El fútbol, en medio de la crisis política

04 Sep 2017

El sueño de los jugadores de la selección venezolana no solo es llegar a jugar un Mundial. También quieren volver a la normalidad con un deselance democrático a la crisis económica y política que azota al país. Algunos jugadores comentan abiertamente sus posiciones, pero directivos de la Federación Venezolana de Fútbol no ven con buenos ojos que se inmiscuyan en política.

La selección se concentró en el Centro Nacional de Alto Rendimiento, en la isla Margarita, un refugio aislado de las tormentas políticas que azotan a ese país, para planificar el duelo de mañana contra Argentina.

La crisis del país que gobierna Nicolás Maduro se profundizó este año con la agudización de los problemas económicos y la crispación política generada por unas protestas contra el Gobierno que entre abril y julio dejaron más de 120 muertos. En los días de mayor agitación, las principales figuras de la selección “vinotinto” reclamaron el fin de la represión contra los manifestantes, algo que el Gobierno asumió que tomaron partido del lado opositor.

El capitán Tomás Rincón y Salomón Rondón fueron los más activos en la denuncia por la represión a las protestas. “Que todo el mundo vea la cruda realidad de nuestro país. No podemos dar la espalda. Esto tiene que terminar ya. Estamos afuera, pero no ausentes de la situación por la que pasa Venezuela. Muy triste que un Gobierno quiera aferrarse a una situación que el país ya no quiere”, fueron algunas de las frases de los futbolistas demostrando que la política también afecta al fútbol.

En Esta Nota

Nicolás Maduro
Comentarios