Testimonios en Panorama Tucumano: reniegan por la falta o las pérdidas de agua

En diversos puntos de San Miguel de Tucumán hay defectos en las cañerías de agua potable y derrames en la red de cloacas.

21 Sep 2017

Unos se quejan por el desperdicio de agua potable, otros por las pérdidas de las cloacas. Sin embargo, todos coincidieron en algo: sus reclamos no fueron atendidos. Hay diversos puntos de la capital en los que los vecinos padecen por problemas en el servicio de agua y de cloacas que presta la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT). “Acá todos hicimos reclamos, pero vienen, miran y dicen que ya van a volver”, afirmó Juan Carlos Argañaraz, quien vive en la esquina de Saavedra y Chile, mientras miraba el agua acumulada en la calle de su casa. “Esto empezó hace un año y medio, yo he visto cuando ha empezado salir. Es agua potable y ahora es un río. Falta que traigamos para pescar nomás”, reclamó mirando a un charco que abarcaba más de 30 metros a lo largo de la cuadra.

Los vecinos de la zona se reunieron y apoyaban con gestos el testimonio de quien contaba a “Panorama Tucumano” los inconvenientes que padecen en el barrio. “Desde septiembre del año pasado que vengo llamando a la empresa (SAT) y no nos prestan atención, a pesar de que tenemos las cuentas al día”, explicó Juan Moyano.

Otro de los muchos puntos de la ciudad en el que hay dificultades se encuentra en la esquina de México y San Miguel. “El agua está siempre, desde hará seis o siete años”, explicó Milagro Acosta mientras miraba resignada al charco de agua en la esquina de su casa. Otro de los habitantes de la zona fue consultado sobre si alguna vez hubo reparaciones en esa esquina. “Vienen, miran, a veces destrancan y se van. Pero vuelve a quedar así”, comentó José Ávila.  

En la calle Rivadavia, altura 2400, el inconveniente son las aguas servidas. “Hace dos días vinieron a arreglar y ya se rompió de vuelta. Esto no te deja ni comer, yo vivo aquí y el olor entra”, dijo Alicia Palomo, quien aclaró que la tapa cloacal de la esquina de su casa derrama líquidos cloacales desde hace seis meses. “Me dicen ‘el teléfono suyo es el que más llama’, vienen y están 10 minutos nomás. Vinieron tres veces y al otro día está roto de nuevo, o sea que hacen las cosas como se les canta la gana”, relató Mercedes Arias, quien especificó que sus reclamos fueron hechos ante la SAT.

En el sur de la ciudad los vecinos enfrentan dificultades similares. En el pasaje Albert Einstein, a la altura de Jujuy al 2400, los vecinos sostienen que conviven con desechos cloacales en sus calles desde hace años. “Se hicieron reclamos a la Municipalidad, y a veces viene la SAT a ver algunas cosas y hacer algo, pero después de un tiempo vuelve a colapsar”, explicó Brenda Cardozo. “La semana pasada no se podía estar por los malos olores. Desde que yo vivo aquí, hace cuatro años, que está este problema”, detalló Inés Rodríguez.

Disputa política

Las quejas de los vecinos suelen provocar un revuelo entre los dirigentes de la política provincial. El intendente de la capital, Germán Alfaro (ApB), se convirtió en el referente de las críticas a la sociedad que depende del Gobierno provincial. “Estos problemas son una realidad, los palpás en la ciudad”, dijo. En mayo, el mandatario municipal demandó a la SAT por los daños que sus tareas habrían ocasionado al pavimento. Por otro lado, hace semanas comenzó a recaudar firmas de ciudadanos con el objetivo de alcanzar 100.000 vecinos que apoyen un proyecto de ley en el que se solicita la intervención de la entidad. Según el intendente, la iniciativa ya acumuló cerca de 20.000 firmas.

