Canciones y textos de Leo Maslíah para pensar y reír

El prolífico artista uruguayo llega a Tucumán para presentar temas de su disco “Luna sola” y textos de su libro “El bobo del pueblo”, en un recital que une canciones con interpretaciones al piano. Versátil como pocos, cultiva todas las artes pero declara que no le interesan el humor ni la ironía, a pesar de que toda su obra está recorrida por planteos absurdos.

07 Sep 2017
2

-COVERAMA.-

› Original 
El artista uruguayo Leo Maslíah nació en 1954 y desde los 70 es un protagonista de la escena de su país. Se destacó por la originalidad tanto de sus composiciones musicales como de sus textos plagados, de un humor absurdo y ácido (tiene 40 libros publicados). Al mismo tiempo, se destacan sus agudas reflexiones. Lleva más de 60 discos grabados (el primero, “Cansiones barias”, lo lanzó en 1980). Virtuoso pianista, ha ganado numerosos premios, su teatro es representado en distintos países y actuó en cine.
› Original 
El artista uruguayo Leo Maslíah nació en 1954 y desde los 70 es un protagonista de la escena de su país. Se destacó por la originalidad tanto de sus composiciones musicales como de sus textos plagados, de un humor absurdo y ácido (tiene 40 libros publicados). Al mismo tiempo, se destacan sus agudas reflexiones. Lleva más de 60 discos grabados (el primero, “Cansiones barias”, lo lanzó en 1980). Virtuoso pianista, ha ganado numerosos premios, su teatro es representado en distintos países y actuó en cine.

Su capacidad para sorprender y su lucidez para desbaratar ideas consagradas quedan en evidencia en un autorreportaje publicado el año pasado en Internet, en el que cuestiona la noción de las cosas cotidianas, a partir de una selección de preguntas que habitualmente recibe de los periodistas y que contesta brevemente. “¿Qué son las cosas cotidianas? ¿Las que pasan todos los días? Yo no hablo mucho de esas cosas, y creo que las canciones y la literatura en general no hablan casi nunca de ellas. Más bien se ocupan de las cosas que pasan una sola vez. De las cosas que se repiten todo el tiempo, como los movimientos de las moléculas y esas cosas, los escritores no suelen hablar”.

Esa respuesta desafiante a una pregunta propia es toda una definición de quién es Leo Maslíah, el músico, escritor, dramaturgo y pensador que deja reflexiones en cada línea, aun cuando sea tajante y de pocas palabras. En su currículo figuran actividades variadas (incluso escribió una ópera) en una trayectoria de cuatro décadas.

El uruguayo realizará hoy y mañana un recital clásico tanto cancionístico como instrumental en el teatro municipal Rosita Ávila, donde presentará temas de su disco “Luna sola”, otros aún no grabados, y textos de su libro “El bobo del pueblo”, además de versiones poco usuales de hitos musicales interpretados en el piano (es un virtuoso concertista). A LA GACETA le aclara que lo suyo no es el humor, y que disfruta tanto de la literatura como del café con leche.

- Compositor, cantante, escritor, dramaturgo. ¿En qué actividad se siente más cómodo o cree que produce más?

- En cuanto a lo último, es difícil comparar esas cosas cuantitativamente, más bien imposible. Por ejemplo, no se puede decir que una novela sea más o que sea menos que una canción o que tres sinfonías. Pero en cuanto a lo primero, hay distintos tipos de tareas dentro de cada una de aquellas actividades: algunas pueden ser inherentemente cómodas o incómodas y otras pueden ser una cosa u otra de modo coyuntural. Así, escribir en un ómnibus que se desplaza sobre una ruta llena de pozos es incómodo, mientras que cantar o tocar en público en un lugar donde no haya monitores puede serlo también…

-¿Hay algo que no hizo todavía relacionado con las artes?

- Siempre estoy trabajando en cosas que no están hechas de antemano… Justamente por eso tengo que hacerlas. La inspiración, por desgracia, excede el tiempo que puedo tener. En cuanto a mi forma de trabajo, tengo cosas anotadas como para poder desarrollar en algún momento, si una revisión no las lleva directamente a la basura.

-¿De qué disfruta en la vida? Está claro que analiza lo que hace, basta leer su autorreportaje.

- Me gusta la música y la literatura, y en general todas las artes. Por supuesto disfruto de otros ítems como el amor, el café con leche, etcétera. En cuanto a lo musical tuve mayores satisfacciones en lo instrumental y no tanto en las canciones.

- ¿Le interesa trabajar más con el humor en general, o la ironía en particular?

- No, no me interesa nada de eso. Si algunas de las cosas que hice tienen algún efecto humorístico, no fue ese el motor de su creación.

-¿Puede interpretarse una cita de su ópera (escrita en 2003) al conde de Lautréamont?

- Mi ópera no es sobre él, sino que es una adaptación de su obra “Los cantos de Maldoror”. O sea, si Joan Manuel Serrat le pone música a un poema de Antonio Machado, no es que lo esté citando.

Comentarios