San Martín: Prediger cumplió años pero sólo piensa pulir detalles

El torneo de la B Nacional arranca en dos semanas.

05 Sep 2017
2

SONRISAS. Prediger bromea con “Nico” Benegas en un alto de la práctica de ayer. la gaceta / foto de franco vera

La fría mañana de lunes, luego de un fin de semana primaveral, no invita a la práctica deportiva. Sin embargo, en San Martín consideran que no hay tiempo que perder. El torneo de la B Nacional arranca en dos semanas y por eso las caras largas quedan de lado cuando los jugadores transitan el camino que separa el vestuario de la cancha principal del complejo “Natalio Mirkin”.

Durante ese trayecto, hay un futbolista que recibe todos los saludos. Sebastián Prediger es el blanco apuntado por todos en Cebil Redondo. Ayer, el capitán “santo” cumplió 31 años y lo “festejó” corriendo y puliendo detalles desde lo futbolístico. “Justo coincidió con el primer día de entrenamiento de la semana. Lo pasé adaptándome un poco después de lo que fueron dos días de descanso que necesitábamos”, ríe con ganas el volante después de una sesión rara, pero bien necesaria, después del último “parate” antes de acelerar a fondo para intentar hacer una buena primera parte de temporada. “Vino bien el descanso. Había chicos que tenían que ir a buscar sus familias y terminar algunos trámites comunes antes de que arranque la pretemporada. Por eso, desde ahora sólo tenemos que pensar en el campeonato”, agrega.

Pasó la etapa más dura de la pretemporada y el ex volante de Colón, Boca y Porto, de Portugal, se siente cada vez más cómodo en Tucumán. “Estoy muy bien. Además, me siento cómodo en lo que se refiere a juego colectivo y eso es lo más importante. El otro día, contra Unión Aconquija hicimos un gran partido; sacamos rápido la diferencia y hasta pudimos haber ampliado el marcador. Pero hay que seguir mejorando”, asegura el volante central que sabe jugar con la pelota en los pies.

Justamente eso no pinta como un foco de conflicto para él. En el esquema que Diego Cagna ideó para el nuevo modelo “santo”, Prediger figura como el único “5”, a pesar de que la marca no sea su mayor virtud. “Va de acuerdo al juego que intentaremos implementar. Además, jugué mucho tiempo de volante central y sé cómo debo moverme. Entiendo que vamos a intentar jugar con la pelota y eso hace que el rival se disponga a marcar. También sabemos que en algún momento vamos a perderla. Cuando eso suceda tendremos que correr y presionar para recuperarla. No es el trabajo de un sólo hombre, sino de todo el equipo. En esa búsqueda estamos”, concluye el volante que festejó su cumpleaños entre la obligación y el placer.

Comentarios