Un letrado cometió 100 faltas ortográficas y perdió el juicio - LA GACETA Tucumán

Un letrado cometió 100 faltas ortográficas y perdió el juicio

El Tribunal de Apelaciones de Trabajo ratificó una condena contra un organismo estatal. Un planteo fue rechazado porque, según los jueces, su texto no se ajustaba a la dignidad y el respeto que merece la Justicia.

01 Oct 2017
1

MONTEVIDEO.- El Tribunal de Apelaciones del Trabajo de Uruguay consideró que no estaba para descifrar “acertijos” lingüísticos y, en virtud de ello, dispuso el rechazo del recurso que había presentado Pablo Andrada, abogado de la Comisión de Apoyo de la Administración de los Servicios de Salud del Estado. La sentencia ratifica la condena a pagar 342.074 pesos uruguayos (equivalentes a casi U$S 12.000) a una trabajadora del organismo público. El pronunciamiento dice que el planteo resultaba incomprensible, además de que contenía faltas ortográficas garrafales: según los jueces, el texto no se ajustaba a la dignidad y respeto debidos a la Justicia.

La sentencia indica que Andrada cometió 100 errores en las 11 páginas que escribió. Entre ellos, consignó “espresa” (por “expresa”), “desarroyo” (por “desarrollo”), “ubiera” (por “hubiera”), “estubiera” (por “estuviera”), “quizo” (por “quiso”), “abaló” (por “avaló”), “extructura” (por “estructura”) y “digimos” (por “dijimos”). “El escrito de apelación presentado resulta absolutamente inentendible, y está plagado de faltas de ortografía garrafales; de errores de sintaxis y de tecleo, y de excesivo uso de abreviaciones con incoherencias absolutas, con un lenguaje inapropiado”, afirma el fallo firmado por unanimidad, según el diario uruguayo “El Observador”.

El pronunciamiento considera que las faltas de ortografía, los errores de sintaxis y el empleo abusivo de abreviaturas no hacían sino indicar que el impugnante había presentado “un borrador”. “Ni siquiera revisó (su texto), y sometió al tribunal y a su contraparte a un ejercicio de develación de un acertijo supuestamente argumentativo”, agrega.

La noticia publicada en “El Observador” informa que el recurso también presentaba errores de tipeo que denotan que el abogado había querido escribir una palabra y terminado tecleando otra. Además, el escrito de Andrada cuestiona que la Justicia de primera instancia hubiera dictado una “sentencia imparcial”, a lo que el Tribunal de Apelaciones contestó: “aparentemente pretenden que las sentencias sean parciales”. (Especial)

PUNTO DE VISTA

La gramática es ley primera

Por Irene Benito

¿Cómo se diría que “todos somos iguales ante la ley” si no hubiese sustantivos, verbos, adjetivos, artículos y preposiciones? Impensable. No hay orden jurídico posible sin lenguaje: por muy lógico que parezca, los letrados suelen olvidarlo y a diario atentan contra el nombre de su profesión. Peor aún: creen que “hablar y escribir difícil” es síntoma de juridicidad y distinción.

La ignorancia de la lengua cunde también en el foro tucumano, donde se llenan páginas y páginas de cualquier forma para decir mal lo que perfectamente podría caber en un párrafo. Rigen la cultura del “mamotreto” y el dogma de la oscuridad. El desprecio por la expresión sencilla está naturalizado, como si jueces y abogados perteneciesen a un mundo aparte. Pero saber gramática es ley primera para quienes han de afianzar la justicia. Por eso hay que agradecer, en nombre del español y de la igualdad, que un tribunal uruguayo se haya sentido agredido por la redacción insensata y la mala ortografía.

Comentarios