Los vecinos del joven asesinado en un asalto en El Timbó aseguran que se hartaron de pedir seguridad

Los habitantes de esta localidad se quejan: dicen que cada vez ocurren hechos más graves y la que Policía nada hace para frenar los ataques. Cuestionan que la comisaría no tenga un móvil. Los casos de asaltos y robos. La historia de un acusado que liberaron

07 Sep 2017
1

UNA ZONA PELIGROSA. El lugar donde fue asesinado Bogarín es recorrido permanentemente por los habitantes de El Timbó y de zonas aledañas. LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO

El mortal asalto que sufrieron Juan Bogarín (43) y su hijo Gonzalo Ezequiel (22) cuando volvían de trabajar no es el primero que se produce en esa zona de El Timbó.

Los vecinos aseguraron que, aunque ya se cansaron de protestar en reclamo de seguridad, los robos siguen repitiéndose. Y el último caso fue trágico: una de las víctimas murió y su padre resultó herido de bala.

“Cada nada te roban por aquí. Te llevan motos, teléfonos, lo que encuentren. Andan en motos y con armas. A los chicos que van a la escuela también les quitan las cosas. Ya estamos acostumbrados a esto”, comentó Benito Leguizamón, quien trabaja en una gomería ubicada en el cruce de las rutas 305 y 318, en la entrada de El Timbó. A casi 500 metros de ese lugar fue asesinado Gonzalo, el martes a la tarde, luego de haberse convertido en una más de las tantas víctimas que deja la delincuencia en la zona.

Los Bogarín acababan de finalizar una jornada laboral y se disponían a volver a su casa cuando se produjo el trágico hecho. Ambos se trasladaban en moto desde la finca de limones donde trabajaban como obreros golondrina hasta Alta Gracia, donde tienen domicilio. Cuando transitaban por la ruta, alrededor de un kilómetro antes de la comuna y la comisaría de El Timbó, fueron interceptados por cuatro delincuentes. Para despojarlos del rodado, los asaltantes dispararon: estiman que fue la misma bala la que atravesó el tórax de Gonzalo e hirió a su padre en la pierna.

Ambas víctimas recibieron los primeros auxilios en el hospital local, que según dijeron los vecinos no contaba con los recursos necesarios. “El hospital carece de muchas cosas. Ayer (por el martes) no había oxígeno para el chico, quizás eso lo hubiese salvado. Y tampoco tenían una ambulancia, por lo que tardaron una hora en enviar una ambulancia para acá”, se quejó Marcela Luján, vecina y allegada a la familia de las víctimas. Cuando por fin llegaron al Centro de Salud, Gonzalo ya estaba sin vida.

Según agregó Luján, en el hospital ni siquiera había médicos para asistirlos. “Sólo había una dermatóloga. ¿Qué puede hacer una dermatóloga con un herido de bala? Aquí vas al hospital con un infarto y te morís”, protestó.

Sin respuestas

Al igual que el resto de los vecinos consultados por este diario, Luján aseguró que los asaltos son moneda corriente. “Es muy común, aquí siempre pasan cosas malas: roban y encima ahora ya le están disparando a la gente. Lo peor es que la Policía no hace nada. Ya hicimos cortes de ruta para reclamar seguridad, pero nunca ganamos nada”, contó la mujer, sin esperanzas.

A pocos metros de su casa vive Rita Espilosín, quien sufrió un escruche. “Una vez nos barretearon la puerta y entraron a robar; eran las dos de la tarde. Vino la Policía, Criminalística, sacaron fotos, lo atraparon al tipo y una semana después ya lo habían soltado. No sé para qué hicieron tanto alarde”, protestó.

Respecto al lugar donde fueron asaltados los Bogarín, la mujer señaló: “ya robaron otras veces ahí, la vez pasada golpearon a un señor y a su esposa para quitarles la moto”. Ella también sostuvo que los pedidos de seguridad fueron en vano. “Nos hemos cansado de reclamar. La Policía nos contesta que no tienen movilidad, vas a la comisaría de noche y están durmiendo. Está muy mal todo”, lamentó.

LA GACETA se acercó a la comisaría de El Timbó para conocer cómo trabajan. Sin embargo, una mujer policía se negó a aportar el nombre del comisario y argumentó que este tampoco tiene autorización para hablar con los medios.

"Todos en la comunidad estamos destrozados por lo que pasó"

Sixto Espeche no estuvo en su despacho ayer a la mañana. Desde temprano, el delegado comunal de El Timbó acompañó a los familiares de Gonzalo Bogarín, el joven que fue asesinado durante un asalto el martes a la tarde.

“Ahora estoy en la morgue, estamos por retirar el cuerpo para llevarlo a Alta Gracia, donde va a ser velado”, explicó por vía telefónica cuando LA GACETA se presentó a buscarlo en la comuna. Más tarde, cuando el velorio ya había empezado, Espeche habló y se solidarizó con los vecinos. “Nos duele a todos lo que pasó, lamentablemente son casos que están pasando en toda la provincia, la inseguridad ya es común”, expresó el delegado. Consultado por los reclamos de los vecinos, quienes aseguraron a este diario que están cansados de protestar y que no cuentan con móviles policiales, Espeche reconoció que hay una falta en ese sentido.

“A nuestra comuna le está faltando un móvil en mejores condiciones porque es una zona muy amplia, con salidas hacia otras localidades y muchos caminos de tierra. También necesitamos que la Policía haga más calle”, reconoció. “Entiendo a los vecinos porque todos en la comunidad estamos destrozados por lo que pasó. Si bien suele haber robos, esta vez se llegó al extremo de que sin ningún motivo le pegaron un tiro, cuando ya había entregado la moto porque nunca hubo resistencia”, lamentó.

Por último, Espeche aseguró que se comunicará con las autoridades del área de Seguridad de la provincia para reiterarles el pedido de un móvil y más patrulla en las calles.

En Esta Nota

El Timbó Inseguridad
Comentarios