“No puedo distraer recursos de la Municipalidad, tributos que pagan los vecinos para otras cosas, para que yo vaya a arreglar problemas de la SAT. Para eso tiene una tarifa que ya es elevada”, declaró Alfaro. “Yo a las firmas no las voy a presentar antes del 22 de octubre (fecha de las elecciones a diputados nacionales). Esto es una decisión política, pero no es una decisión electoral”, respondió cuando se le preguntó por las críticas según las cuales su iniciativa sería una herramienta para hacer campaña en favor de la lista de Cambiemos para el Bicentenario, que lleva a su esposa Beatriz Ávila como candidata en segundo término.

Uno de los que cuestionan las intenciones del intendente capitalino es el legislador oficialista Marcelo Caponio. “Germán Alfaro ha utilizado el problema de la SAT aprovechando la época política en la que estamos”, dijo en referencia a los comicios de octubre. “En 2004 (cuando comenzó a funcionar la SAT), el servicio de agua abarcaba a un 60% de la población. En 2017 abarca a casi un 98% de la población”, detalló. “Respecto de las cloacas, uno de cada dos habitantes en 2004 no tenía servicio de cloacas. Hoy, el 80% de los habitantes tienen cloacas en sus hogares”, añadió.

Luego de que el titular de la SAT, Alfredo Calvo, reconociera que el 40% de los usuarios tiene inconvenientes con el servicio, Caponio se refirió a las deficiencias. “Respecto de los problemas que tiene la empresa en cuanto al servicio y a la eficiencia de dicho servicio, tiene una proyección y tiene detectados los problemas”, aseguró. Según el parlamentario, es necesario cambiar 15.600 metros de cañerías para evitar problemas en torno al agua potable. Además, se deben instalar nuevas cloacas en aproximadamente 13.065 metros de la red.

“Lo que me queda la duda de la campaña de Alfaro por la intervención de la empresa es si no pretende la privatización del servicio que brinda la SAT, algo que ya tuvimos en años anteriores y que perjudicó a los tucumanos”, cuestionó Caponio. La propuesta del intendente implica el reemplazo del directorio de la SAT por una comisión normalizadora, integrada por tres miembros: dos legisladores (uno por el bloque de mayor representación legislativa y uno por el bloque que represente la primera minoría); y un representante de las asociaciones de usuarios y consumidores.

Unos se quejan por el desperdicio de agua potable, otros por las pérdidas de las cloacas. Sin embargo, todos coincidieron en algo: sus reclamos no fueron atendidos. Hay diversos puntos de la capital en los que los vecinos aseguran que padecen por problemas en el servicio de agua y de cloacas que presta Sociedad Aguas del Tucumán. “Acá todos hicimos reclamos, pero vienen, miran y dicen que ya van a volver”, afirmó Juan Carlos Argañaraz, quien vive en la esquina de las calles Saavedra y Chile, mientras miraba el agua acumulada en la puerta de su casa. “Esto empezó hace un año y medio, yo he visto cuando ha empezado salir. Es agua potable, y ahora es un río, falta que traigamos para pescar nomás”, reclamó mirando a un charco que abarcaba más de 30 a lo largo de la calle.

Los vecinos de la zona se reunieron y apoyaban con gestos el testimonio de quien contaba a “Panorama Tucumano” los inconvenientes que tienen en el barrio. “Desde septiembre del año pasado que vengo llamando a la empresa (SAT) y no nos prestan atención, a pesar de que tenemos las cuentas al día”, explicó Juan Moyano.

Otro de los puntos de la ciudad en el que hay dificultades se encuentra en la esquina de las calles México y San Miguel. “Este agua está siempre, hará 6 o 7 años”, explicó Milagro Acosta mientras miraba resignada al charco de agua en la esquina de su casa. Otro de los habitantes de la zona fue consultado sobre si alguna vez hubo reparaciones en esa esquina. “Vienen, miran, a veces destrancan y se van. Pero vuelve a quedar así”, comentó José Ávila.

