Los divide una camiseta, los une una gran amistad

23 Sep 2017
1

FELICES. Emilio y Facundo posan en el centro de la ciudad, horas previas al duelo. la gaceta / foto de miguel décima (enviado especial)

MENDOZA (Miguel Décima, enviado especial de LG Deportiva).- Por 90 minutos los separó una camiseta, pero la amistad que los une va más allá de una rivalidad futbolística.

Luego de tres años desde el día en que se conocieron, Emilio Mayorga, que vive en Villa Urquiza y es fanático de San Martín, se dio el gusto de viajar a visitar a Facundo Reyes, oriundo de Godoy Cruz y que lleva en su corazón a Independiente Rivadavia.

“Nos conocimos en un campamento de catequesis que se realizó en Tucumán. Allí nació una hermosa amistad”, dijo Facundo, que confesó formar parte de una familia muy futbolera.

Emilio vio que San Martín jugaba en Mendoza y no dudó un segundo. “Cuando me enteré que San Martín venía a Mendoza comencé a planear el viaje. Vendí rifas y todo se simplificó cuando mi hermana me regaló los pasajes. No quería perderme esta oportunidad de ver a mi querido San Martín. Quería reencontrarme con Facundo, una persona con la que tuve mucha química desde el primer momento en que lo vi. Me hubiese gustado que los amigos con los que siempre vamos a la tribuna de calle Bolívar estuvieran acá, pero no pudieron acompañarme”, explicó el tucumano que estuvo ayer a la mañana en un predio cercano al Hotel Bonarda, donde el plantel hizo recreación.

Facundo mostró la misma pasión que su amigo, pero respecto a la “Lepra” mendocina. “Desde muy chico vengo a ver a Independiente Rivadavia. En los últimos años sólo me perdí un partido como local y fue porque me porté mal y mi vieja me castigó. A partir de ese momento, trató de no hacerla enojar, porque me dolió faltar”, dijo.

En tanto, Emilio se mostró muy entusiasmado con el plantel que conformó el “Santo”. “Creo que se armó un buen equipo. Espero que la próxima temporada estemos en Primera. Dios quiera que esta vez se nos dé”, señaló.

Al final Facundo, demostró que es un buen anfitrión. “Antes de ir para el estadio mis padres harán un asado. Vamos a comer temprano para poder compartir un buen momento juntos. Es una excelente ocasión para agasajar a una persona que se ganó el cariño de toda mi familia. Aunque creo que se irá triste para Tucumán, porque nosotros nos quedaremos con los tres puntos”, vaticinó el mendocino, con una gran sonrisa.

Comentarios