Cada siete minutos muere por infarto un argentino

Hoy se celebra el Día Mundial del Corazón.

29 Sep 2017

En la Argentina los sistemas de salud atienden 50.000 infartos coronarios y 17.000 terminan en la muerte, un dato que se debe tener en cuenta especialmente hoy, cuando se celebra el Día Mundial del Corazón.

“Todavía es muy alto el número de personas con síntomas de infarto que no llegan a recibir atención médica o que cuando llegan ya es tarde. Debemos tener en cuenta que cuanto antes el paciente reciba un procedimiento para restablecer el flujo sanguíneo en la arteria obstruida mucho mejores serán las chances de sobrevida y la calidad de vida posterior de esa persona”, advierte el médico Aníbal Damonte, vicepresidente del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (Caci).

Según el Ministerio de Salud de la Nación, más de 70.000 argentinos mueren cada año por causa cardíaca: un argentino cada siete minutos. Las enfermedades del corazón comprenden los síndromes coronarios isquémicos agudos, las enfermedades isquémicas crónicas, las enfermedad hipertensiva, la insuficiencia cardíaca y las patologías cardíacas en general. Todas ellas provocaron la muerte de 71.900 argentinos en 2015, de acuerdo con cifras oficiales. La cantidad podría ser mayor porque solamente se cuentan las personas que recibieron atención médica.

El informe de la autoridad sanitaria destaca que la muerte de mujeres por enfermedades coronarias fue de 36.500 en 2015, seis veces más que la cantidad de decesos que se produjeron como consecuencia del cáncer de mama (6.000). “Esto se debe a que la mujer consulta menos, lo hace con los síntomas más avanzados, y muchas veces la atención médica subestima el cuadro y no actúa con la celeridad que correspondería”, precisó Damonte.

A tener en cuenta

El CACI insta a atender a los primeros síntomas: el dolor en el pecho de tipo opresivo, sensación de desasosiego y de muerte inminente, algunas veces sudoración, mareos e hipotensión en el caso de una oclusión total del vaso coronario que causa el infarto miocardio.

La obesidad, el estrés y el sedentarismo aumentan las probabilidades de padecer un evento coronario. También hay predisponentes que no se pueden modificar, como el genético (medida en los antecedentes familiares), la edad y el género (el riesgo aumenta con la edad y es mayor en los varones). Entre los factores modificables están la hipertensión arterial, la diabetes (con control), el tabaquismo, la hipercolesterolemia (colesterol elevado), la obesidad, el estrés y el sedentarismo.

En cuadros menos graves, generalmente el dolor coronario aparece al efectuar alguna actividad física y se alivia con el reposo, pero también puede surgir como resultado de emociones intensas, estrés, calor o frío extremos y luego de una comida en la que la ingesta haya sido absolutamente desmedida.

Comentarios