Dolorido en las costillas, Esteban Simonetto corrió y consiguió el cupo para Portimao 2017

27 Sep 2017
2

EN LA PISTA.Simonetto maneja un kart que le prepara el equipo RCK Kosmic; su próxima cita será el 14 de octubre, en Zárate foto de E-Kart Virtual Press

Él dice que le puso muchas ganas, que cualquiera podría haberlo hecho, siempre y cuando esté comprometido con la causa deportiva. “No soy de otro planeta por lo que hice” resalta Esteban Simonetto. ¿Qué hizo? El piloto, aún con dolores por un desgarro intercostal y por una pequeña fisura en las costillas (a causa de una caída en bicicleta, mientras entrenaba), logró un buen resultado en la categoría DD2 Master (fue 2°), en la fecha de Ciudad Evita del Campeonato Bonaerense de Rotax. Con ello, sumó los puntos necesarios para volver a competir en el Mundial de la especialidad, que este año se hará el 4 de noviembre en Portimao (Portugal).

- Pasaste por un momento complicado, pero lograste sobreponerte. ¿Cómo viviste este proceso tan difícil?

- Le puse muchas ganas. Me dije que a esta carrera no me la iba a perder por nada, porque otorgaba puntaje y medio. Si faltaba, iba a desaparecer la ventaja que le llevaba a mi perseguidor en el certamen, con lo que también se complicaba el sueño que tenía desde que comenzó la temporada.

- ¿Cómo empezó todo esto?

- Una semana antes de correr fui a entrenar en bicicleta a Horco Molle. Estaba en una bajada y se trabó una rueda. El manubrio me dio en la zona que quedó afectada. Pero tampoco pienso que era algo tan grave. Yo suelo seguir la trayectoria de muchos deportistas, que aún con dolores o heridas más serias que la mía, igual van a competir.

- ¿Llegaste a dudar de tu presencia?

- Nunca dudé en ir a correr en Ciudad Evita e intentarlo. Antes de salir consulté un traumatólogo, a un kinesiólogo y me dijeron que mucho no había para hacer, salvo descansar. Decidí seguir adelante y viajé a Buenos Aires bajo los efectos de los calmantes. Probé días antes de la carrera y, aunque por momentos no sentía nada, en otros el dolor persistía. Decidí no exigirme en los frenajes, administrar el físico en los días previos y guardarlo para la final. Terminé 2°, pero quedó a la vista que no estaba a la altura de la exigencia.

- ¿Y qué pasaba en tu cabeza?

- Tuve que trabajar bastante la parte mental. El umbral de dolor se dio en la primera manga del domingo, no veía la hora de que termine. En ese momento sentí impotencia. Para la final, mi plan de carrera era andar lo más rápido posible en la primera mitad, a sabiendas de que después todo se me iba a complicar. Tenía para correrlo a Gabriel Zughella, que era el puntero, pero en las últimas vueltas me quedé sin aire. Entonces, decidí cuidar lo que ya tenía.

- ¿Y cómo quedaste en lo físico después de lo vivido?

- Dolorido y preocupado; por estos días estoy haciendo fisioterapia. Sé que este tipo de lesiones pueden traer consecuencias y que para un kartista es difícil recuperarse de algo así. Me favoreció que la dolencia se ubicaba en la zona media alta de las costillas, a la altura de la axila. Y también que en esta fecha se girara en sentido anti horario. Pero reitero, lo que hice no es algo de otro mundo. No soy de otro planeta, de ninguna manera. Sí quedé contento con lo logrado y con haber superado un fin de semana difícil.

- Otra vez al Mundial. Luego de lo sucedido, ¿cómo ves esta nueva oportunidad?

- Clasificar al Mundial era mi gran objetivo para esta temporada. Me costó mucho llegar a él. Pero también soy realista y digo, hoy, que no estoy físicamente preparado para un evento así.

Comentarios