Cartas de lectores

15 Sep 2017

Reparación histórica (I)

Desde hace un año que vengo luchando por mi reparación histórica, siempre enfrentando la indiferencia y burocracia absurda de las autoridades de la Anses. Tengo juicio contra ese organismo desde 2005, expediente 15.428, en Buenos Aires, pero no fue registrado en la Anses. ¿Culpa de quién? No lo sé y por ese motivo no me liquidaron el retroactivo que por ley me corresponde. Me encuentro afectada anímicamente ante la incertidumbre de mi situación, que no logro solucionar. No me ajustan el haber ni me liquidan el retroactivo, y nadie me da una respuesta ni solución. Por lo tanto solicito a las autoridades correspondientes que tomen cartas en este asunto que tanto me perjudica.

Lía Raquel Posse

San Martín 980, San Miguel de Tucumán


Reparación histórica (II)

Soy otro jubilado que a través de LA GACETA quiere decirle al doctor René Ponce, gerente de la Anses Tucumán, que el 31 de marzo de este año realicé el trámite para gozar de la reparación histórica. Entonces me entregaron comprobantes en dos hojas y me informaron que mi sueldo de $ 7.233,60, desde abril de este año ascendía a $ 11.193,67. Pasaron cinco meses y sigo cobrando el sueldo viejo que, con los descuentos de ley y otros créditos por compras de alimentos y remedios, “en mano” es de $ 4.733. Al concurrir a la Anses en busca de noticias, quien me atiende le echa culpas a Buenos Aires. Y si pido hablar con el interventor me contestan: “no está”. Doctor Ponce: le pido que se interese por mi problema y por favor ordene una urgente solución. Mi condición de inválido que camina con bastón ortopédico no me permite concurrir personalmente.

Hugo Ovejero

Calle 19 N° 1.111 Barrio Congreso, Las Talitas


Reencontrar el rumbo

Hasta hace un par de años los argentinos veíamos cómo el gobierno de turno inauguraba rutas, puentes, cientos y cientos de escuelas, universidades por doquier, anunciaba programas satelitales que se concretaron, como los Arsat I y II, se cancelaban las deudas con los entes financieros internacionales, programas de viviendas como el Procrear, millones de netbooks para los estudiantes con menos posibilidades, millones de jubilaciones para amas de casa, represas, programas sociales para la formación integral de nuestro pueblo y tantos otros logros más, además de derechos para una mayor inclusión e igualdad. Macri, el actual mandatario, el que pregonaba el “cambio” y la “decencia” lleva casi dos años en el gobierno y los únicos beneficiados fueron y son los poderosos: banqueros, sojeros, mineros y los “buitres” de la timba financiera local e internacional. Este presidente y su séquito endeudaron al país en más de U$S 100.000 millones y van por más. Recortaron todos los presupuestos habidos para beneficio de las mayorías populares. Pero su único y hartante discurso se llama “la pesada herencia” y se “robaron todo”, refiriéndose al gobierno cuyos logros detallé al comienzo de esta carta. Ahora pregunto: ¿Dónde está el dinero que “no se roban” los muchachos del PRO-UCR? ¿Qué han hecho y qué hacen con la multimillonaria suma de préstamos y recortes presupuestarios? Porque la realidad habla por sí sola. Hasta aquí solamente ajustes y más ajustes, promesas y más promesas pero los resultados están ausentes. ¡Ah!, me olvidaba de mencionar que sí hubo una “importante” inauguración, en Santiago del Estero: un comedor para niños paupérrimos. Y lo anunciaron con bombos y platillos. Una burla tragicómica que pone al descubierto la situación actual y real a las que nos llevaron las políticas dictadas por los centros de poder económicos y sus cipayos. Y como si esto no bastase, hoy en la Argentina hay una desaparición forzada más: Santiago Maldonado, presuntamente llevado por la Gendarmería y sin que el Estado nos dé noticias de él. Quiero terminar esta carta con una pregunta: ¿Dónde está Santiago Maldonado? y con una esperanza: en octubre de 2017 estará la posibilidad de reencontrar el rumbo que los argentinos nos merecemos.

Francisco Centurión

Pje. Ave María s/n, San Pedro de Colalao


Parada de taxis trucha

En la avenida Mate de Luna esquina Chiclana, acera sur, se formó una parada de taxis ilegal. En los horarios pico, el tráfico que circula de oeste a este, cuando pasa avenida Colón, se encuentra con que hay una sola vía de circulación. Es que allí la Mate de Luna se enangosta y además están todos los taxis estacionados, con el agravante de que justo en esa misma esquina paran los colectivos urbanos. Estos, a causa de los autos estacionados, deben para en doble fila para el ascenso y descenso de pasajeros, ocasionando demoras, frenadas y choques en cadena. Esta situación no es nueva; viene desde hace cuatro años aproximadamente. ¿Se podrá disponer que los taxis estacionen por una calle perpendicular a la avenida?

