La selección española se concentra con Gerard Piqué en el ojo del huracán

El central de Barcelona fue abucheado en el primer día de preparación de la "roja" para enfrentar a Albania e Israel.

02 Oct 2017
1

REUTERS

MADRID.- La selección española de fútbol inició hoy su concentración con la misión de definir su clasificación para el Mundial de Rusia 2018, pero un hecho tan trascendente en el aspecto deportivo quedó en segundo plano porque el protagonista absoluto se llama Gerard Piqué.

En los debates deportivos, nadie habla hoy en España del camino del equipo nacional hacia el Mundial y del éxito que supondría para el combinado de Julen Lopetegui lograr el pase dentro de un grupo en el que también estaba Italia. Pero el independentismo, y una figura tan notable como la de Piqué, le robaron el foco. 

El jugador del Barcelona, en pleno "shock" por los incidentes del referéndum catalán, estalló el domingo entre lágrimas: "Si el míster o alguien de la federación creen que soy un problema, daré un paso a un lado y dejaré la selección antes de 2018". 

Pero no parece que Lopetegui quiera prescindir de Piqué, a tenor de lo que ha manifestado el viernes, cuando esquivó cualquier valoración sobre el supuesto independentismo del jugador del Barcelona para argumentar: "Se deja el alma en la selección y eso es lo único que me importa".

Así pues, el equipo tendrá que convivir con Piqué y todo el ruido que éste generó y generará durante la concentración y los dos partidos que le quedan, ante Albania e Israel.

No hubo que esperar demasiado para comprobar esos efectos y Piqué fue saludado hoy con enormes abucheos de la hinchada española cuando saltó al campo para realizar el primer entrenamiento de la selección de Lopetegui.

"Piqué, cabrón, fuera de la selección" y "Piqué, España es tu nación"fueron algunos de los gritos contra el jugador del Barcelona.

Tampoco escapó de los silbidos el propio Lopetegui por la convocatoria y defensa pública del polémico central. Lo siguiente será ver qué ocurre en el choque del viernes, en el que España jugará en casa, en Alicante, y con previsión de nuevos y fuertes abucheos de quienes no le quieren en la selección española. No parece la forma más idónea de abordar una clasificación para el Mundial. (DPA)

Comentarios