Qué opinan los legisladores sobre el caso Trayán

24 Sep 2017
1

ARCHIVO

“Existen esos vínculos”
Eudoro Aráoz (UCR)
Con el caso Julio César Trayán quedó absolutamente demostrado que existen vínculos entre los narcos y la política. Se demostró también cómo la droga penetró en el país y que hay que tener cuidado con quienes se acercan a ofrecer apoyo político. Si llegara a saber que existe un caso similar, lo denunciaría. Cuando recorremos los barrios, los vecinos nos comentan que los transas tienen cierta protección, pero no se animan a hablar porque tienen mucho miedo. Si un político se reúne con alguien y sabe que anda en cosas turbias, es grave. Mucho más si tiene que ver con drogas.
"No puede permitirse"
Julio Silman (presidente subrogante de la Legislatura)
No sé si los narcos tienen actualmente influencia en la política. Si supiera que existe algún tipo de vínculo, lo denunciaría de manera inmediata. En el seno de nuestro bloque pasó. Cuando el legislador se enteró, limpió la situación. Este tipo de cosas no deben permitirse. El mayor responsable es quien lo contrata, es el que debe saber qué tipo de persona está acercando al cuerpo. Ahora, si me preguntan si puede pasar, si se puede filtrar, sólo puedo decir que pasó. Si se detecta un caso así hay que denunciarlo, actuar con todo el peso administrativo y de la Ley. Tampoco tuve problemas para trabajar en algún barrio. Estas cosas no pueden permitirse que sucedan.
“El vecino se siente indefenso”
Claudio Viña (FR)
Es difícil hacer política en los barrios donde dominan los transas porque cualquier intento de cambiar el orden se repele amenazando al vecino. El que denuncia, tras un operativo, ve que a los días vuelven a seguir vendiendo. Así el vecino se siente indefenso, siente que hay connivencia o inutilidad. Creo que las dos existen, pero no tengo las pruebas para asegurarlo. Sin embargo, los resultados marcan que no se puede o no se quiere hacer las cosas bien. La Ley de Emergencia en Seguridad se sancionó hace un año y pasó sin pena ni gloria. No se evidenció una acción concreta para mejorar los niveles de delitos en ningún aspecto, narcotráfico incluido.
“Rodearse de gente capaz”
Javier Pucharras (Tucumán Crece-PJ)
Creo que llegamos a esta situación porque durante muchos años el gobierno nacional no le prestó atención al narcotráfico y la droga llegó a niveles insospechados. Uno como dirigente tiene la obligación de rodearse de gente capaz y exigir a los colaboradores de hacer lo mismo para que no ocurran inconvenientes como en el caso Trayán. Hay que bajar líneas permanentemente. Si bien es cierto que los operativos son importantes, no hay nada en lo que se refiera a prevención y menos en asistencia a los adictos. No creo que un dirigente tenga que tener relación con un transa para poder militar en algún barrio. Si eso fuera así, no hay retorno, no hay manera de encaminar las cosas. Nunca más. 
“Connivencia policial y política”
Jota Canelada (UCR)
Es indudable que si el incremento del tráfico de droga en la provincia y de los lugares de venta crecieron en los últimos tiempos fue porque existe una connivencia policial y política. Lo percibimos cuando recorremos los diferentes barrios. Por ejemplo, varias veces caminamos por Villa 9 de Julio y los vecinos nos cuentan quiénes son los que venden drogas. Sin embargo, cuando les consultamos por qué no hacen la denuncia, siempre recibimos la misma respuesta: porque las personas que venden sustancias tienen contactos con los referentes de la zona. Es difícil llegar a algunos barrios, pero nosotros no los abandonamos, seguimos trabajando y buscamos la manera de ayudarlos a salir de este flagelo.
“El caso Trayán fue aislado”
Guillermo Gassenbauer (Tucumán Crece-PJ)
Ninguna persona de bien puede amparar a alguien vinculado a la droga. Y no creo que haya una vinculación de nadie de la política con este tipo de gente. Considero que el caso Trayán fue aislado, pero uno no está exento de que le pase a cualquiera de los miembros de la Legislatura. Uno trabaja con buena fe a la hora de ayudar. Pero creo que no hay más casos porque los controles son muy estrictos. En la Legislatura decidimos trabajar mucho en la prevención, pero notamos que la gente que la vende cada vez tiene más plata y más tecnología. Se ve más droga al caminar los barrios, los chicos están más flacos, los ves en las esquinas, pero desconozco si hay narcos grandes en Tucumán.
“Uno no sabe quiénes son”
Ernesto Toscano (Peronismo del Bicentenario)
No descarto que se puedan producir  nuevos casos como los de Julio César Trayán, pero tampoco puedo confirmar que ello ocurrirá. Mucha gente se acerca a los dirigentes con intención de trabajar y uno no sabe quiénes son o a qué se dedican. Esto se complica mucho más si se tiene en cuenta el crecimiento que tuvo la presencia de drogas en los barrios de la provincia. Los dirigentes son engañados en su buena fe y más aún los peronistas, que normalmente militan en las zonas más afectadas. El caso de Trayán es reprochable. Era un puntero político que vivía al margen de la Ley, tampoco era un advenedizo que había llegado a la política. Era miembro de la Junta Departamental Capital del PJ.
“Nadie dice quiénes son”
Stella Maris Córdoba (Proyecto Poular)
El caso Trayán me parece grave, al igual que lo ocurre con el narcotráfico y todo lo que tiene que ver con la droga. Si la política tiene que ver con los narcos lo tendría que demostrar la Justicia. En principio no deberían tene ninguna relación. Quiénes son y cómo actúan es un tema de la Justicia Federal. En los lugares donde milito se escuchan rumores, pero nadie dice quiénes son porque hay mucho temor. Hay muchos comentarios de oído, pero nadie se anima a decir “esta persona es”. Si tuviera datos concretos se los aportaría a la Justicia. En años de militancia, nunca tuvimos presiones ni amenazas para trabajar en un barrio por parte de un transa. Sí me gustaría que la Justicia avance más rápido para tener más información del tema.