Carlos Salazar

Pasaje Romano 117, Yerba Buena


Ada Falcón, mito tanguero

Ada Falcón es un mito entre las mujeres del tango. Fue una de las voces más populares de la década del 30. Una especie de mujer fatal. Era entonces joven y bella, de ojos profundos, suntuosa y distante, amante de las sedas, las pieles, las joyas y los perfumes carísimos. Llegaba a los estudios de Radio El Mundo conduciendo un auto rojo. Disfrutó de ese lujo, de ese esplendor y de la protección del infaltable director de orquesta enloquecido de amor por ella. Ese director fue Francisco Canaro, con quien vivió una prolongada y tempestuosa relación sentimental, y que puso su orquesta, la más famosa de la década, al servicio de su voz, de su registro mezzo trocado en soprano en las notas altas. Nunca realizó actuaciones públicas, fue exclusivamente una estrella de la radio y del disco, lo que rodeó a su personalidad de cierta aureola de misterio. Llegó a grabar 15 discos por mes en Odeón. Estaba Ada Falcón en el pico de su popularidad cuando asombró a su público con rarezas, como poseída por una ola de misticismo, de religiosidad y, de repente, desapareció. Eso ocurrió en 1942, cuando tenía 37 años. Años después se la encontró en un convento en Salsipuedes, Córdoba, recluida como hermana terciaria, para vivir, desde entonces y hasta su muerte, en 2002, a los 96 años, despojada de todos los bienes terrenales.

Luis Salvador Gallucci

[email protected]


Azúcares en los bares

Bajo este título se publicó una carta enviada por el lector Franco Augusto Fogliata. Muy bien fundamentados sus argumentos (interesante leerlos) en defensa del uso de los endulzantes naturales, sacarosa y estevia. La medida tomada por la Municipalidad de Córdoba, quizás fue decidida por ignorancia sobre el tema, o ”pensando sanamente”... o quizás por marketing político.

Liliana Muller

[email protected]


Enfermedad del susto y ojeadura

Estimo auspiciosa la nota de Panorama Tucumano acerca de aspectos presentes de nuestra medicina ancestral, y quisiera hacer algunos aportes de lo estudiado y realizado hasta la fecha desde Tucumán. Nuestro grupo docente empezó a estudiar estos aspectos alrededor de 1972, con viajes al Noroeste, sobre todo en zonas serranas, ampliado luego a Villazón (Bolivia) al año siguiente y por más de 20 años. De estos estudios surgió mi primer libro sobre el tema, titulado “Magia y Chamanismo “, recientemente reeditado. En colaboración con el doctor Perdiguiero Gil de España, realizamos en los 80 un estudio del tema “enfermedad del susto y ojeadura” simultáneamente en el Valle Calchaquí y en la llanura manchega. El trabajo fue publicado en España, donde encontrábamos muchas similitudes para ambas regiones, lo que sirvió para que alrededor de estas coincidencias se incorporara al dictado de Antropología Médica de la Facultad de Medicina de la UNT el tema de la Medicina Tradicional y los resultados de las investigaciones realizadas con otras instituciones internacionales. Recibí a inicios de los 90 la oferta de una universidad alemana para dirigir una tesis doctoral sobre el tema y trabajamos juntos con los doctorados en el NOA durante tres meses en recolección de datos, entrevistas, etcétera, que culminaron con la presentación de la tesis en Hamburgo, acto al que fui invitado, y de resultas de esas y otras reuniones universitarias, se editó el libro “Abschied von Babylon”, en alemán, con dos capítulos nuestros “Medicina Tradicional del NOA” y “Aspectos psicológicos del vivir, enfermar y morir en la Medicina Tradicional”, en colaboración con la licenciada Enriqueta Zuccardi. Con el profesor Bradford Keeney de los Estados Unidos y presidente de la Academia de Pedagogía Virtual y Humanidades Médicas, mantenemos una estrecha colaboración e intercambio de trabajos del tema desde hace más de 20 años. Medicina Tradicional desde hace 10 años es un tema más de los Seminarios de Bioética de posgrado de los que participo compartiendo cursos y jornadas por todo el mundo. Recibimos al poco tiempo un grupo de 20 estudiosos de distintas profesiones y especialidades de una universidad de EEUU, dirigidos por el profesor Greenberg, con los que hicimos un estudio pormenorizado durante un mes en zona de Valles Calchaquíes y otras zonas de Salta, observando diferentes aspectos que incluyeron la economía y la historia de las áreas estudiadas. Muchos de estos conocimientos adquiridos fueron vertidos en el I° Congreso (y último) de Antropología Médica en 2000, con una importante participación de los protagonistas de la historia, es decir los “curadores” de todo el país. Un par de años antes había terminado mi segundo libro, “La Medicina Tradicional del NOA”, un clásico que ha recorrido el mundo y que se sigue consultando hasta hoy. Con la invalorable ayuda del Gobierno provincial, el profesor Orlando Bravo y otros colaboradores -entre los que me conté- se organizó un encuentro de más de 200 integrantes de pueblos originarios desde EEUU hasta la Patagonia, reunidos en El Mollar. Junto con otras problemáticas se analizó exhaustivamente el tema y el desarrollo de una medicina ancestral útil y a veces la única en muchos lugares de nuestros valles, que soluciona problemas de la gente y que debe ser tenida en cuenta porque en medicina curar significa sumar, y nada más necesario para el que sufre y enferma. Creo que es útil recordar y reflexionar sobre estos hechos y reuniones que han llevado a nuestra medicina tradicional del NOA a un primer plano en lugares tan lejanos como Europa y América.

Armando Pérez de Nucci

Balcarce 680, San Miguel de Tucumán.

Comentarios