Lograron ver la vida privada de las moléculas y ganaron el Nobel de Química

Tres científicos generaron un método que permite saber, por ejemplo, por qué falla una quimioterapia.

05 Oct 2017

Cuando en Tucumán sólo existía Canal 10, el detective Dick Tracy, en versión dibujito animado, le ordenaba a su reloj “¡alto la acción!”, y lo que ocurría a su alrededor quedaba congelado. Él aprovechaba ese momento para observar la realidad y resolver problemas. Los científicos han hecho realidad algo parecido a ese reloj.

Jacques Dubochet, Joachim Frank y Richard Henderson ganaron el Nobel en Química por haber logrado imágenes tridimensionales de moléculas luego de congelarlas para preservar su forma. En pocas palabras, por permitir ver lo que hacen cuando lo hacen, una suerte de foto de su vida privada. “Cada imagen es un cuadro; pueden ser colocadas una tras de otra, como en una película, y ver lo que las moléculas hacen”, afirmó Peter Brzezinski, miembro del comité del Nobel. Como si Dick Tracy le diera su otra orden al reloj: “siga la acción...”

Un frío muy frío

“El método, llamado criomicroscopía de electrones, permite a los investigadores congelar biomoléculas mientras están en movimiento y visualizar procesos que no se habían visto nunca antes”, señaló la Real Academia de las Ciencias de Suecia en su fallo. Lo de congelarlas es fundamantal: hasta entonces la microscopía electrónica sólo lograba imágenes de moléculas muertas, ya que el poderoso rayo electrónico que permite mirar el material lo destruía.

Pero no es como ponerlas en el freezer. “Es una congelación especial -explicó Virginia Albarracín, responsable científica del Centro Integral de Microscopía Electrónica, que depende del Conicet y de la UNT-. Se sumerge la molécula por un milisegundo en etano, que está a -200°. Y se produce como una vitrificación, que no le impide a la molécula seguir moviéndose”.

Este logro abre las puertas a poder ver, literalmente, cómo se comportan proteínas que provocan resistencia a terapias contra el cáncer o a los antibióticos. “De hecho, ya se está trabajando con zika”, agregó Albarracín.

Cooperar a la distancia

Henderson es escocés; Dubochet, suizo, y Frank, germano-estadounidese. Cada uno de ellos fue aportando avances en el desarrollo del método que ahora premia la Academia.

Según informa Reuters, Henderson logró imágenes tridimensionales de una proteína con una resolución nunca antes vista, lo que mostró el potencial de la tecnología. Frank logró un método para procesar las imágenes bidimensionales borrosas obtenidas por el microscopio electrónico, analizarlas y combinarlas para obtener una estructura tridimensional y bien definida. Y Dubochet utilizó el sistema de refrigeración acelerada para preservar la forma natural de las biomoléculas.

Comentarios