“Tomy” y “Gero” ponen a la provincia en lo más alto

12 Sep 2017
1

INÉDITO. García Hamilton, con los brazos en alto, festeja mientras Padilla lo aplaude. La gente los vitoreó a los dos en el podio. la gaceta / foto de Osvaldo Ripoll

Sólo el tiempo dirá si lo que sucedió en el “Rally Cuna de la Independencia” marcará un cambio de timón en la historia moderna del Campeonato Argentino. Dos tucumanos se animaron y dieron un golpe a la tradición y a los principios que rigieron en la categoría, con pilotos cordobeses (y eventualmente alguno de otra provincia) copando un podio. ¿Habrá nacido otro Nacional?

Tomás García Hamilton con su triunfo, y Gerónimo Padilla saliendo segundo y recuperando la punta del certamen Maxi Rally, dieron indicios de que algo está pasando. Y de que más cosas pueden suceder. Ambos tienen grandes condiciones y buenos equipos por detrás. Y hambre de gloria, algo tan valioso como lo anterior.

Los dos saben cuánto les costó llegar al lugar que hoy ocupan. “Tomy” se sobrepuso a miles de inconvenientes. El que aún hoy sufre fue con incendio incluido del Fiat Palio, daños que todavía está pagando. Intentó empezar el año con un Citroën turbo, pero el presupuesto no dio para eso. Lo hizo con un Peugeot 208 prestado y con motor aspirado, pero él quería un coche con más potencia para pelear donde le gusta. No fue a correr a San Juan, hizo un parate en sus participaciones y parecía que llegaba la noche. Pero apareció en escena un VW Gol Trend turbo, propiedad de Alejandro Menéndez. Y un acuerdo con la Compañía General de Rally de hacer dos carreras, la Vuelta de la Manzana y la de Tucumán.

“No llego en mi mejor momento desde lo anímico. Y estoy en período de adaptación a un auto con turbo”, dijo “Tomy”, previo a la carrera tucumana. Vaya adaptación: ganó seis de los 10 primes. Se dirá que lo hizo en caminos conocidos. Pero eso no quita méritos, porque lo lindo del rally es que cada tramo cambia según pasan los autos.

Para el yerbabuenense, sin embargo, el futuro no parece claro. “No conozco Malargüe (sede la próxima fecha) ni me imagino cómo será. Pero ni siquiera sé si voy a poder estar, porque ya se cumplió el acuerdo con el equipo. Hay que replantear las cosas y tratar de seguir”, comentó.

“Gero” sabe cuánto le costó llegar a este momento, subido a la punta del certamen, con el cordobés Marcos Ligato siguiéndolo. Desde que llegó al Nacional hace algunos años pasó las mil y unas. Con frustraciones tales como su abandono en la segunda etapa mientras lideraba el Rally de Tucumán de 2013.

Este año, se dio el gusto de lograr su primera victoria en el Argentino, en Neuquén. Maduro, sereno, corriendo para el campeonato, así se lo vio en el reto del fin de semana. Expectante ante lo que está por venir. “Malargüe será nuevo para todos. Es un lindo desafío para los equipos. Viene bien para el campeonato, por la paridad. Por caso, Ligato corre hace muchos años, adónde va conoce. Pero ahora es distinto”, dijo Padilla. Y sugiere: “el campeonato está muy abierto, una situación distinta a cómo se dio en años anteriores, en los que Ligato o Federico Villagra sacaban ventaja.”

¿Acusará recibo el cordobés sobre el nuevo escenario que se plantea en el Argentino? De vuelta al concepto: sólo el tiempo lo dirá. “Gero” se anima a pensar en voz alta: “en el caso de Marcos, queda la duda planteada en cómo funcionará su cabeza hasta fin de año. Está acostumbrado a ganar, yo no. Incluso, en mi caso, tengo más chances de equivocarme”.

Comentarios