La meta para 2018 es bajar el déficit fiscal

Dujovne propuso dejar el rojo en las cuentas en un 3,2% del PBI. Caputo, en tanto, habló de la pesificación de la deuda Parlamentarios cuestionan las pautas de crecimiento y de inflación

20 Sep 2017
1

DUJOVNE. “Tenemos que ir generando mecanismos anticíclicos” Dyn

Los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, y de Finanzas, Luis Caputo, defendieron ayer ante los diputados nacionales las metas contempladas en el presupuesto 2018 porque es “imprescindible” bajar el déficit fiscal del 4,2% al 3,2% para que la Argentina pueda garantizar un sólido crecimiento de la economía, apuntalado por la inversión que crecerá 12% para ubicarse en 17% del PBI.

Al exponer ante la comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, que conduce el macrista Luciano Laspina, sobre la ley de gastos y recursos, los funcionarios destacaron que las previsiones permitirán mantener la reducción del riesgo país y lograr un financiamiento a tasas “como no se había logrado en los últimos años”.

Con la exposición de los ministros se abrió formalmente el debate del presupuesto y la prórroga por dos años del impuesto al Cheque, que el oficialismo aspira a votar si logra un acuerdo con los gobernadores peronistas en noviembre tras las elecciones de octubre, ya que Cambiemos está confiado en triunfar en la mayoría de los distritos. Además de Caputo y Dujovne expusieron los secretarios de Programación Económica, Sebastián Galiani, y de Hacienda, Rodrigo Pena, en una reunión que caracterizó por escasas consultas de legisladores, que cuestionaron las metas sobre inflación, crecimiento y la baja de subsidios.

Los diputados que cuestionaron el presupuesto fueron el justicialista Diego Bossio, la socialista Alicia Ciciliani; el ex ministro de Economía Axel Kicillof, el massista Marcos Lavagna, y el diputado del Partido Obrero Pablo López. Kicillof aseguró que era “un presupuesto de ajuste y endeudamiento, pero que no será pequeño ni gradual y por eso queremos saber cuales será su magnitud”. En cambio, el massista Lavagna cuestionó algunos puntos del presupuesto oficial, pero también las políticas “populistas del kirchnerismo” que aplicaron durante 12 años los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

“Tengo dudas sobre la sustentabilidad de la economía que están contemplados en el presupuesto porque apunta sólo a la inversión, (algo que) suele ser un error de una ideología más ortodoxa, pero también es un error populista considerar que sólo el consumo mejora la economía”, agregó.

El proyecto de 2018 contempla un crecimiento del 3,5%, un aumento de las inversiones del 12%, un incremento de gastos sociales y para obras públicas, y descenso de la inflación para que no supere el 15,7%, y una reducción del déficit fiscal desde el actual 4,2% al 3,2%.

El ministro Caputo aseguró que el gobierno “cumplirá con las metas fiscales y esto no es negociable porque la credibilidad tarda mucho en ganarse” y argumentó que, gracias a este logro, “es lo que permitió bajar el riesgo país de 12.000 puntos a 375 puntos”.

Caputo explicó que el 73% de la deuda se ha negociado “con la legislación argentina y el 37% con legislación extranjera, y el objetivo es tener más deuda en moneda local y financiada por argentinos y dejar de depender del financiamiento externo”. En ese sentido, el ministro dijo que, en los últimos años, del gobierno kirchnerista “nuestros bonos llevaron a rendir el 12% y hoy estamos pagando el 4,63% con lo cual estamos logrando las tasas más bajas de las últimas décadas”. Por su parte, Dujovne consideró que “es imprescindible seguir bajando el déficit para reducir la vulnerabilidad económica”, y sostuvo que la meta de dejar el rojo en 3,2% del PBI en 2018 “es un componente crucial para avanzar en la reducción de la pobreza”.(Télam)

Comentarios