"La amenaza nuclear nunca fue tan alta desde la Guerra Fría", advirtió el secretario general de la ONU

Guterres dijo que millones de personas viven "bajo la sobra de terror causada por las pruebas de Corea del Norte".

19 Sep 2017
1

Guterres se mostró preocupado por la tensión que genera Corea del Norte. REUTERS

El secretario general de la ONU, António Guterres, advirtió hoy que el "mundo está en crisis" al abrir los discursos de los líderes mundiales en la Asamblea General y expresó su preocupación por la escalada nuclear que, alertó, "nunca fue tan alta desde la Guerra Fría".

"El miedo no es abstracto. Millones de personas viven bajo una sombra de terror causada por provocadoras pruebas nucleares de Corea del Norte", indicó el diplomático portugués, quien sin embargo matizó con que los "discursos exaltados" sobre ese país oriental aumentan los riesgos y las tensiones.

"Cuando aumentan las tensiones, también lo hacen las posibilidades de un error de cálculo. Las palabras exaltadas pueden llevar a malentendidos fatales", aseguró Guterres.

Guterres invitó al Consejo de Seguridad de la ONU a trabajar en unidad para hallar una "solución política" y aconsejó a los líderes mundiales "no proceder como sonámbulos hacia la guerra".

En su primer discurso ante la Asamblea General anual, que comenzó hoy en Nueva York y culminará el lunes próximo, Guterres hizo un repaso de las principales crisis actuales. La tensión en torno a la situación en la península coreana, el cambio climático, la crisis de refugiados, las desigualdades y la guerra en Siria ocuparon una buena parte de su discurso.

En la ONU, Trump amenazó con "destruir totalmente" a Corea del Norte

"Las sociedades están fragmentadas. El discurso político está polarizado. La confianza dentro y entre los países está siendo reducida por aquellos que buscan demonizar y dividir", señaló antes de señalar que con "unidad" el mundo puede recuperar la confianza, impulsar la paz y mejorar la vida de todos.

Refugiados

El secretario general criticó la falta de solidaridad frente a la crisis de refugiados, que generó una situación de "puertas cerradas" y "hostilidad abierta" contra las decenas de miles de personas que se vieron obligadas a abandonar sus países por la guerra o por las crisis económicas y políticas.

"Seamos claros: no nos enfrentamos solo a una crisis de refugiados, también nos enfrentamos a una crisis de solidaridad", aseveró Guterres, quien además criticó a "figuras políticas que alentaron el resentimiento en busca de beneficios electorales".

Por último, el diplomático portugués recordó que él también es un inmigrante, al igual que muchas de las personas que estaban escuchando su discurso ante el pleno de la Asamblea, pero ninguno debió sortear los peligros que sí debieron atravesar los refugiados. (Télam)


Comentarios