En Yerba Buena existe una casa a la que van a parar las cosas perdidas

Nicolás Neville quiere ser el nexo entre los objetos extraviados y sus dueños.

05 Sep 2017

Algo de dinero, teléfonos, documentos, los juguetes de los chicos... ¿Cuántas veces te olvidaste en un lugar público o perdiste alguno de estos objetos? Alguna distracción, un mal movimiento o simplemente un olvido puede alejarnos de ellos y generarnos varios trastornos. Nicolás Neville quiere convertirse en un nexo entre los objetos perdidos y sus dueños. Por eso, este hombre de 46 años abrió las puertas de “La casa de las cosas perdidas” en Yerba Buena.

El hogar de Nicolás está en la calle Sarmiento 1.540. Él reparte el semanario “Cristo Hoy” por la zona y recolecta cosas que encuentra en la calle y que tienen el aspecto de haber sido perdidas por sus dueños. “Se me ocurrió hace un año o un poco más. Me parecía que tenía que existir un lugar donde la gente vaya a buscar las cosas que perdió”, expresa.


La casa es la misma que lo albergó toda su infancia. VHoy vive ahí junto a su mamá de 74 años, quien le inspiró el nombre con el que bautizó su idea: “ella perdía y pierde todo siempre. Con el Memoral no le alcanza (bromeó). Creo que insconcientemente me acordé de lo que le pasaba a ella, así que el lugar no podía llamarse de otra forma”.

Si bien no son demasiadas las cosas que tiene guardadas a la espera de que aparezcan sus dueños, algunas son importantes, como un DNI. Además asegura que se varias personas se acercaron a consultarle si había hallado distintos objetovs.

“Soy una persona honesta que si encuentra algo lo devuelve”, comentó para defender su proyecto.

Neville contó que cuando recién comenzó colgó un cartel plastificado en la puerta pero que alguien se lo arrancó para hacerle daño. Hoy lo tiene enmarcado y colgado en el mismo lugar, pero afirma que como está más prolijo, lo respetan.

“Esta casa se propuso recibir cosas encontradas en la vía pública y darlas a las personas pertinentes que la hayan perdido. Sin fines de lucro y esperando hacer sucursales en cada barrio de Yerba Buena”, dice el anuncio de la entrada.

El objetivo del hombre es que su idea se replique en los distintos barrios de Yerba Buena y que se forme una red: “no cuesta nada. Vos ponés el cartel y listo. Esperás que lleguen las cosas”. Y concluyó: “quiero que sea el punto de referencia tanto para las personas que pierdan como para las que encuentren algo”.


En Esta Nota

Yerba Buena
Comentarios