“Existen esos vínculos”

Eudoro Aráoz (UCR)

Con el caso Julio César Trayán quedó absolutamente demostrado que existen vínculos entre los narcos y la política. Se demostró también cómo la droga penetró en el país y que hay que tener cuidado con quienes se acercan a ofrecer apoyo político. Si llegara a saber que existe un caso similar, lo denunciaría. Cuando recorremos los barrios, los vecinos nos comentan que los transas tienen cierta protección, pero no se animan a hablar porque tienen mucho miedo. Si un político se reúne con alguien y sabe que anda en cosas turbias, es grave. Mucho más si tiene que ver con drogas.

"No puede permitirse"

Julio Silman (presidente subrogante de la Legislatura)

No sé si los narcos tienen actualmente influencia en la política. Si supiera que existe algún tipo de vínculo, lo denunciaría de manera inmediata. En el seno de nuestro bloque pasó. Cuando el legislador se enteró, limpió la situación. Este tipo de cosas no deben permitirse. El mayor responsable es quien lo contrata, es el que debe saber qué tipo de persona está acercando al cuerpo. Ahora, si me preguntan si puede pasar, si se puede filtrar, sólo puedo decir que pasó. Si se detecta un caso así hay que denunciarlo, actuar con todo el peso administrativo y de la Ley. Tampoco tuve problemas para trabajar en algún barrio. Estas cosas no pueden permitirse que sucedan.

“El vecino se siente indefenso”

Claudio Viña (FR)

Es difícil hacer política en los barrios donde dominan los transas porque cualquier intento de cambiar el orden se repele amenazando al vecino. El que denuncia, tras un operativo, ve que a los días vuelven a seguir vendiendo. Así el vecino se siente indefenso, siente que hay connivencia o inutilidad. Creo que las dos existen, pero no tengo las pruebas para asegurarlo. Sin embargo, los resultados marcan que no se puede o no se quiere hacer las cosas bien. La Ley de Emergencia en Seguridad se sancionó hace un año y pasó sin pena ni gloria. No se evidenció una acción concreta para mejorar los niveles de delitos en ningún aspecto, narcotráfico incluido.

