Para Diego Vainesman "cualquiera hace diseño, pero no cualquiera es diseñador”

La tecnología brinda las herramientas, pero el oficio requiere algo más, sostiene.

03 Oct 2017
1

EN TUCUMÁN. Vainesman llegó para brindar una charla. Recomendó a los más jóvenes seguir el pensamiento lateral y ser creativos. LA GACETA / FOTO DE HÉCTOR PERALTA.-

Conversar con Diego Vainesman es como situarse frente a uno de esos magos que extraen citas sorpresivas todo el tiempo con el fin de explicar y de explicarse. Vive en un mundo conformado por logotipos, tipografías y señalética, situado en Nueva York, uno de los centros del diseño gráfico internacional.

Durante una entrevista con LA GACETA, Vainesman cuenta que se radicó a comienzos de la década del 80 en Estados Unidos, estudió en Boston y tiene su propio estudio en Nueva York. Posee un extenso currículo como docente, profesional y jurado de concursos internacionales. Basta revisar el nombre de sus clientes para saber que se trata de un peso pesado del diseño gráfico, según él una de las actividades más estimulantes sobre la Tierra, pero que demanda mucha creatividad.

Organizada por el Colegio de Diseñadores Gráficos, brindó en Tucumán la conferencia “Del polvo a la nube. Siga el camino del ladrillo amarillo. Diseño gráfico y pensamiento lateral”. Allí insistió en que los principales cambios tienen que ver con la tecnología. Durante la charla afirma que “El hombre de Vitruvio” (Leonardo Da Vinci) es el primer isotipo, aunque no está registrado. “Leonardo nos dice ahí que la simplicidad es la máxima sofisticación. Einstein también habla de que ‘todo debe simplificarse lo máximo posible, pero no más’”, advierte.

- En estos tiempos, parece que cualquier diseña…

- Y más o menos, alguien dijo que “con la muerte de los especialistas, todos son especialistas”. Ahora todo está a mano, todos tienen acceso en esta era digital que ha facilitado tantas cosas. Cualquiera produce diseño, pero no cualquiera es diseñador, hay que aclarar. Pasa que el cliente no tiene la cultura necesaria para diferenciar.

- Entre dos diseños siempre se elige el más barato, sin otras consideraciones.

- Sí, pero eso pasa en todas partes del mundo, aunque en distintas escalas. En ese sentido siempre repito: “si te parece que lo que hace el profesional es caro, esperá a ver qué te hace un amateur”. Esto es arte comercial, y parece que hay algunos que tienen como un resquemor de hablar de dinero. Con la computadora todo se hace perfecto, por eso para algunos de lo que se trata es de lograr “efectos” de cosas usadas o el “efecto” de imperfección.

- ¿Y las letras?

- Creo que la importancia de las letras está en todos lados; donde estemos habrá una tipografía y es un arte que muchos no entienden. Le llamaría poesía visual, porque la gente que puede ver las letras de otra manera tiene un don. El cambio de la tipografía está vinculado al avance de la tecnología.

- ¿Qué tendencia existe en este momento?

- Por ejemplo, se está utilizando mucho la figura hexagonal y una letra interna, como calada, que tiene un nombre especial. Muchos procuran darle un toque humano a todo el proceso de diseño luego de esa cosa tan perfecta que nos da la computadora. De todas maneras, te digo que todo lo que es moda no sirve y soy muy tajante. Porque son cosas que van y vienen… Sí podría señalar que hay cosas relacionadas con el impacto ambiental que cada vez se tienen más en cuenta.

- ¿Qué sugerirías a los más jóvenes?

- Contar con referentes y mucho conocimiento de la historia del arte. No tener prejuicios y dar siempre lo máximo. Y seguir el camino del ladrillo amarillo, como Dorothy en “El Mago de Hoz”. En ese sentido importa el pensamiento lateral, como el camino del creativo, distinto del camino transitado.

Comentarios