En la calle Rivadavia altura 2400, el inconveniente son las aguas servidas. “Hace dos días vinieron a arreglar y ya se rompió de vuelta. Esto no te deja ni comer, yo vivo aquí y el olor entra”, dijo Alicia Palomo, quien aclaró que la tapa cloacal de la esquina de su casa derrama líquidos cloacales desde hace 6 meses. “Me dicen ‘el teléfono suyo es el que más llama’, vienen y están 10 minutos nomás. Vinieron tres veces y al otro día está roto de nuevo, o sea que hacen las cosas como se les canta la gana”, relató Mercedes Arias, quien especificó que sus reclamos fueron hechos ante la SAT.

En el sur de la ciudad los vecinos enfrentan dificultades similares. En el Pasaje Albert Einstein, a la altura de la calle Jujuy 2400, los vecinos dijeron que conviven con desechos cloacales en sus calles desde hace años. “Se hicieron reclamos a la Municipalidad, y a veces viene la SAT a ver algunas cosas y hacer algo, pero después de un tiempo vuelve a colapsar”, explicó Brenda Cardozo. “La semana pasada no se podía estar por los malos olores. Desde que yo vivo aquí, hace 4 años, que está este problema”, detalló Inés Rodríguez.

La política

Las quejas de los vecinos suelen provocar un revuelo entre los referentes de la política provincial. El intendente de la capital, Germán Alfaro (ApB) se convirtió en el protagonista de las críticas a la sociedad que depende del Gobierno provincial. “Estos problemas son una realidad, los palpás en la ciudad”. En mayo, el mandatario municipal demandó a la SAT por los daños que sus tareas habrían ocasionado al pavimento de la ciudad. Por otro lado, hace semanas comenzó a recaudar firmas de ciudadanos con el objetivo de alcanzar 100.000 vecinos que apoyen un proyecto de ley en el que se solicita la intervención de la entidad. Según el intendente, la iniciativa ya acumuló cerca de 20.000 firmas.

“Yo no puedo distraer recursos de la municipalidad, tributos que pagan los vecinos para otras cosas, para que yo vaya a arreglar problemas de la SAT. Para eso tiene una tarifa que ya es elevada”, declaró Alfaro. “Yo a las firmas no las voy a presentar antes del 22 de octubre (fecha de las elecciones a diputados nacionales). Esto es una decisión política, pero no es una decisión electoral”, respondió cuando se le preguntó por las críticas según las cuales su iniciativa sería una herramienta para hacer campaña en favor de la lista de Cambiemos para el Bicentenario, que lleva a su esposa Beatriz Ávila como candidata en segundo término.

Uno de los que cuestionan las intenciones del intendente capitalino es el legislador oficialista Marcelo Caponio. “Germán Alfaro ha utilizado el problema de la SAT aprovechando la época política en la que estamos”, dijo en referencia a los comicios de octubre. “En 2004 (cuando comenzó a funcionar la SAT), el servicio de agua abarcaba a un 60% de la población. En 2017 abarca a casi un 98% de la población”, detalló. “Respecto de las cloacas, uno de cada dos habitantes en 2004 no tenía servicio de cloacas. Hoy, el 80% de los habitantes tienen cloacas en sus hogares”, añadió.

Luego de que el titular de la SAT, Alfredo Calvo, reconociera que el 40% de los usuarios tiene inconvenientes con el servicio, Caponio se refirió a las deficiencias. “Respecto de los problemas que tiene la empresa en cuanto al servicio y a la eficiencia de dicho servicio, tiene una proyección y tiene detectados los problemas”, aseguró. Según el parlamentario, es necesario cambiar 15.600 metros de cañerías para evitar problemas en torno al agua potable. Además, se deben instalar nuevas en cloacas en aproximadamente 13.065 metros de la red.

“Lo que me queda la duda de la campaña de Alfaro por la intervención de la empresa es sinopretende la privatización del servicio que brinda la SAT, algo que ya tuvimos en años anteriores y que perjudicó a los tucumanos”, cuestionó Caponio. La propuesta del intendente implica el reemplazo del directorio de la SAT por una comisión normalizadora, integrada por tres miembros: dos legisladores (uno por el bloque de mayor representación legislativa y uno por el bloque que represente la primera minoría); y un representante de las asociaciones de usuarios y consumidores.

Comentarios