Efectivos del 911 asistieron en 13 partos exitosos desde el año 2013

El miércoles fue el último caso: en una vivienda de Venezuela al 2.000 dos policías recibieron al pequeño David Alexander. Según explicaron las autoridades, cada año el 107 los instruye para que estén preparados ante estas situaciones.

15 Sep 2017
1

TODO SALIÓ BIEN. El cabo Luis Álvarez, la flamante madre y su pequeño David Alexander, y el agente Gustavo López, sonríen en la Maternidad.

El miércoles a la tarde, cuando el cabo Luis Álvarez y el agente Gustavo López asistieron en el parto del pequeño David Alexander en una casa de Venezuela al 2.000, se convirtieron en 13 los nacimientos en los que efectivos del 911 se transformaron por un rato en parteros, desde que el sistema se implementó en Tucumán, en 2013.

“Todos los años el 107 dicta cursos a los policías, centrándose en primeros auxilios y reanimación cardio pulmonar (RCP). Entre otras cuestiones, los efectivos aprendieron nociones básicas para tratar de diagnosticar a una víctima, para poder informar luego al 107 sobre los parámetros, y de acuerdo a eso se desplaza la ambulancia que sea necesaria. Dentro de esas capacitaciones, también se los instruyó para asistir a una mujer en trabajo de parto; les enseñan a cortar un cordón umbilical y las medidas necesarias de higiene que requiere ese momento”, comentó el comisario Daniel Ruiz, jefe de la Motorizada del 911.

“En esos casos, entra a trabajar todo el sistema, porque las operadoras piden a los móviles que cierren las calles para garantizar un traslado rápido al hospital. Después de esos episodios, muchos de los padres decidieron ponerles a los niños los nombres de los policías”, agregó Ruiz.

“Es muy gratificante”

La operadora les solicitó a los efectivos Álvarez y López, quienes se movilizaban en el patrullero TUC1947, que fueran urgente a una casa de Venezuela al 2.000. Al llegar, se encontraron con un taxi esperando afuera. “La familia lo había llamado para ir a la Maternidad, pero cuando llegamos ella ya estaba en trabajo de parto. Ya se asomaba la cabeza del bebé y no era conveniente trasladarla así. Iba a nacer en cualquier momento la criatura”, explicó Álvarez, en diálogo con LA GACETA.

Los efectivos llevaron al interior de nuevo a la madre, de 31 años, y la acostaron. “Tenía contracciones esporádicas, pero estaba muy tranquila. De todos modos, le explicamos cómo tenía que respirar. Sus parientes que estaban allí también intentaban que se mantuviera calmada. Mientras yo intentaba contenerla, mi compañero empezó a llamar a la ambulancia y a informar sobre la situación. Luego preparamos toallas y cerramos las ventanas para que estuvieran en un ambiente cálido. Afortunadamente recibí al bebé y de inmediato llegó una doctora en una primera ambulancia. Luego llegó otra preparada para neonatología”, agregó el cabo.

Los dos efectivos acompañaron el traslado hasta la Maternidad, donde los médicos indicaron que tanto la mujer como el bebé estaban en perfecto estado de salud. “Ella estaba muy emocionada, nos agradeció mucho”, contó el efectivo.

En cuanto a cómo se siente traer una vida al mundo, el comisario Ruiz comentó que los efectivos que estuvieron en ese lugar manifiestan que es algo “inexplicable”. Álvarez señaló que es una situación profundamente gratificante. “Uno lo estudia, se instruye y piensa que en algún momento le puede tocar, de hecho lo espera pero nunca se sabe si va a vivir una cosa así o no. Si bien uno está para lo que necesita el ciudadano, estas cosas no hacen más que llenarte de alegría, gracias a Dios salió todo bien. Fue algo muy, muy gratificante, una situación hermosa”, ilustró

En Esta Nota

911
Comentarios