecino de la Banda del Río Salí, asmático y por eso tengo que nebulizarme todos los días, de por vida. Lo hacía en el dispensario de San Antonio del Bajo, pero hace dos meses que no me pueden hacer las aplicaciones porque “no hay salbutamol”. Ya agoté todas las instancias para solucionar el problema, pero sin éxito. Envié dos cartas anteriores (15/9 y 21/9) a las autoridades y por fin el 3/10 pude hablar con la encargada del área salud. Me “mató” de entrada. Dice que ya todo se modernizó y que ahora se simplifica al “paf”. Este aparato que sirve para las aplicaciones cuesta entre $ 300 y $ 500 y no tiene descuento por ninguna obra social. Y agregó la encargada que le iba a pedir al médico que me atiende que me recetara el “paf”, y que no se me nebulizaría más. ¿Qué les parece?

José Lescano

Lote 11

Banda del Río Salí


Deuda externa y desocupación

En la Presidencia de Menem se escuchaban dichos como: “merma el desempleo” (decía el presidente), o “el país está saliendo del ciclo recesivo” (decía el ministro Cavallo); al ingresar al plan Brady, dijo: “la deuda externa ya es historia antigua”. Previo a ello la deuda era de 62.000 millones de dólares, ascendiendo a 89.000 millones de dólares. En el actual gobierno, al finalizar el segundo trimestre de 2016, la Argentina contaba con una deuda de US$ 244.772 millones, lo que representaba un 52,8% del PBI. “La Argentina tiene un programa fiscal muy definido, que es bajar el déficit gradualmente”, señaló el ministro Nicolás Dujovne. A diferencia de la gestión de Cristina Kirchner, que apeló a la financiación del déficit fiscal con dólares y pesos del Banco Central, con efectos inflacionarios y caída de reservas. Los historiadores se preguntaron si Bernardino Rivadavia alguna vez pensó, cuando tomó un empréstito por un millón de libras esterlinas en 1822 con la banca inglesa Baring Brothers, que daría inicio a la deuda externa, uno de los karmas centrales de la vida argentina. La decisión de Macri puso en el tapete de la discusión política el desmanejo generalizado del Gobierno, que decidió tomar deuda sin pensar en las consecuencias a futuro para el país. ¿Cuándo aprenderemos y dejaremos de seguir cometiendo los mismos errores? Esa deuda externa disminuye la capacidad del Estado para invertir en obra pública y asistencia, creando en consecuencia la exclusión social de franjas completas de la sociedad por el desempleo. La realidad actual, cuando se está entre los 45 y 60 años de edad, automáticamente, somos expulsados de nuestros puestos de trabajo. Somos útiles entre los 25 y 35 años, al ser expulsados del mercado laboral, arrojándonos al mercado impositivo para el cual somos útiles hasta los 60 años las mujeres y 65 los hombres. La situación actual es grave, la ausencia de pudor ante la carencia y el desamparo del otro. El valor esencial de este tiempo no es el ser humano, es el dinero. Todo está sujeto a medición ¿Qué importa si el índice de desocupación es del 12, del 16 o del 21 %?, lo que importa es la gente sin trabajo y ver cómo se resuelve eso. Se observa el envejecimiento precoz, sentimiento de fracaso, aumenta el aislamiento social por vergüenza, por culpa, por inhibición económica. Para que la democracia sea valedera, tiene que intervenir en los desequilibrios y las inequidades, para que la ley del mercado no anule los derechos civiles y humanos de los ciudadanos. Es necesario que pueblo exija el cumplimiento del Artículo 14 bis de la Constitución, para que no sea letra muerta.

Federico Yurcovich

[email protected]

Comentarios