Los sindicalistas inician una guerra contra las “low cost”

Representantes de varios gremios aeronáuticos dijeron que la tercerización y precarización extrema del servicio aéreo traerá graves consecuencias. Advierten que el desembargo de las líneas aéreas provocará una “lluvia de cadáveres”.

11 Sep 2017
1

REVOLUCIÓN. Los dirigentes aeronáuticos dijeron que la llegada de las nuevas empresas no provocará una revolución de aviones, sino de muertos. reuters

BUENOS AIRES.- Representantes de los principales gremios aeronáuticos coincidieron ayer en afirmar que no es posible que las compañías “low cost” (bajo costo) operen en el país y advirtieron sobre tercerización y precarización extrema del servicio aéreo, lo que podría provocar una “lluvia de cadáveres”.

Además, apuntaron contra el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, por copiar lo que ya el expresidente Carlos Menem hizo durante su mandato en la década del ‘90. “Acá nosotros decimos que faltan pilotos y él (por Dietrich) dice que sobran. Si son los pilotos que egresan de un aeroclub a los que les quiere dar la expansión, va a haber una lluvia de cadáveres, no lluvia de currículum ni revolución de los aviones. Va a ser la revolución de los muertos”, aseguró el secretario General de Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), Ricardo Cirielli.

El sindicalista recordó que ya hubo “low cost” en la Argentina en los ‘90, entre ellas LAPA, que terminó con un trágico accidente en aeroparque por no cumplir con las normas de seguridad, con las capacitaciones.

La expansión del servicio que proponen desde el gobierno es muy peligrosa, precisó el dirigente, que apuntó contra Dietrich al afirmar: “está muy mal asesorado y está repitiendo lo que le dicen sus asesores”.

Asimismo, reclamó a las empresas que no engañen al usuario y que los ahorros no los hagan en áreas que tienen que ver con la seguridad aérea. Por su parte, el secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Pablo Biró, aseguró que el formato “low cost” no es posible de operar en la Argentina por motivos de “infraestructura”, aunque alertó que las empresas podrían incorporar la publicidad engañosa de las compañías de bajo costo y engañar al usuario y hacer un servicio mas ordinario. “Lo único que se podría dar es una precarización extrema y una tercerización de servicios”, sostuvo el sindicalista al justificar la inviabilidad de modalidad “low cost” por falta de infraestructura e indicar que, por ejemplo, en otros países operan en aeropuertos alternativos periféricos a las grandes ciudades que tienen costos de operación mas bajos y que acá no existen. Por eso, consideró: “lo único que podrían incorporar es la publicidad engañosa de las ‘low cost’, que engañan al pasajero con letra muy chiquita y les venden un ticket que es casi una suerte de campaña de marketing”, señaló Biró, que también cuestionó al titular de la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC), Juan Pedro Irigoin, por “designarse a sí mismo” al frente de la Junta Asesora de Transporte Aéreo. (Télam)

Aerolíneas Argentinas avanzará en la renovación de sus aviones Embraer, según confirmó el presidente de la compañía estatal, Mario Dell’Acqua, quien detalló que el reemplazo comprenderá en un comienzo al menos a 12 unidades, casi la mitad de la flota actual de Austral.

“El crecimiento del mercado nos está obligando a rediseñar nuestra estrategia. Con la saturación que están teniendo nuestros aeropuertos, sobre todo Aeroparque, es más conveniente ocupar una posición con un avión con capacidad para 170 pasajeros que con uno de 98”, explicó el directivo.

Del’Acqua añadió que si bien estudios realizados muestran que la diferencia en el costo, por ejemplo, de un vuelo a Mendoza de un Boeing 737-800 y un Embraer es entre el 25 y el 30% más caro en el primer caso, pero el Boeing traslada 80 pasajeros más, lo cual en definitiva termina siendo más económico. Además, indicó que con el crecimiento del mercado, con las perspectivas que se presentan, nuestra necesidad pasa por un avión con mayor capacidad.

Dell’Acqua detalló: “ya estamos trabajando con las empresas que nos proveen aeronaves para realizar una operación, que será gradual. En el primer reemplazo estaremos entregando 12 aviones para recibir otros 12, un poco menos de la mitad de la flota de Austral hoy. Cambiaremos los aviones uno por uno”. También aclaró: “aún no está decidida la procedencia de los aviones, dependerá del análisis que realizaremos dentro de la compañía una vez que los proveedores nos hagan la propuesta”. (Télam)

Comentarios