A Patricio García le gustaría ver ‘Muñecos del destino’ en Netflix”

Concluyó el rodaje de la segunda temporada y el equipo trabaja en la fase de posproducción, con el objetivo de estrenar a principios de 2018. La serie protagonizada por muñecos de tela fue un suceso y la secuela es muy esperada. El director, habla de lo que viene.

30 Sep 2017

Mayor carga dramática, locaciones internacionales, sabrosas vueltas de tuerca en el guión... La segunda temporada de “Muñecos del destino” promete sorpresas. Patricio García -director, libretista, musicalizador y cuanto haga falta en el proyecto- cuenta que el rodaje llegó a su fin y ahora los ocho nuevos capítulos, cada uno de 26 minutos, van tomando forma en la isla de edición. Sin brindar detalles sobre la trama -“las cosas se complican”, revela con una sonrisa-, García se entusiasma y anuncia: “habrá flashbacks, como en ‘El Padrino 2’”.

A “Muñecos del destino” le fue muy bien en todo sentido. La exhibición en la TV Pública le brindó una visibilidad tan positiva como las críticas que recibió. Colgada en YouTube, la temporada inicial ya superó las 15.000 visualizaciones. Pero lo importante es que logró una base de público fiel, que se encarga de recomendar la serie a partir de un eficaz boca a boca. O mejor dicho para las tiempos que corren, de red a red. Se imponía la secuela; a fin de cuentas, ya pasaron cinco años desde aquel impactante estreno nacional.

“Para nosotros fue importante contar para este rodaje con el estudio CUPA -destaca García-. La vez pasada utilizamos un espacio que no estaba acondicionado de manera profesional. Ahora fue más fácil, por ejemplo colgar las luces y desplegar la escenografía”.

Rodrigo Cañás coordinó el equipo de 15 personas dedicadas a ambientar “Muñecos del destino 2” en un universo extendido, al que se sumó un fondo de cerros bien tucumanos, una carpa gitana y el Hotel Plaza de Nueva York. Mauricio Asiar se ocupó de la técnica -cámara y luces- y el sonido quedó en manos de Fernando Gallucci.

Sumando los distintos departamentos, la serie ocupa alrededor de 60 personas, entre técnicos y actores. Es una de las producciones más grandes encaradas este año en la provincia. Rosalba Mirabella, Agustín Toscano y Ezequiel Radusky siguen formando el núcleo duro del proyecto. García subraya el aporte de Mirena Muñoz, que se encarga de la manufactura de los muñecos, y de la vestuarista Sandra Mora, que debió redoblar esfuerzos porque a los cambios de indumentaria se sumó el hecho de que por momentos la historia retrocede a los años 70.

Canal 10 se comprometió a emitir “Muñecos del destino” en febrero próximo, mientras que la TV Pública le hará lugar en la grilla durante el primer semestre de 2018. En ambos casos pasarán juntas las dos temporadas. Los tiempos corren, pero para completar la posproducción aguardan que se haga efectivo el apoyo prometido por el Gobierno provincial. La partida, de alrededor de 5 millones de pesos, involucra a más de 15 proyectos audiovisuales tucumanos. Viene demasiado retrasada.

En el caso de “Muñecos del destino 2”, la base de la producción fue el Premio Incaa para Serie de Ficción Federal 2016, al que se suma la coproducción de Canal 10 y los apoyos de la UNT, la Escuela de Cine, Espacio Tucumán y la casa de posproducción HD Argentina. Encastrar las piezas nunca es sencillo para quienes trabajan en el mundo audiovisual y menos cuando renguea alguna de las patas.

Mientras, García habla con cariño de sus creaturas de tela y con entusiasmo del talento que lo rodea. De tucumanos que humanizan títeres y de títeres que transmiten emociones. Crear ese mundo, tan complejo y tan sencillo al mismo tiempo, no fue fácil. Redoblar la apuesta implica subir la vara del desafío. Pero la familia Masmud lo merece.

“Nos ceñimos a la reglas que pone el Incaa para los estrenos de las producciones, que deben hacerse por medios locales -ilustra García-. Pero la idea es venderlo afuera, pienso que es el próximo paso. Me encantaría ver ‘Muñecos del destino’ en Netflix. ¿Por qué no?”


la música
otra pasión, otro horizonte
Los libros de historia dirán que Los Chicles nacieron en 1995, porque así lo afirma Wikipedia. Pasaron 22 años, casi una generación. Patricio García subraya que nada lo apasiona tanto como componer y el pop se lo agradece. Por más pasión que le ponga a “Muñecos del destino” y al audiovisual, la música lo atrapa y por eso está expandiendo los horizontes. Por estos tiempos estudia armonía, contrapunto y composición con Mauricio Martínez Zuccardi. Para él es una deuda, porque su paso por la Escuela de Música se redujo a un par de años.
García siente que es el momento de afirmarse académicamente. Así que mientras escucha mucha producción contemporánea, en un surfeo que va saltando del avant-garde al futurismo y al minimalismo, no descuida a Scott Walker, Kate Bush, Alberto Ginastera... Un cóctel por demás heterogéneo. ¿Y las composiciones propias? “Va entre lo tonal y lo atonal”, arriesga. Habrá que esperar.


> La música
Otra pasión, otro horizonte

Los libros de historia dirán que Los Chicles nacieron en 1995, porque así lo afirma Wikipedia. Pasaron 22 años, casi una generación. Patricio García subraya que nada lo apasiona tanto como componer y el pop se lo agradece. Por más pasión que le ponga a “Muñecos del destino” y al audiovisual, la música lo atrapa y por eso está expandiendo los horizontes. Por estos tiempos estudia armonía, contrapunto y composición con Mauricio Martínez Zuccardi. Para él es una deuda, porque su paso por la Escuela de Música se redujo a un par de años.
García siente que es el momento de afirmarse académicamente. Así que mientras escucha mucha producción contemporánea, en un surfeo que va saltando del avant-garde al futurismo y al minimalismo, no descuida a Scott Walker, Kate Bush, Alberto Ginastera... Un cóctel por demás heterogéneo. ¿Y las composiciones propias? “Va entre lo tonal y lo atonal”, arriesga. Habrá que esperar.

Comentarios