Una denunciante del Clan Reynoso fue amenazada

Natalia Moyano fue increpada en un colectivo por una mujer y luego se escondió en una mueblería para evitar que un grupo la agrediera

23 Sep 2017
1

LOS ACUSA. Moyano dijo que los Reynoso le quitaron algunas propiedades. la gaceta / foto de hector peralta

La principal denunciante del denominado Clan Reynoso, grupo que está siendo investigado por el fiscal Diego López Ávila por distintos delitos, fue increpada y amenazada ayer en dos ocasiones, según denunció. Natalia Moyano tuvo que esconderse en una mueblería de Tafí Viejo y sólo pudo salir de allí cuando la rescató un grupo de policías enviados por la Justicia. Ahora, tiene una consigna policial en su casa.

Según explicó la mujer, el incidente ocurrió ayer a media mañana. “Me subí al colectivo para ir a la capital porque estaba sin el auto. Se acercó una mujer y pensé que me iba a robar, pero me comenzó a decir que me iba a matar mientras me filmaba. Cuando se puso muy violenta, el colectivero frenó por la calle Congreso. Me bajé porque no me iba a quedar ahí, a seguir escuchando cómo me increpaba”, relató Moyano, quien acusa a los investigados de quitarle propiedades. Incluso, durante una entrevista con LA GACETA, señaló que sospechaba que ellos habían asesinado a su padre.

Al bajar del colectivo, la mujer empezó a caminar mientras intentaba comunicarse con su abogado. Allí, según su relato, recibió otro apriete. “No pasó ni un minuto desde que me bajé hasta que apareció un auto blanco. Era un VW con patente nueva pero no la recuerdo por los nervios. Había algunos parientes de (Luis) Ortiz y tres hombres más que no conozco. Pensé que me iban a matar. Comenzaron a amenazarme a los gritos. Corrí hasta una mueblería, pasé al fondo y me escondí en el baño hasta que pude hablar con el abogado. Él habló con la Justicia y el fiscal me envió gente de la Brigada para que me saquen de ahí. Si no corría, me agarraban entre todos”, agregó la mujer, todavía en estado de shock por el episodio. Fuentes del caso confirmaron que personal de la división Delitos Contra las Personas asistió al lugar para tranquilizar a la mujer, protegerla y acompañarla a hacer la denuncia. Según se pudo saber, lo que relató ante la Policía es coincidente con lo que dijo en esta entrevista.

El grupo está siendo investigado por López Ávila desde hace más de un año, cuando se decidió unificar todas las denuncias que tenían en su contra. El fiscal los acusa de integrar una asociación ilícita que se habría dedicado a cometer robos, estafas, amenazas y aprietes. Por este motivo, pidió la detención de Luis Rubén Reynoso (p), Luis Rubén Reynoso (h), Marcelo Reynoso, Horacio Reynoso y Carlos Ortiz. Todos fueron detenidos durante los nueve allanamientos que realizó la PSA en Tafí Viejo esta semana, salvo Horacio que, según allegados, estaba en Catamarca cumpliendo una promesa a la Virgen y que se iba a presentar ayer en la fiscalía. Al cierre de esta edición, sún no lo había hecho.

Ante las acusaciones, el defensor Sebastián Pumara rebatió que todos habían comprado lo que tenían en buena ley, que tenían papeles para probar todo y que la acusación de homicidio era falaz porque el padre de Moyano “murió de muerte natural”. Además, acusó a la mujer de orquestar todas las denuncias que el grupo tiene en su contra.

Esta semana se sumaron ocho causas a las 17 que se investigan contra el Clan Reynoso. En diálogo con LA GACETA, el fiscal afirmó que también utilizaban nombres falsos para actuar, como Carlos Alberto Galván y José Luis Cristof: “Puede haber víctimas que hayan sido engañadas con esos u otros nombres y no saben que en realidad pertenecen al mismo clan”, explicó.

“Estuve seis años con mucho temor y esto aún no se terminó, a pesar de que están presos. Sigo con mucho miedo. Y no soy la única: el hombre de la mueblería no quería que yo ingresara, se puso a temblar al verlos. Sólo espero que dejen de tener tanta impunidad, se manejan con mucha prepotencia”, exclamó Moyano.

Comentarios