“No tengo dudas de que Macri es el presidente más federal que tuvo el país en las últimas décadas”

En diálogo con LA GACETA, Dietrich habla de Macri y las obras en el aeropuerto

El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, considera que el actual jefe de Estado será reelegido en 2019. Dijo que Cambiemos se impuso en distritos claves y en las principales capitales del norte argentino. Habló de los estigmas que aún afectan a la ejecución de las obras públicas.

02 Sep 2017

Guillermo Dietrich cree que el Gobierno de Mauricio Macri está tratando de cerrar ciertos estigmas que la sociedad argentina ha incorporado por experiencias pasadas. Por caso, decir la verdad es la oración que más se construye en el entorno presidencial para generar confianza. También se intenta acabar con el concepto del kirchnerismo y, tal vez el mayor estigma sea el rótulo de una administración centralizada en Buenos Aires. “No tengo dudas de que Mauricio Macri es el presidente más federal que tuvo la Argentina en las últimas décadas”, responde casi al instante el ministro de Transporte de la Nación cuando LA GACETA le consulta acerca de esa percepción en una franja de la población argentina, la del interior. Y fue más allá respecto del cambio en el modo de administrar los recursos en materia de obras públicas, durante la entrevista que concedió a nuestro diario, tras la inauguración de los trabajos de remodelación en el aeropuerto Teniente Benjamín Matienzo.

-Tanto el presidente de la Nación como usted sostienen que era necesario cumplir con la palabra empeñada para ejecutar las obras prometidas...

-Lo dice Mauricio y eso a mí me emociona porque, detrás del cumplimiento de una obra, se está generando un cambio cultural cada vez más perceptible en la Argentina: hablar con la verdad. Y ya no se puede tolerar que cualquiera puede decir cualquier cosa y que nada importe. O justificarse que lanzó tal o cual frase en la campaña. Creo que los funcionarios, los políticos, tenemos que hablarle a la gente con la verdad. Si todos lo hacemos, será mucho más fácil sacar adelante al país, y claramente requiere de un esfuerzo colectivo. Si hubiéramos optado por la forma de actuar de antes, podríamos haber dicho “le damos una pintadita al aeropuerto y, en dos años, que el próximo gobierno lo cierre y haga las obras”. Pero no; aquí hubo un esfuerzo que dio un resultado. Lo hicimos en Mendoza; lo estamos haciendo en San Martín de los Andes y también en Trelew. En estos años se están haciendo más pistas en aeropuertos que en los 18 años previos. Y eso es hacer cosas estructuralmente; hacerlas bien, no mintiéndole a la gente.

-Días pasados renegaba de que esta obra del aeropuerto pudo haberse hecho hace cinco años. ¿Cómo se hizo para ejecutarla en el plazo acordado de tres meses?

-Creo que el punto de partida es que los argentinos eligieron a un presidente que vino a gobernar de una forma distinta. Que tiene convicciones y agallas para afrontar los desafíos. Y que armó equipos de trabajo, con gente profesional, y no con gente de su partido o de su grupito. Hay muchos profesionales que desarrollan sus tareas sin pensar cómo pueden llegar a enriquecerse con una obra o pensando cómo le darán tal trabajo a alguna empresa constructora de un amigo. Hoy la gente se enfoca en hacer bien su trabajo y en terminarlo en el plazo previsto. Nosotros anunciamos que el aeropuerto se cerraba el 1 de junio y que se reabría el 1 de septiembre. Y aquí estamos. Esto refleja el trabajo serio y correcto de muchas personas y del compromiso de las empresas aéreas que creyeron en el plan y por eso mañana (por hoy) comienzan a volar desde Tucumán a Lima.

-Pero a la sociedad le cuesta percibir que la obra pública se desarrolle dentro de parámetros normales de concreción...

-Creo que son muchos años de un estigma con la obra pública; la gente no va a confiar de un día para otro. Pero vamos derribando ese estigma. La avenida de Circunvalación es una clara muestra, ya que en cuatro años se hizo sólo el 23% de la obra y ahora, en el último año y un poquito más casi está terminada; falta algo de iluminación y de demarcación. A medida que avanzan esos trabajos se rompen aquellos estigmas.

-La gestión de Macri arrastra, además, otro estigma, el del centralismo porteño. ¿Cómo superan ese concepto?

-Claramente estamos reflejando que nuestra visión es completamente diferente a eso que se dice. Y eso se evidencia en las rutas que se mejoran y en las pistas nuevas que estamos haciendo en los aeropuertos, y que antes no se programaban tantos vuelos como ahora. El vuelo a Lima, por caso, nunca existió. Y en el modelo anterior no iba a existir nunca. Y otra prueba. Ahora los tucumanos vuelan a Mar del Plata en temporada y seguramente van a programarse más viajes. Cuando venga Avianca, que pidió las rutas a Tucumán, va a instalar un hub en este aeropuerto. Y mucha gente no sabe qué es un hub; se trata de un centro de conexiones aéreas. Y así ya no se puede hablar de centralismo porteño, porque un remisero ya no querrá ir a trabajar a Buenos Aires, como fue durante mucho tiempo, porque a partir del crecimiento de la actividad que habrá en esta provincia, querrá quedarse en su tierra. No hay que perder de vista que Tucumán se conectará con Tierra del Fuego, Misiones, Mendoza o Córdoba. Y eso es federalismo en serio, que lleva adelante un presidente que viene y que desarrolla su tarea en Buenos Aires. Entonces, con todo eso, no tengo dudas de que Mauricio Macri es el presidente más federal que tuvo la Argentina en las últimas décadas.

-¿Por qué el Gobierno ha optado por polarizar estas elecciones con Cristina Fernández en Buenos Aires?

-Lo que nos sirve es que no nos distraigamos un minuto en eso; tenemos que seguir trabajando. Si nosotros durante las PASO nos hubiéramos concentrado en pelear y no en estas obras, la pista no se hubiese realizado, no hubiera concluido la obra. Quiero decir que la gente observa la gestión en un país entero. No podemos decir que el país es la provincia de Buenos Aires. Y, en términos electorales, también vale observar que a nuestra candidata en ese distrito le ha ido bien, a Graciela Ocaña. Pero también nos fue bien en San Luis, en Santa Cruz, en Tierra del Fuego; nos fue excelente en Córdoba y en casi todas las capitales del norte argentino. Y creo que tenemos que avanzar con el cambio a lo largo del país.

-¿Sigue insistiendo en que Macri debe ser reelecto más allá de 2019?

-Estoy convencido de que, haciendo bien las cosas, Mauricio va a ser reelegido como presidente de la Nación, porque habrá muchas más obras en aeropuertos para Tucumán, porque también se proyectan para Jujuy, Salta, Comodoro Rivadavia, Iguazú o Esquel. Porque Mar del Plata también tendrá su plan de trabajo aeroportuario. En 2019 vamos a tener una línea del Belgrano Cargas. Hay en construcciones 550 kilómetros, de los cuales ya terminamos 170 kilómetros. Además, incorporamos vagones y máquinas nuevas que favorecerán a esta provincia y a la región porque al volver a ser trasladada el azúcar en tren bajarán los costos y eso permitirá producir más. Hay vías que tenían más de 100 años y ahora serán recambiadas, con durmientes nuevos. Los costos de logística bajarán enormemente. Y espero que si Mauricio es reelecto, me elija nuevamente en el cargo con el mismo equipo (risas...).

Comentarios