“Rodearse de gente capaz”

Javier Pucharras (Tucumán Crece-PJ)

Creo que llegamos a esta situación porque durante muchos años el gobierno nacional no le prestó atención al narcotráfico y la droga llegó a niveles insospechados. Uno como dirigente tiene la obligación de rodearse de gente capaz y exigir a los colaboradores de hacer lo mismo para que no ocurran inconvenientes como en el caso Trayán. Hay que bajar líneas permanentemente. Si bien es cierto que los operativos son importantes, no hay nada en lo que se refiera a prevención y menos en asistencia a los adictos. No creo que un dirigente tenga que tener relación con un transa para poder militar en algún barrio. Si eso fuera así, no hay retorno, no hay manera de encaminar las cosas. Nunca más. 

“Connivencia policial y política”

Jota Canelada (UCR)

Es indudable que si el incremento del tráfico de droga en la provincia y de los lugares de venta crecieron en los últimos tiempos fue porque existe una connivencia policial y política. Lo percibimos cuando recorremos los diferentes barrios. Por ejemplo, varias veces caminamos por Villa 9 de Julio y los vecinos nos cuentan quiénes son los que venden drogas. Sin embargo, cuando les consultamos por qué no hacen la denuncia, siempre recibimos la misma respuesta: porque las personas que venden sustancias tienen contactos con los referentes de la zona. Es difícil llegar a algunos barrios, pero nosotros no los abandonamos, seguimos trabajando y buscamos la manera de ayudarlos a salir de este flagelo.

“El caso Trayán fue aislado”

Guillermo Gassenbauer (Tucumán Crece-PJ)

Ninguna persona de bien puede amparar a alguien vinculado a la droga. Y no creo que haya una vinculación de nadie de la política con este tipo de gente. Considero que el caso Trayán fue aislado, pero uno no está exento de que le pase a cualquiera de los miembros de la Legislatura. Uno trabaja con buena fe a la hora de ayudar. Pero creo que no hay más casos porque los controles son muy estrictos. En la Legislatura decidimos trabajar mucho en la prevención, pero notamos que la gente que la vende cada vez tiene más plata y más tecnología. Se ve más droga al caminar los barrios, los chicos están más flacos, los ves en las esquinas, pero desconozco si hay narcos grandes en Tucumán.

“Uno no sabe quiénes son”

Ernesto Toscano (Peronismo del Bicentenario)

No descarto que se puedan producir  nuevos casos como los de Julio César Trayán, pero tampoco puedo confirmar que ello ocurrirá. Mucha gente se acerca a los dirigentes con intención de trabajar y uno no sabe quiénes son o a qué se dedican. Esto se complica mucho más si se tiene en cuenta el crecimiento que tuvo la presencia de drogas en los barrios de la provincia. Los dirigentes son engañados en su buena fe y más aún los peronistas, que normalmente militan en las zonas más afectadas. El caso de Trayán es reprochable. Era un puntero político que vivía al margen de la Ley, tampoco era un advenedizo que había llegado a la política. Era miembro de la Junta Departamental Capital del PJ.

“Nadie dice quiénes son”

Stella Maris Córdoba (Proyecto Poular)

El caso Trayán me parece grave, al igual que lo ocurre con el narcotráfico y todo lo que tiene que ver con la droga. Si la política tiene que ver con los narcos lo tendría que demostrar la Justicia. En principio no deberían tene ninguna relación. Quiénes son y cómo actúan es un tema de la Justicia Federal. En los lugares donde milito se escuchan rumores, pero nadie dice quiénes son porque hay mucho temor. Hay muchos comentarios de oído, pero nadie se anima a decir “esta persona es”. Si tuviera datos concretos se los aportaría a la Justicia. En años de militancia, nunca tuvimos presiones ni amenazas para trabajar en un barrio por parte de un transa. Sí me gustaría que la Justicia avance más rápido para tener más información del tema.

Comentarios